Categorías
cambio climático Medio ambiente

Pronostican 54 frentes fríos durante temporada otoño-invierno

Ciudad de México a 17 de septiembre de 2020.-Para la temporada otoño-invierno, se pronostica el ingreso a México de 54 frentes fríos, cifra mayor al promedio, que es de 44. Así lo informaron la directora general de la Comisión Nacional del Agua (Conagua), Blanca Jiménez Cisneros; la titular de la Coordinación Nacional de Protección Civil (CNPC), Laura Velázquez Alzúa, y el coordinador general del Servicio Meteorológico Nacional (SMN), Jorge Zavala Hidalgo.

El titular del SMN detalló que, estadísticamente, la temporada de frentes fríos inicia en septiembre y concluye en mayo, aunque algunos sistemas pueden desarrollarse fuera de estos meses. Precisó que en la primera quincena de septiembre ya ocurrieron 3 frentes y para la segunda quincena se prevén entre 2 y 3.

Detalló que en septiembre los sistemas invernales comienzan a ingresar por la frontera norte y que de noviembre a abril los sistemas invernales son de intensidades de moderadas a fuertes y generan temperaturas bajas. Cuando un sistema frontal es muy intenso y se desplaza sobre el Golfo de México, la Península de Yucatán, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, genera el “evento de Norte”, con oleaje muy elevado e incremento del nivel del mar en el Golfo de México.

Indicó que en esta temporada también se registran las tormentas invernales, principalmente durante los últimos y primeros meses del año, así como los ríos atmosféricos, fenómenos que ingresan una gran cantidad de nubosidad desde la zona del Océano Pacífico, provocando lluvias de intensas a torrenciales.

Las consecuencias de los fenómenos invernales son, en general, temperaturas bajas, lluvias de intensas a puntualmente torrenciales, vientos fuertes y oleaje elevado, efectos que dependen de las características de cada sistema.

Por otro lado, informó que actualmente se desarrolla una zona de baja presión en el suroeste del Golfo de México, cuya probabilidad de desarrollarse a ciclón es de 90% en el pronóstico a 48 horas. Se localiza aproximadamente a 195 kilómetros al este-noreste de Tuxpan, Veracruz, con desplazamiento lento hacia el norte. Se pronostica que hoy continúe organizándose y que mañana evolucione a depresión tropical, fortaleciéndose rápidamente a tormenta tropical.

Su circulación favorecerá, durante los próximos días, nublados y lluvias de intensas a torrenciales en zonas de Chiapas, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Puebla, Querétaro, San Luis Potosí, Tabasco, Tamaulipas y Veracruz, así como vientos con rachas muy fuertes y oleaje elevado en costas del Golfo de México.

Blanca Jiménez Cisneros subrayó que, en la temporada, de manera especial, se vigilarán las presas y ríos de Chiapas, Sinaloa, Sonora, Tabasco y Veracruz, debido a que se ubican dentro de la zona con más efectos de los sistemas invernales.

Puntualizó que para mantener protegida a la población y los bienes de la sociedad y de la Federación, Conagua cuenta con 21 Centros Regionales de Atención de Emergencias (CRAES), distribuidos estratégicamente en el territorio nacional y dotados de personal capacitado y equipo especializado para atender a la población y reaccionar de manera inmediata ante emergencias hidrometeorológicas.

Por su parte, Laura Velázquez Alzúa, anunció que el Gobierno Federal realiza acciones centradas en prevención y apoyo a la población más vulnerable con un protocolo de monitoreo, comunicación, alertamiento, difusión y prevención, así como preparación, atención a emergencias y recuperación.

Exhortó a la población a seguir medidas de autoprotección como vestir ropa gruesa o varias prendas; consumir alimentos ricos en vitaminas A y C; cubrir nariz y boca al salir a exteriores; evitar calentadores que produzcan monóxido de carbono; y prestar atención particular a las personas de la tercera edad y niños.

