Categorías
OPINIÓN Reportaje

EN MÉXICO SE REPARTE MISERIA EN LUGAR DE IMPARTIRSE JUSTICIA: ANGELES DAUAHARE

A continuación reproducimos integra la entrevista que nuestro compañero periodista, Edmundo Cázarez de la Agencia de Noticias Quadratin, realizara al General Tomas Ángeles Dauahare, encarcelado en 2012 por supuestos vínculos por el narcotráfico, en medio de una intriga política, y exonerado en 2013 por falta de pruebas.

​Por Edmundo Cázarez C.

“Aunque duela reconocerlo, la sociedad se ha deshumanizado, nos hemos encerrado en nuestro microcosmos y se han perdido muchos valores. Nos han convertido en rehenes de nosotros mismos, nos han subordinado a la tecnología y nos han desprendido de nuestras raíces, y en México, se reparte miseria en lugar de impartirse justicia”, señaló en entrevista exclusiva para ArgonMexico.com, el General de División, Diplomado de Estado Mayor en calidad de retiro, Tomás Ángeles Dauahare.

De frustrado ingeniero mecánico a destacado militar. El general de división y ex agregado militar en Estados Unidos y ex subsecretario de la Defensa Nacional, enfatiza que en nuestro país los militares no hacen política. Reconoce que los mexicanos tenemos un ejército a la altura de las circunstancias. Asimismo, lamenta que los sueldos de los militares jamás han sido generosos sino que gracias a las compensaciones es como logran sobrevivir.

El también ex director general del heroico Colegio Militar su “ Alma Mater”, accede relatarnos cómo fue que el expresidente Felipe Calderón ordenó su arbitraria e injustificada detención imputándole delitos inexistentes que lo manutuvieron recluido en el penal de alta seguridad de Almoloya. Con lágrimas en los ojos al recordar lo sucedido nos narra: “El presidente Felipe Calderón, siendo subsecretario de la Defensa Nacional me invitó a platicar con él en Los Pinos, me preguntó si Genaro García Luna andaba en malos pasos y le dije: “Sí señor presidente, no lo puedo evitar pero es mi verdad y por ello ordenó mi detención”.

A sus 78 años de edad, reitera que lo que vivido no se lo desea ni a su peor enemigo “Agentes de la policía federal enviados por Genaro García Luna saquearon mi casa así como las de mis hermanas y familiares, se llevaron documentos, archivos y destruyeron todo lo que pudieron sembrando el terror en mi familia y amigos”

Amable, fino en su trato, educado y pulcro en el vestir, acepta ser entrevistado en el interior de un restaurante en la ciudad de Cuernavaca y sin poner objeción alguna para la realización de la entrevista, acompañado por uno de sus nietos y un abogado. Al cuestionarle cómo pasó la primera noche dentro del penal de alta seguridad de Almoloya por esa arbitraria, injustificada y reprobable detención, sus ojos se llenaron de lágrimas, yo no daba crédito ver llorar a un distinguido militar de ese nivel.

-¿Cómo le va en la vida?

Afortunadamente, ya me va bien y hasta duermo tranquilo

-¿De niño jugaba a los soldaditos de plomo y por eso decidió ser militar?

-Caray, ¿acaso usted es adivino? Siempre quise ser militar, además, también jugué a los soldaditos.

-¿A lo mero macho, quiso ser militar por vocación o por ser nieto del ilustre General Felipe Ángeles?

-A esa edad no se pensaba tanto en cuestiones del linaje sino una auténtica vocación.

-¿Bueno, sin que se me enoje, platíqueme qué recuerdos tiene de esa niñez?

-Una niñez, muy feliz como todos los niños de mi época, en donde la calle era nuestro patio de juego.

-¿A que jugaba?

A la roña, a los encantados, al trompo, a las canicas, al tacón, al burro 16 y me atrevo a decir que fue una niñez sumamente feliz.

-¿Tomás Ángeles, un niño aplicado, medio burrito o del montón?

-Ja,ja,ja, creo que era un niño del montón y tirándole a burrito

-¿Totalmente acostumbrado a que la letra con sangre entra?

-En buena medida si, era el método de enseñanza de antes y lo aceptaba tal cual.