Finalmente, los tres funcionarios coincidieron en que se trabaja de manera permanente con otras dependencias, como SEDENA, SEMAR, CFE, así como con instancias de los tres órdenes de gobierno para mantener protegida a la población y a su patrimonio, ante cualquier emergencia.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Expertos analizan resiliencia y manejo de plagas con sistemas agroecológicos

Ciudad de México, a 14 de agosto de 2020.-Tras la crisis por la actual pandemia “no habrá vuelta a lo normal”, porque “lo normal” fue la raíz del problema: sistemas de agricultura industrial que en la búsqueda de una mayor producción fomentaron la homogeneidad de cultivos, lo que disminuyó su resiliencia. Al final, la agroindustria sólo alimenta al 30% de la población a pesar de que usa hasta el 80% de la superficie cultivable y consumir muchos recursos.

El connotado científico Miguel Altieri, investigador del Centro Latinoamericano de Investigaciones Agroecológicas, expuso lo anterior al participar en el Seminario Internacional Agroecosistemas: alimento, biodiversidad y resiliencia, organizado por la Secretaría de Medio Ambiente y la Universidad Autónoma Chapingo (UACH), dentro del ciclo de videoconferencias que se transmite los martes y jueves de agosto y septiembre, a las 17:00 horas.

Junto con su colega Clara Nicholls, del Centro Latinoamericano de Investigaciones, Altieri disertó sobre el tema Bases científicas para el diseño de agroecosistemas resilientes en el escenario que se espera tras el COVID-19 y que ha derivado en cuatro crisis interrelacionadas: económica, energética, alimentaria y ecológica.

A su vez, Nicholls destacó que la reducción de resiliencia también se ha convertido en una desventaja para hacer frente al cambio climático, y coincidió con Altieri en subrayar que la solución es la agroecología que, además de garantizar una mayor producción con menos recursos y más eficiencia, puede ayudar a recuperar la resistencia necesaria para hacer frente a los embates del clima y los problemas económicos.

Por su parte, Luis Vázquez Moreno, investigador del Instituto Nacional de Sanidad Vegetal de Cuba, en su ponencia Diseño y función de agroecosistemas para el manejo agroecológico de plagas, señaló que mediante distintos métodos y alternativas útiles para su control, se puede prescindir o reducir el uso de agrotóxicos.

Por ejemplo, señaló, el agrosistema basado en los principios de la agroecología, busca efectos múltiples sobre las poblaciones vegetales para reducir la necesidad de intervenciones de plaguicidas directas.

Finalmente, en la sesión Complejidad ecológica y control biológico autónomo de plagas, John Vandermeer e Ivette Perfecto, investigadores y profesores de la Universidad de Michigan, Estados Unidos, compartieron sus hallazgos teóricos y empíricos acerca de una red compleja de interacciones que tiene efecto favorable contra al menos tres plagas que afectan al café: la broca, la escama verde y la roya.

El trabajo que realizan desde hace más de una década en una finca orgánica de café en la región del Soconusco del estado de Chiapas, fortalece la hipótesis de que la biodiversidad contribuye al control de plagas.

Ambos expertos descubrieron un sistema ecológico complejo cuyas interacciones regulan varias plagas potenciales de café, ya que crean una especie de amortiguamiento contra brotes extremos de plagas y enfermedades,  contribuyendo  de  esta  forma  a  la  productividad y sostenibilidad del cafetal.

Explicaron que por esta razón la roya no tuvo efectos devastadores en Mesoamérica, como ocurrió en Asia en 1890. De estas interacciones emerge un servicio ecosistémico al que llaman control de plaga “autónomo”.

Vandermeer y Perfecto proponen una visión holística y una nueva noción del “balance de la naturaleza” que emerge de la biodiversidad y la complejidad de los sistemas de agroecología que manejan los  agricultores  tradicionales.

Las videoconferencias de este seminario internacional de agroecosistemas se seguirán impartiendo martes y jueves, a las 17:00 horas, hasta el 29 de septiembre y podrán ser vistas a través de facebook.com/Semarnatmx/live y http://www.semarnat.gob.mx/mensaje/

 

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Contiene sargazo elementos dañinos para humanos y ecosistemas marinos

  • Urge remover estas macroalgas de playas y costas para que no dañen la fauna y flora local: Rosa Elisa Rodríguez, académica del ICML y quien lidera la investigación

Ciudad de México a 05 de julio de 2020.-El sargazo pelágico que llega masivamente al Caribe mexicano desde 2014, contiene elementos como arsénico, cobre, manganeso y molibdeno, que en altas concentraciones pueden ser dañinos para la humanidad, la flora y fauna local, afirmó Rosa Elisa Rodríguez Martínez, de la Unidad Académica de Sistemas Arrecifales, del Instituto de Ciencias del Mar y Limnología (ICML) de la UNAM, con sede en Puerto Morelos, Quintana Roo.

En un estudio liderado por la universitaria (2018 y 2019) en el que analizaron 63 muestras de estas macroalgas en diferentes localidades, también encontraron aluminio, calcio, cloro, cobre, hierro, potasio, magnesio, fósforo, plomo, rubidio, azufre, silicio, estroncio, torio, uranio, vanadio y zinc, entre otros.

“Si bien algunos de estos elementos son nutrientes esenciales, otros pueden llegar a ser tóxicos. El que más preocupa es el arsénico, pues se detectó en todas las muestras colectadas, y en la mayoría en concentraciones que superan los límites establecidos para consumo humano y animal”, destacó.

Urge remover estas macroalgas de playas y costas para que no dañen la fauna y flora local: Rosa Elisa Rodríguez, académica del ICML y quien lidera la investigación

Desde que inició la llegada masiva de sargazo a nuestras costas, una preocupación fue la presencia de metales pesados y metaloides, porque las algas pardas contienen alginatos que favorecen su absorción, y porque ya había algunos reportes en otros lugares del Caribe de elementos tóxicos. Sin embargo, hasta ahora todos los estudios que se habían hecho eran en un solo lugar o en un mes específico, resaltó.

“Por ello, quisimos ir más allá y saber qué tan variable era la concentración de los diferentes elementos, incluidos metales pesados y semimetales”, enfatizó.

El sargazo empezó a arribar a las costas de Quintana Roo desde finales de 2014, intensificándose en 2015; en 2018 el volumen fue exagerado, su llegada continuó hasta septiembre de 2019, y después decayó.

En los últimos cuatro años han llegado a nuestras costas millones de toneladas, y muy pocas han sido removidas; su acumulación y descomposición afectan severamente los ecosistemas costeros, las playas, arrecifes de coral, pastos marinos, manglares y posiblemente al acuífero, que es la única fuente de agua dulce en la región, alertó la experta.

“Desde 2015 empezamos a ver la mortalidad de pastos marinos pegados a la costa, debido a la gran cantidad de materia orgánica y actividad bacteriana que resulta de la descomposición de estas algas, que por acción del oleaje regresan al mar tornándolo café, enturbiando el agua, reduciendo la cantidad de oxígeno y luz, y aumentando los niveles de sulfuro, nitrato y amonio. Este deterioro en la calidad del agua resulta en que las plantas no pueden realizar la fotosíntesis y mueran”, explicó.

En 2018 los universitarios comenzaron a registrar la mortalidad de fauna marina como peces, crustáceos y moluscos. También el deterioro de corales, como resultado de una epidemia denominada “síndrome blanco”, y aunque no está comprobado que se asocia al sargazo, “sabemos que la baja calidad del agua contribuye a la muerte de estos organismos”.

Considerando los resultados obtenidos, la universitaria recomendó analizar la acumulación de elementos tóxicos del sargazo antes de utilizarlo en la industria alimentaria y farmacéutica, o evitar su uso.

“Es necesario encontrar formas adecuadas para su manejo, para que no deteriore nuestras playas ni otros ecosistemas costeros, así como el acuífero. Un manejo eficiente además evitará afectaciones a la economía de Quintana Roo, pues ha impactado en el turismo debido a su mal aspecto, mal olor y probable irritación en la piel”.