-¿No obstante los recios castigos?

-Pues no me quedaba otra.

-¿Cuántos eran en su familia?

-Fuimos seis hermanos, me tocó ocupar el segundo lugar, por cierto, el único varón entre cinco hermanas.

-¿Bendito entre las mujeres?

-Hasta la fecha. Tuve tres hijas y también tres nietas, así es que soy muy bendecido.

-¿Al ser el único varón en casa, los reyes magos, fueron generosos o unos manchaditos?

-No, manchaditos nunca lo fueron, al contario, eran muy modestos.

-¿Cuál era su juguete favorito?

Las pistolas y los soldaditos, pero lo que me dieran era suficiente, dado que mi papá también fue militar, aquí debo recalcar que los sueldos de los militares nunca han sido generosos y mucho menos en aquellas épocas.

-¿Cuál fue el juguete que nunca le trajeron por más que lo pedía?

Fíjate Edmundo, que nunca fui exigente, siempre lo dejé a la elección de los reyes magos

-¿De verdad, los sueldos de los militares son de dar risa?

Pues no de risa, pero lo que les ayuda mucho son los llamados “niveles” o la compensación garantizada, eso es lo que les ayuda mucho hoy en día para sobrevivir.

-¿Cómo veía al México de ése entonces?

-Añoro mucho a ése México. Nací en la Ciudad de México, ésa bendita y hermosa ciudad y hasta me convertí en un aferrado paseador.

-¿En qué colonia nació?

Soy nativo de la famosa Santa Julia de la colonia Anáhuac, pero a temprana edad mis padres se mudaron a la colonia Argentina en donde permanecí hasta que ingresé al Heroico Colegio Militar, no obstante, mis padres siguieron viviendo ahí hasta que se fueron a vivir a Izcalli, en el Estado de México.

-¿Con qué promedio termina la primaria?

Ja,ja,ja,ja, vaya preguntas que me lanzas intempestivamente. ¿Quieres que me “queme” con mi nieto, aquí presente? Ja,ja,ja. Creo que con un siete…¡¡Vaya en que predicamentos me pones!! Ahora ¿cómo demonios le voy a exigir?

-¿Le ayudaban con las tareas?

Mi mamá me ayudaba mucho con las tareas, ella era mi maestra dado que mi papá como militar siempre ausente de la casa.

-¿Escuchaba la radio al no existir la televisión?

-Mi mamá tenía un pequeñito radio de bulbos.

-¿Qué música escuchaba?

Siempre escuché y sigo escuchando la música mexicana y ranchera pero también la de Agustín Lara.

-¿En dónde cursa la secundaria?

Estuve en la Secundaria No. 15 que se encuentra frente al Colegio Militar de Popotla, sobre la calzada México Tacuba y después me cambié a la secundaria número 4, que se encuentra en la Ribera de San Cosme.

-¿Cuál fue la materia “coco”?

Las matemáticas, en primero y segundo era un dolor de cabeza para mí, pero en tercer año saqué 10 de promedio, le empecé a tomar cariño a las matemáticas.

-¿En su mente seguía muy claro el deseo de ser militar?

-Era un chamaco que no me perdía las ceremonias de graduación de los cadetes cuando el Colegio Militar estaba en Popotla, ni los festejos del 13 de septiembre cuando se iban marchando desde Popotla hasta el Monumentos a los Niños Héroes en Chapultepec, caminaba desde la banqueta y al lado de los cadetes

-¿Un puberto tremendo con las niñas?

Ja,ja,ja. Siempre he comentado con mis hijos y nietos que fui muy tonto para conquistar a las muchachas.

-¿Muy tímido?

No sé si tímido, recuerdo que en la secundaria tuve una noviecita que nadie olvidamos, y la segunda, es quien ahora es mi mujer. Sin embargo, me enteraba por mis hermanas, que le llamaba la atención a sus amigas y decían que era demasiado serio y hasta soberbio.

-¿Ya estaba listo para ingresar al Colegio Militar?

Mi papá no me dio el permiso para entrar al Colegio Militar en 1958.

-¿No alcanzaba el promedio que exigían para ingresar?

-Debo confesar que repetí segundo de secundaria por burro!!