Una forma de resolver este problema sería encontrar usos industriales para las macroalgas. Se exploran varias formas, como la elaboración de fármacos y alimentos de uso humano y veterinario, pero la presencia de elementos como el arsénico es una limitante.

De igual manera, se estudia cómo remover los elementos tóxicos, pero se deben hacer pruebas de costo-beneficio para determinar la viabilidad de su uso industrial, remarcó.

Asimismo, se experimenta mezclarlo con resinas para producir diferentes materiales, como bloques de construcción, tapas de registros y de coladeras, o muebles para jardín, informó.

Finalmente, Rosa Elisa Rodríguez indicó que tras sus estudios llegaron a la conclusión de la urgencia de remover el sargazo de las playas y costas antes de que se descomponga, para evitar que los metales y elementos que contiene se acumulen en la zona marina y continúen dañando a la fauna y flora de la región.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Más de 300 réplicas del sismo y olas de un metro de altura por tsunami en costas de Oaxaca

Hasta el momento se han registrado más de 300 réplicas como consecuencia del sismo registrado esta mañana con epicentro en las costas de Oaxaca y que afectó a alrededor de 22 millones de personas, de las cuales 18 millones la percibieron de manera moderada.

Luego de que a las 10:29 horas ocurrió un sismo de magnitud 7.5, localizado en La Crucecita, en las costas de Oaxaca, cercano a la zona de Huatulco, latitud 15.57 grados norte, 96.9 grados al oeste y una profundidad de cinco kilómetros, en conferencia de prensa el director del Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM, Hugo Delgado Granados, informó que el sismo provocó un tsunami.

“Se pronosticó un alza del nivel del mar de máximo un metro, y las mediciones que se están tomando indican que está bajando y actualmente se encentra en 60 centímetros por arriba del nivel del mar en Huatulco”, precisó.

Se espera que el nivel del mar pueda mantenerse próximamente en niveles de 70 centímetros, por lo que aconsejó estar atentos a las indicaciones de las autoridades de Protección Civil.

Los tsunamis se generan cuando un sismo crea una serie de desniveles que eventualmente originan una gran ola en el mar.

“Una placa tectónica se mete por debajo de la otra, ambas se atoran y acumulan energía y deformación. Cuando se rompen se genera el sismo y la deformación se libera, haciendo que se mueva el suelo oceánico, empujando el tirante de agua y generando que esa masa de agua se desplace a lo largo de todo el océano”,  explicó Xyoli Pérez Campos, jefa del Servicio Sismológico Nacional (SSN), adscrito al Instituto de Geofísica (IGf) de la UNAM.

En este caso, el choque ocurrió entre las placas de Cocos y de Norteamérica, explicó la experta.

Leonardo Ramírez, jefe de la Unidad de instrumentación Sísmica del Instituto de Ingeniería de la UNAM, indicó que en el mapa de intensidades que genera de manera automática esa entidad, con información que provee el SSN y el Centro Nacional de Prevención de Desastres (CENAPRED), se aprecia que hay una zona epicentral con intensidades fuertes.

Aproximadamente 22 millones de personas percibieron este evento sísmico: el reporte de quienes lo experimentaron con intensidad muy fuerte es de aproximadamente un millón de persona ubicadas alrededor de la zona epicentral, y cerca de 18 millones lo sintieron de manera moderada en la parte centro-sur de México, detalló.

“En cuanto a las intensidades que se registraron cerca del epicentro, que es la zona de Oaxaca, tenemos reportes de aceleraciones de 440 centímetros por segundo al cuadrado; en la Ciudad de México, con la instrumentación de Ciudad Universitaria, hubo reporte de aceleraciones de ocho centímetros por segundo al cuadrado; en la estación de la Secretaría de Comunicaciones y Transportes se registraron 22 centímetros por segundo al cuadrado. La estación cercana a la Facultad de Estudios Superiores (FES) Zaragoza reportó aceleraciones intensas de alrededor de 45 centímetros por segundo al cuadrado”, señaló.