-¿Lo acepta tal cual?

-Pues sí, no hay de otra, además era muy distraído.

-¿Se iba de pinta?

-Solamente una vez cuando estaba en la secundaria nos fuimos de pinta al cine.

-¿A ver películas porno?

.Ja,ja,ja, en ese tiempo no existía ese tipo de cine.

-¿Qué películas iba a ver?

Nos íbamos de pinta al cine Opera a ver la película sobre el Bismarck, pero estando ya en el cine me remordió la conciencia y ya no lo volví hacer.

-¿”Matadito” con las tareas?

-Así que digamos dedicado o “matadito”, la verdad es que no, no fue así

-¿Qué otra opción tenía para estudiar aparte del Colegio Militar?

Me gustaba mucho la ingeniería, de hecho, cuando terminé la secundaria ingresé  al Instituto Politécnico Nacional con el propósito de estudiar Ingeniería mecánica y estando ahí, me di cuenta que eso no era lo mío.

-¿Pero si su papá no le había dado permiso para ingresar al Colegio Militar, cómo se las ingenió?

Junto con otro amigo que se había venido de su pueblo para ingresar al Colegio Militar nos animamos.

-¿Y Cómo le iba hacer si su papá le había dicho que no?

Preparé toda mi documentación y redacté un permiso, que en ese entonces otorgaban los padres para que sus hijos pudieran ingresaran al Colegio Militar, cediendo la patria potestad al Estado.

-¿Una tarea difícil de lograr con su papá?

Cuando le presente el documento que había redactado, mi papá hizo el berrinche de su vida pero al final de cuentas lo firmó, ni tardo ni perezoso los llevé al Colegio Militar y me citaron a los exámenes de admisión y los aprobé!!!

-¿Por fin lograba su sueño?

-No!!, aún no estaba dentro del Colegio Militar, todavía faltaba la autorización de la Secretaría de Hacienda y aprobara la erogación, sin embargo, desde el momento en que pasamos los exámenes fuimos aceptados, es decir, todavía no causábamos “alta” ni pasábamos por “cajas”, pero íbamos al Colegio Militar desde las 8 de la mañana a 4 de la tarde recibiendo academias.

-¿Qué sintió el primer día como alumno del Colegio Militar?

Esa emoción y alegría la sentí en el momento en que fui a entregar mi documentación, cuando pasé frente a un busto de uno de los Niños Héroes (Juan de la Barrera), sentí una vibración especial.

-¿De verdad, es usted un ser insensible?

-Eso me lo han dicho muchas personas, inclusive, una amiga escritora empeñada en escribir mis memorias, dice que soy un ser sumamente frio y el más difícil para abrir su corazón.

-¿A lo mero macho, no le gusta hablar de usted?

-Yo no sé qué es lo que tenga usted, pero está logrando hacerme hablar, lo que muchos y muchas no lo han podido hacer.

-¿Abusa de ser modesto?

Es que no tengo nada de que presumir, no obstante algunos reconocimientos que he recibido, no sé si me los han dado por ser demasiados generosos, hasta un “Micrófono de Oro” me dieron cuando ni locutor soy, quizás, soy muy hablador.

-¿Siendo cadete del Heroico Colegio Militar, cómo logró superar la separación familiar?

-Mi mamá tenía una tortillería y le ayudaba acarreando, todos los días, dos botes de petróleo, al paso del tiempo, al comal se le acumulaba una capa de carbón y se tapaban las mangueras y me encargaba en desarmar todo y hacer limpieza. Me dolió mucho no ayudarle ya a mi mamá.

-¿Cuáles secretos le esperaban en su estancia como cadete?

Ninguno, ya estaba acostumbrado a bañarme con agua fría a las 5 de la mañana, por cierto, quedé encuadrado en la primera compañía, la de los más altos de estatura.

-¿De los forros y fornidos?

-Ja,ja,ja, veo que conoce el léxico militar, pero estando en tercer año, ya era de los más chaparros, a las nuevas generaciones parece que les dan de comer ligas, se crecen demasiado.

-¿Siendo cadete, alguna vez pensó llegar a ser el Director General?