En el transcurso del día, dijo, el Instituto de Ingeniería elaborará algunos mapas adicionales donde incorporarán los reportes del SSN y de esta entidad para estimar mejor las afectaciones.

Finalmente, los especialistas enfatizaron que los sismos no se pueden predecir, ni tampoco la cantidad de réplicas que habrá. Por ello, instaron a la población a estar atentos a las indicaciones de Protección Civil.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Nube de polvo del Sahara pasará por Yucatán y vertiente del Golfo de México

  • Hoy martes llegará a la Península de Yucatán, y durante el jueves y el viernes alcanzará la máxima concentración sobre Campeche, Quintana Roo y Yucatán.

 

Ciudad de México a 23 de junio de 2020.-En días pasados, una nube de polvo se desprendió desde la región del Sahel, en el desierto de Sahara, fenómeno que es común durante la primavera y el verano, cuando la escasez de lluvia se combina con vientos intensos en dicha región, generando desprendimientos de aire cálido, seco y saturado de aerosoles y polvo.

A través de modelos numéricos se puede predecir su trayectoria, y para este evento se pronostica que la nube de polvo continúe su recorrido, llegando a la Península de Yucatán hoy martes, y durante el jueves y el viernes alcanzará la máxima concentración de aerosoles sobre Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Posteriormente, se desplazará sobre aguas del Golfo de México, pasando sobre las zonas costeras de Veracruz y Tamaulipas.

En la Península de Yucatán, los principales efectos esperados son: reducción en la lluvia, incremento en las temperaturas, cielo brumoso y escasa nubosidad. Además, los atardeceres y amaneceres pueden tornarse en tonos rojizos debido a la interacción de los rayos solares con las partículas de polvo.

Estos eventos son posibles de rastrear a través de imágenes de satélite. Este, en particular, se ha monitoreado en su recorrido por el Océano Atlántico y el Mar Caribe, donde ha ocasionado una reducción notable en la visibilidad, afectando la navegación marítima y aérea, y ha provocado un cielo brumoso.

Cuando estas nubes de polvo se desplazan por el Atlántico Tropical limitan el desarrollo o intensificación de los ciclones tropicales, ya que son grandes extensiones de aire seco.

Finalmente, la noche del viernes 26 de junio, el fenómeno se desplazará hacia la parte sur de Estados Unidos de América y dejará de afectar de manera directa al territorio mexicano.

Para conocer más de este y otros fenómenos meteorológicos se exhorta a la población a mantenerse informada mediante las páginas de internet www.gob.mx/conagua y https://smn.conagua.gob.mx, en las cuentas de Twitter @conagua_mx y @conagua_clima, y de Facebook www.facebook.com/conaguamx, así como en la aplicación para dispositivos móviles ConaguaClima, donde se puede consultar el pronóstico por municipio.

 

 

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Cristóbal nuevamente alcanza la categoría de tormenta tropical

  • Continúa vigente la zona de vigilancia por vientos de tormenta tropical desde Punta Herrero, Quintana Roo, hasta Río Lagartos, Yucatán

 

Ciudad de México a 05 de junio de 2020.-Cristóbal incrementó la velocidad de sus vientos y nuevamente alcanzó la categoría de tormenta tropical. A las 13:00 horas, tiempo del centro de México el centro de Cristóbal se localiza en tierra sobre Yucatán, a 60 kilómetros (km) al sur-suroeste de Mérida, Yucatán, y a 105 km al noreste de Campeche, Campeche. Presenta vientos máximos sostenidos de 65 kilómetros por hora (km/h), rachas de 85 km/h y se desplaza al norte a 19 km/h.

Se mantendrán las lluvias puntuales extraordinarias en Quintana Roo y Yucatán; locales torrenciales en las costas de Chiapas y Oaxaca; intensas en localidades de Campeche y Puebla, y muy fuertes en regiones de Guerrero, Tabasco y Veracruz.