Se queda pensativo, suspira profundamente, le da un sorbo al café que le sirvieron previamente, nos observa detenidamente y exclama-: “Siempre quise y era mi propósito ascender cuando me tocaba ir  a concursar en mis promociones, siempre me preparé a conciencia y creo que lo logré”

-¿Cuántas boletas de arresto recibió en el Colegio Militar?

-Solamente una…

-¿Reprobó alguna materia?

-No, sino que fue por cuestión de una novatada que mis compañeros le aplicaron a un muchacho de nuevo ingreso y como yo era el cadete más antiguo que estaba cerca del lugar de los hechos, al llegar un oficial, me hizo responsable de lo que le habían hecho al cadete de nuevo ingreso.

-¿En qué consistió el castigo?

Una boleta de 80 puntos de demérito, equivalente a dos fines de semana sin salir “franco”, es decir, poder ir a mi casa.

-¿En esa época también alquilaban los cadetes para los XV Años?

-Ja,ja,ja, a usted no se le va una. ¿De casualidad usted no fue cadete o militar? Sí, la verdad es que sí…

-¿Usted cuanta veces fue “chambelán”?

Alguna vez me tocó, pero no nos alquilaban como usted lo menciona. Ja,ja,ja, me gusta su forma de llevar la entrevista, nos invitaban a los quince años y pues era como un “relax” al encierro.

-¿Era bueno para el danzón, el mambo y el rock?

-No que va, soy un bulto de cemento para bailar.

-¿Las niñas caían al tener cerca un cadete con uniforme de gala?

-Pues sí, pero yo no me daba cuenta

-¿Cuál era su sueño, llegar a ser Secretario de la Defensa Nacional?

Uff, vaya pregunta… -Momento que aprovecha de manera inteligente para solicitar amablemente al mesero le cambiaran su café que estaba frio y prosigue- “Mis sueños eran irme a la Escuela Superior de Guerra, ser Agregado Militar en Estados Unidos o ser comandante de alguna Unidad o Zona Militar

-¿Al graduarse como oficial, cuáles eran sus metas a corto y largo plazo?

Mi meta inmediata era ascender a Teniente. La meta a largo plazo, era no casarme tan pronto sino hasta llegar a ser capitán.

-¿Recuerda algunos de sus compañeros que hayan destacado en la milicia?

-Por respeto a ellos, me reservo sus nombres, no sé si les guste que los cite en una entrevista de prensa, pero hay varios muy brillantes.

-¿Cuál fue su primera comisión como oficial del Ejército Mexicano?

-Al XXVI Batallón de Infantería con sede en Puebla, causamos alta cinco oficiales y nos pusimos de acuerdo para llegar juntos y al final de cuentas llegamos cada quien como pudo.

-¿Temeroso de enfrentarse con el México real y no la teoría aprendida en las aulas del Heroico Colegio Militar?

-No temeroso pero sí alerta y ver qué es lo que nos deparaba el destino en esta primera comisión.

-¿Un México violento como el actual?

-No, para nada, era un México hermoso, tranquilo y solidario. Cuando estuve en el Colegio Miliar, la inmensa mayoría de cadetes son provincianos, había y hay una gran hermandad entre los muchachos

-¿Se han perdido los valores?

Aunque duela reconocerlo, la sociedad se ha deshumanizado. Nos hemos encerrado en nuestro microcosmos y se han perdido muchos valores.

-¿Nos hemos convertido en rehenes de nosotros mismos?

Mmm… Sí y no.

-¿Por qué si y no?

Porque nos han convertido en rehenes de nosotros mismos. Nos han subordinado a la tecnología. Nos han desprendido de nuestras raíces.

-¿Rechazamos nuestro histórico pasado?

La historia y geografía de México la estudiábamos mucho desde la primaria, secundaria y preparatoria. Actualmente, es lo que menos importa. Repito, nos han desprendido de lo que es nuestro. Es triste ver que nuestros niños y jóvenes desconocen por completo quienes fueron Miguel Hidalgo, José María Morelos, Ignacio Allende, etcétera, pero todo esto, fue deliberado por intereses trasnacionales.

-¿Demostramos ser mexicanos nada más cuando nos conviene?