Asimismo, se prevén vientos con rachas de 70 a 80 km/h con posible formación de trombas marinas en las costas de Campeche, Quintana Roo y Yucatán; rachas de 60 a 70 km/h en las costas de Tabasco y el sur de Veracruz; oleaje de 2 a 4 metros (m) y posible formación de trombas marinas en las costas de Quintana Roo y Yucatán, así como incremento del nivel medio del mar de 50 a 70 cm en el litoral de Quintana Roo y Yucatán.

El Servicio Meteorológico Nacional (SMN), de la Comisión Nacional del Agua, en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Estados Unidos de América, mantiene zona de vigilancia por vientos de tormenta tropical desde Punta Herrero, Quintana Roo, hasta Río Lagartos, Yucatán.

Debido a que se mantiene el riesgo de hundimientos y deslizamientos de terreno, aumento en los caudales de ríos y arroyos e inundaciones en zonas bajas, se exhorta a la población de los estados mencionados y a la navegación marítima a atender los avisos del SMN y las indicaciones de Protección Civil, e informarse sobre las condiciones meteorológicas mediante las páginas de internet.

www.gob.mx/conagua y https://smn.conagua.gob.mx, en las cuentas de Twitter @conagua_mx y @conagua_clima, y de Facebook www.facebook.com/conaguamx, así como en la aplicación para dispositivos móviles ConaguaClima.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

El centro de la tormenta tropical Cristóbal permanecerá en tierra sobre Campeche

Ciudad de México a 03 de junio de 2020.-Los modelos de pronóstico indican que la tormenta tropical Cristobal, que se encuentra en tierra sobre Campeche, mantendrá esta condición durante las próximas horas, lo que ocasionará lluvias extraordinarias, mayores a 250 litros por metro cuadrado (l/m2), en Campeche y Tabasco; lluvias torrenciales, de 150 a 250 l/m2, en Chiapas, Oaxaca, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán, y lluvias muy fuertes, de 50 a 75 l/m2 en Puebla.

Asimismo, se prevén rachas de viento de 80 a 100 kilómetros por hora (km/h) en Campeche y Tabasco; rachas de 60 a 70 km/h en Quintana Roo, Veracruz y Yucatán; posibles trombas frente a las costas de dichos estados; incremento del nivel medio del mar de 50 a 70 centímetros en las costas de Campeche, Tabasco, Veracruz y Yucatán; oleaje de 4 a 5 metros (m) en la franja costera de la Sonda de Campeche, así como olas de 3 a 4 m en las playas de Campeche, Quintana Roo, Tabasco, Veracruz y Yucatán.

Debido a sus efectos, el Servicio Meteorológico Nacional (SMN) de la Comisión Nacional del Agua, en coordinación con el Centro Nacional de Huracanes de Miami, Estados Unidos de América, mantiene zona de vigilancia por efectos de tormenta tropical desde Coatzacoalcos, Veracruz, hasta Campeche, Campeche.

A las 16:00 horas, tiempo del centro de México, el centro de Cristobal se localizó en tierra, aproximadamente a 35 kilómetros (km) al sur de Ciudad del Carmen, Campeche, y a 100 km al este-sureste de Frontera, Tabasco. Tiene vientos máximos sostenidos de 85 km/h, rachas de 100 km/h y desplazamiento hacia el sureste a 6 km/h.

Se exhorta a la población de los estados mencionados y a la navegación marítima a atender los avisos del SMN y las indicaciones de Protección Civil, e informarse sobre las condiciones meteorológicas mediante las páginas de internet www.gob.mx/conagua y https://smn.conagua.gob.mx, en las cuentas de Twitter @conagua_mx y @conagua_clima, y de Facebook www.facebook.com/conaguamx, así como en la aplicación para dispositivos móviles ConaguaClima.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Se forma la tormenta tropical Cristóbal, a partir de la Depresión Tropical Tres

 Se mantiene zona de vigilancia por efectos de tormenta tropical desde el Puerto de Veracruz hasta Campeche.