-Se ha diluido mucho ese amor verdadero a nuestras fiestas cívicas o religiosas, ahora, son un negocio redondo y se perdió ese fervor nacional.

-¿Ser mexicano significa ser naco o cursi?

No, no y no, de ninguna manera!!. Tenemos una idea muy errónea de nuestra gente autóctona y que desafortunadamente llamamos “indígenas”. Ellos, son la raza más pura. Son nada más ni nada menos quienes aún mantienen nuestra esencia en valores y virtudes. Con el respeto que me merecen, hay quienes en casa las escogen para realizar labores del hogar, la gente más humilde y son las más honradas y leales.

-¿Por qué se han perdido esos valores?

-Nos han despojado de esos valores, quieren unificar a toda la humanidad, que tenga una sola lengua, una sola religión y un gobierno único en aras de unos cuantos poderosos.

-¿No tiene la culpa el indio sino quien lo hace compadre?

Pues en este caso, ni siquiera quien lo hace compadre.

-¿Seguimos siendo un país de agachados?

Vaya pregunta. Hemos perdido… Yo no diría un país de agachados… Uff, los intereses se han tornado tan poderosos que han reprimido todo. ¿Qué quiero decir con esto?, todo aquel que despunta como un luchador social, como un líder, a todos, los mediatizan, los hacen a un lado y los asesinan.

-Siendo un militar de alto nivel ¿Cómo le hizo para no perder el piso?

Yo no creo ser más que nadie y ni menos que nadie.

-¿El poder los hace perder la realidad y la cabeza?

No hay nada más que tener el “don” de la ubicación.

-¿A lo mero macho, en el ejército hay más generales que tropa?

-No es lo mismo el subteniente o teniente en un batallón que el mismo teniente en una escuela de formación en donde se tiene que ser demasiado exigente y drástico. Así viví y así me desempeñé.

-¿La vida en los cuarteles es más relajada?

-En los cuarteles la relación varía y se adapta uno a esa situación. Los oficiales necesitan tener una comunicación más estrecha con la tropa.

-¿Por qué se dice que los militares son gorilas vestidos de verde?

Es una idea errónea e importada de los países de América del Sur y muy mal aplicada en México.

-¿Tenemos un ejército subordinado o sumiso a una orden presidencial?

-Vaya, que pregunta tan fuerte. Tenemos un ejército a la altura de las circunstancias. Un ejército que debe responder a una sola persona: el presidente de la República, en el entendido que es la persona que los mexicanos escogieron para ser su dirigente y comandante supremo de las fuerzas armadas.

-¿Los militares no hacen política?

-En México, los militares no hacemos política.

-¿No existe la política militar?

-La política militar la hace el jefe de estado y es quien decide qué empleo le dará a las fuerzas armadas.

-¿Si ese jefe supremo de las fuerzas armadas da una orden equivocada, los militares la acatan de rodillas?

¡¡Que duro es usted!! No sé de algún presidente de la República que haya dado una orden equivocada a las fuerzas armadas. Quizás, haya dado instrucciones equivocadas a otras instituciones financieras, administrativas o sociales, tal vez, pero no veo que haya dado una orden equivocada a las fuerzas armadas.

-¿Tenemos el ejército que merecemos?

-No obstante que soy un militar en calidad de retiro, yo diría que sí. Es un ejército que responde a quien nos manda, pero también, responde a quienes servimos y de donde provenimos.

-General, con el respeto que me merece ¿Tenemos un ejército de juguete con tanquecitos del años de la canica?

-Tenemos el ejército que el país requiere. No somos un país imperialista que tiene una economía muy fuerte y poderosa que le permita tener ejércitos poderosos y costosos

-¿Un ejército resulta muy costoso para la economía nacional?

-Los ejércitos son muy costosos. El equipo de las armadas resultan muy costosos, portaviones, submarinos, barcos, son sumamente costosos, así como la fuerza aérea es muy costosa con aviones que valen una fortuna.

-¿En nuestras Fuerzas Armadas estamos en pañales todavía?

México no tiene el potencial económico para sostener un ejército de esos. ¿Se quiere un ejército a cambio de la ausencia de escuelas, hospitales, caminos, presas?

-¿Independientemente que México sea un país pacifista por naturaleza, en caso de un conflicto armado mundial nos defenderemos con resorteras?

-En México, históricamente hemos sufrido agresiones e invasiones y no por eso contemplamos más guerras. De darse una situación como la que me plantea, defenderemos nuestro territorio haciendo uso de todos nuestros recursos.

-¿Qué sintió ser Director General del Heroico Colegio Militar, su alma meter?

Una satisfacción muy grande, dirigir a dos mil 446 cadetes y tener a esas inteligencias en las manos de uno, uff, fue una responsabilidad enorme porque era ver hacia donde encausar a jóvenes llenos de vitalidad e inteligencia.

-¿En los planteles de educación militar se respetan los valores?

Esa fue una de las principales tareas y encomiendas del alto mando, al grado tal que le propuse al entonces Director General de Educación Militar para que en todos los planteles de educación militar se llevaran a cabo simposios para Educar los Valores.

-¿Cuál ha sido el mejor Secretario de la Defensa Nacional que hemos tenido?

-Han habido varios como el general Joaquín Amaro, el general Félix Galván López, el general Antonio Riviello Bazán y cómo olvidar a Marcelino García Barragán.

-¿A lo mero macho le hubiera gustado ser Secretario de la Defensa Nacional…?

-Sin permitirnos la oportunidad de concluir la pregunta, su tono de voz es más fuerte y clara, con énfasis responde: “Por supuesto que había la aspiración, era uno de mis objetivos, existía la posibilidad pero no se logró…

-¿Por qué no lo dejaron llegar?

Siendo presidente de la República Felipe Calderón, me invitó a platicar en Los Pinos me pregunta ¿Genaro García Luna anda en malos pasos?, le dije: “Sí señor presidente, no lo puedo evitar pero es mi verdad”.

-¿Se enojó porque le revelaba cosas negativas de su gran amigo?

-Felipe Calderón al escuchar mi verdad, de inmediato se levantó de su escritorio, con voz tajante me exigió que le presentara mi respuesta por escrito, cosa que procedí de inmediato, era una orden del entonces jefe supremo de la Fuerzas Armadas.

-¿Qué sintió estar detenido en el penal federal de Almoloya como represalia a lo expuesto ante el presidente de la República?

-Intempestivamente, la voz del destacado militar, se le quiebra, con un nudo en la garganta trata de responder, en sus ojos se asoman un par de lágrimas, mismas que limpia muy discretamente con los dedos de su mano derecha y responde-: “Estar en esos lugares es una experiencia que, desde luego, dura pero que arroja mucho y aprendí mucho”

-¿De verdad se aprende algo en un penal de alta seguridad?

-Aprendí a observar y ver quiénes eran los detenidos, cuál era el perfil de cada uno de ellos, la cantidad de gente inocente que ahí caía, el trato, la conducción y cómo tratan de arrancarle el pudor a uno y cómo convierten a las personas que están adentro en totalmente más antisociales.

-¿Una auténtica ley de la selva?

En el módulo donde estuve, el Centro de Observación y Clasificación, había orden. Ahí permanecí durante todo el tiempo en el pasillo 1, celda 7, aunque continuamente nos cambiaban de celdas, pero estábamos totalmente aislados.

-¿Un auténtico calabozo?

-En cada celda había una reja que no se abría para nada, lo que resulta totalmente difícil para fugarse de una prisión de este tipo, claro, si es que no hay colusión entre los custodios y autoridades internas.

-¿A usted le pusieron vigilancia especial?

-Al principio si, sobre todo cuando íbamos a los juzgados

-¿Qué pasaba por su mente la primera noche en calidad de detenido?

-La primera noche la pasé en la SIEDO, estaba totalmente sumergido en la confusión.

-¿Su detención fue arbitraria y con lujo de violencia?

-Yo venía de Cuernavaca, al día siguiente tenía un desayuno con don Javier Olea, el padre de los Olea y con Humberto Hernández Haddad, quien ahora es subsecretario de Turismo. Eran como las siete y media de la noche y al entrar a la unidad habitacional donde tengo un departamento, aquí en la Ciudad de México, nos intercepta un auto y se bajan dos oficiales de la policía judicial militar.

-¿Lo agredieron?