 

Ciudad de México a 02 de junio de 2020.-A las 11:00 horas, tiempo del centro de México, la Depresión Tropical Tres evolucionó a la tormenta tropical Cristobal, en el Golfo de México; su centro se localiza a 215 kilómetros (km) al noreste de Coatzacoalcos, Veracruz, y a 245 km al oeste-suroeste de Campeche, Campeche, con desplazamiento al suroeste a 6 kilómetros por hora (km/h), vientos máximos sostenidos de 65 km/h y rachas de 85 km/h.

Se pronostica que Cristobal se mantendrá en la zona sur de la bahía de Campeche al menos durante los próximos 2 días, ocasionando un temporal de lluvias con tormentas torrenciales en Chiapas, Oaxaca, Tabasco y Veracruz, e intensas en Campeche, Quintana Roo y Yucatán. Dichas precipitaciones serán con descargas eléctricas y probables granizadas, y podrían ocasionar deslaves, aumento en los caudales de ríos y arroyos e inundaciones en zonas bajas de los estados mencionados.

Se pronostica oleaje de 5 metros de altura para la Sonda de Campeche, de 3 metros en las costas de Tabasco, Quintana Roo, Veracruz y Yucatán, e incremento en el nivel medio del mar de 50 a 70 centímetros sobre costas.

Se estima viento con rachas de 70 a 80 km/h y posibles trombas marinas en las costas de Campeche, Tabasco y Veracruz, con rachas de 60 a 70 km/h en el Istmo de Tehuantepec y Yucatán, así como rachas de 50 a 60 km/h en Quintana Roo. Se mantiene zona de vigilancia por efectos de tormenta tropical, desde el Puerto de Veracruz hasta Campeche.

Se exhorta a la población de los estados mencionados y a la navegación marítima a atender los avisos del SMN y las indicaciones de Protección Civil, e informarse sobre las condiciones meteorológicas mediante las páginas de internet www.gob.mx/conagua y https://smn.conagua.gob.mx, en las cuentas de Twitter @conagua_mx y @conagua_clima, y de Facebook www.facebook.com/conaguamx, así como en la aplicación para dispositivos móviles ConaguaClima.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Confirma la UNAM: el cierre del hoyo en capa de ozono fue en el Ártico

Ciudad de México a 08 de mayo de 2020.-El hoyo en la capa de ozono que se cerró hace algunos días se ubica en el Ártico, una masa de hielo que flota sobre el mar en el Polo Norte del planeta, explicó Graciela Raga, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

“Se cerró por cuestiones dinámicas, cuando las ondas y flujo de los vientos dieron lugar a que se rompiera el vórtice en la estratósfera del Polo Norte”, dijo la especialista.

Detalló que ese agujero es distinto al que está sobre la Antártida, en el Polo Sur, cuyo cierre continúa y es paulatino desde que en la década de los 90 del siglo pasado se suspendió en el planeta el uso de los clorofluorocarbonos, compuestos químicos que destruyen esa capa que nos protege de la radiación ultravioleta.

Estamos acostumbrados a oír los reportes del hoyo en la estratósfera de la Antártida y que se haya producido un agujero tan profundo sobre el Ártico, es inusual.

Explicó que durante el invierno en ambos hemisferios (norte y sur) se forma un vórtice con vientos muy intensos, que circulan alrededor de cada Polo.

“Estos vientos impiden que se mezcle el aire de las zonas subtropicales y tropicales con el aire que queda encerrado en la zona polar, cuya frontera serían estos vientos muy intensos”, expuso.

El agujero se cerró en la primavera por factores dinámicos en la atmósfera. La destrucción del hoyo es a causa de fenómenos físicos, aunque en su creación también interviene la química.

“Ese evento fue inusual porque no es frecuente que el vórtice permanezca sin romperse en el hemisferio norte, lo que dio lugar a que se destruyera el ozono”.