-No para nada, uno de ellos me dice: “Mi general, con todo respeto, somos agentes de la policía judicial militar y tenemos esta orden de localización y presentación en la SIEDO”.

-¿Usted puso resistencia a ser detenido?

-No, les digo que adelante. Me bajan del vehículo donde yo venía y me suben al auto donde ellos viajaban.

-¿Le permitieron hacer alguna llamada en esos momentos?

-Sí, me dijeron que podía hacer todas las llamadas que pudiera y quisiera.

-¿Para quién fue esa primera llamada?

-Para mi esposa, después a un abogado y la tercera fue a Humberto Hernández Haddad para ofrecer disculpas dado que ya no podría estar con ellos en el desayuno por lo que me acababa de suceder. Eso fue todo.

-¿A lo mero macho, lo trataron con respeto?

Sí, con mucho respeto. Me llevan primero con el médico de la policía militar para una revisión y de ahí a la SIEDO.

-¿Le hicieron saber cuáles eran los cargos que le imputaban?

-No, pero yo sabía perfectamente de dónde venía todo y porque venía. Esa misma noche el Ministerio Público dio lectura a una sarta de babosadas.

-¿Algo que usted ni siquiera había declarado?

Obviamente negué todo y pensé hacia dentro de mí… ¡¡Esto es tan absurdo que no va a costar más trabajo, pensé de inmediato que todo se arreglaría cuando concluyera la administración de Felipe Calderón y así fue!!

-¿De qué lo acusaban?

-Me acusaban de que Arturo Beltrán Leyva me daba cinco millones de dólares por conocerme, que supuestamente en el estacionamiento de Perisur me había reunido con el “Azul”, y que además era mi compadre y que me llevaría a una casa del Pedregal para encontrarnos con Arturo Beltrán Leyva.

-¿Eso era todo?

¡¡No!!, sino que también me dijeron que Edgar Valdéz “La Barbie”, me iba a dar 50 mil dólares mensuales y que yo era amigo de “El Chapo” y del Mayo Sambada. Caray!!, entonces yo era el bueno, “el capo de capos”.

-¿La furia presidencial se desató por haber tenido el valor de descubrir a García Luna?

Estando en el arraigo averigüé, a través de un amigo, que había participado en un evento académico organizado por la Fundación Colosio en San Luis Potosí, en donde se trataba de diseñar líneas de acción para combatir el narcotráfico, dí mi opinión y fue algo que hizo mucho ruido, no les gustó pero nada y me dicen que tanto García Luna como Galván Galván, le dijeron al presidente que yo era un peligro para ellos.

-¿Un pretexto más para ordenar su detención y encarcelarlo?

-Así es, deciden encarcelarme con la autorización del propio presidente

-¿En que va terminar su asunto, interpondrá demanda contra Felipe Calderón ya que no es presidente?

Mire Edmundo, entiendo muy bien su pregunta ¿En qué me podría beneficiar decir que Felipe Calderón es un tipo nefasto e inhumano? Quizás, optaría y en caso dado, interponer una demanda por el daño moral hecho a mi persona.

-¿Sería echarle más leña al fuego?

-Insisto, ¿Pero demandar por demandar a quién?

-¿Cuenta con abogados que lo asesoren?

-Sí, quizás, ellos tengan una película más clara que yo en el aspecto penal y legal.

-¿Fue una manera de evitar que usted llegara a ser Secretario de la Defensa lastimándole a usted y al ejército?

-No solamente denostó al ejército sino a mí en lo personal, a mi familia y también a mis amigos. Usted lo dijo a la perfección, nos lastimó terriblemente a todos

-¿Borrón y cuenta nueva?

-No por supuesto que no y menos de parte mía.

-¿Qué es lo que necesita un destacado militar como como usted para exigir justicia por el terrible daño que le hicieron?

-Es que no tengo los recursos para estar pagando abogados ni el poder político, económico y ni de ninguna otra índole para enfrentar eso.

-¿Pero usted tiene a su favor la ley…?

…Mire Edmundo, desafortunadamente sabemos cómo se maneja todo, y la verdad, ya quiero estar en paz después de todo lo que pasé, ni tampoco tengo ya el humor para estar asistiendo a declaraciones y todo eso

-¿En México, en lugar de impartirse justicia se reparte miseria?