En general, durante el invierno, sin luz solar, las temperaturas llegan a 70 u 80 grados bajo cero, y se forman nubes estratosféricas polares que son importantes en la destrucción del ozono. Cuando llega la primavera en cada hemisferio, se produce la destrucción acelerada del ozono del aire que ha quedado encerrado por el vórtice polar.

La distribución de masas continentales en el hemisferio norte, y que el Ártico sea un océano, con hielo flotando sobre el mar, en lugar de un continente como la Antártida, hacen que los vientos no tan frecuentemente constituyan un vórtice cerrado.

Aunque se observó un hoyo en la capa de ozono sobre el Ártico, las concentraciones de ozono fueron mayores que del hoyo situado sobre la Antártida (hemisferio sur) durante la última primavera.

En tanto, el hoyo sobre la Antártida, que nos afecta porque deja pasar la luz ultravioleta, muy dañina para la vida, se está recuperado lentamente. “Es el único éxito de la política ambiental a nivel internacional de las últimas décadas”, concluyó.

Categorías
cambio climático Medio ambiente

Día de la Tierra: también hay que aplanar la curva del cambio climático

En medio de la pandemia de coronavirus, la temperatura sigue subiendo, los glaciares derritiéndose y los desastres naturales acechando, por lo que no se puede detener la lucha contra el cambio climático. Ya han pasado 50 años desde el primer Día de la Tierra, y los científicos alertan sobre las consecuencias que el calentamiento global ha tenido sobre salud, nuestra comida y el futuro de la humanidad.

El cambio climático se ha acelerado en la última década y en los próximos cinco años se producirá de nuevo un récord de temperatura promedio mundial, aseguran los pronósticos climáticos de la Organización Meteorológica Mundial  publicados este miércoles, Día de la Tierra.

Hace 50 años, cuando se celebró por primera vez la fecha en una época en que la protección del medio ambiente no era una prioridad en la agenda política, los científicos ya comenzaban a preocuparse por el aumento de las concentraciones de dióxido de carbono.

Y no estaban equivocados. Hoy en día, la concentración de CO2  registrada por las principales estaciones de observación mundial es aproximadamente un 26% mayor al valor de 1970, mientras que la temperatura ha subido 0,86 °C desde entonces, y es 1,1 °C más elevada que en la era preindustrial.

El futuro solo muestra un aumento de la tendencia. Según las predicciones de la agencia de la ONU, para 2024 es probable que se produzcan nuevos aumentos de la temperatura mundial, en particular en las regiones de latitudes altas y en las zonas terrestres, y que el calentamiento oceánico sea más lento, en especial en el Atlántico Norte y en el océano austral.

No sólo la temperatura, pero también las variaciones en el contenido de calor en los océanos y su acidificación, el nivel del mar, el tamaño de los glaciares y la cobertura de hielo marino en los polos, han demostrado una aceleración del cambio climático en los últimos cinco años.

La lucha no se puede detener por el COVID-19

“La biodiversidad está en un pronunciado declive, y las perturbaciones del clima se están acercando a un punto de no retorno”, advirtió el Secretario General de la ONU en su mensaje oficial para el Día.

Tanto para António Guterres, como para el líder de la Organización Metereológica Mundial, Petteri Talas, “se debe actuar con decisión para proteger al planeta tanto del coronavirus como de la amenaza existencial del cambio climático.

Aunque la pandemia ha llevado a una reducción transitoria de las emisiones de gases de efecto invernadero de un 6%, no sustituye una acción climática continuada. Además, la situación hace que sea más difícil atajar los riesgos de desastres naturales, cuya gravedad no hace más que aumentar a causa del cambio climático.

“Si bien el COVID-19 ha provocado una grave crisis económica y sanitaria de alcance internacional, el hecho de no hacer frente al cambio climático puede poner en jaque el bienestar de las personas, los ecosistemas y las economías durante siglos. Tenemos que aplanar la curva tanto de la pandemia como del cambio climático”, afirmó Talas.

 

Fuente: ONU