Sí, en buena medida sí. En México en lugar de impartirse justicia se reparte miseria. Es lo que hemos padecido desde la conquista: la injusticia. La justicia en el marco de la seguridad nacional ocupa un espacio muy amplio, y dentro de la justicia social, la penal.

-¿Cómo agregado militar en Estados Unidos, usted recibió elogiosos comentarios por su desempeño por parte del Secretario de la Defensa de ese país ¿Cómo es posible que con el poder presidencial mexicano lo encarcelan así porque sí?

Ese fue el pan nuestro en ese sexenio y más instigado por el propio García Luna que por el propio Felipe Calderón. Ese era el pan nuestro, y así como me sucedió a mí, a quien se les atravesara en el camino o se interpusiera a sus intereses, en el mejor de los casos, lo encerraban, desgraciadamente, la gran mayoría no tuvo la suerte de ser encerrados y su final fue desaparecerlos.

-¿Si la Corte de Estados Unidos le solicitara aportar información sobre García Luna lo haría?

Claro que ratifico lo que dije sobre él. Desafortunadamente, no tengo las pruebas. Hice un escrito en el que  me auxiliaron algunas personas cuando Felipe Calderón me pidió por escrito lo que le había dicho sobre García Luna, de ese informe, me quedé con una copia…

-¿Y qué sucedió?

-Se la llevaron cuando saquearon mi casa, me robaron todos mis documentos y computadora…

-¿Se atrevieron a eso…?

No solamente saquearon mi casa, sino también las casas de mis hermanas y familiares, destruyeron muchísimas cosas.

-¿Quiénes?

Agentes de la policía federal enviados por Genaro García. ¿Ahora me entiende? ¿Cómo voy a emprender una aventura sin pruebas? ¿Qué pruebas y elementos voy a presentar?

-¿Le parece poco la prueba tajante de que estuvo detenido injustamente, qué más necesita?

Una mecánica para hacer efectivo ese proceso. Dígame usted ¿Cómo demando y a quién demando?

-¿Se va a quedar con los brazos cruzados?

-Mire Edmundo, soy un hombre de la tercer edad, me siento ya muy cansado. Lo que viví no se lo deseo a nadie… ni a mi peor enemigo!!!. Quizás, tendría que platicarlo con mis abogados para que me digan cuál sería el camino y cuáles son las posibilidades de éxito.

-¿Cómo ve la impartición de justicia en la actual administración?

-El Presidente López Obrador expresó que me conoce, que soy una persona seria y responsable.

-¿Lo conoce?

.No, nunca he tenido una comunicación estrecha con él, ojalá y la tuviera.

-¿Se ha denigrado la imagen del ejército construyendo aeropuertos?

No, eso no es verdad. El presidente López Obrador ha recurrido mucho a los ingenieros  militares en cuanto a obras…

-¿Cómo simples albañiles?

-No, como albañiles no, sino como administradores y dirigentes en las obras porque, precisamente es donde se daba la corrupción y la utilización de material de mala calidad. El presidente no tiene a quien más recurrir. Los soldados no están pegando tabiques en Santa Lucia. El General Vallejo está como Director General de la obra, él, a su vez, subcontrató a empresas especializadas en eso.

-¿Simplemente acata una orden presidencial y es disciplinado?

-Está llevando a cabo una tarea con pleno conocimiento, honradez y eficiencia.

-¿Es tan fácil borrar la corrupción en un solo sexenio?

-No y no. Es una cosa estructural. Desafortunadamente, hablábamos hace rato de las virtudes que se perdieron. No nos enseñan virtudes en las aulas. Recordemos que Luis Echeverría quitó la materia de civismo de las escuelas, cuando muchos piensan que fue Carlos Salinas de Gortari. Desde aquellos años dejamos de recibir educación en valores y virtudes

-¿Cuál ha sido el mejor presidente que ha tenido México?

Uff, que pregunta tan difícil me hace… Bueno, recuerdo con agrado a don Adolfo López Mateos, a don Adolfo Ruiz Cortines, a Gustavo Díaz Ordaz y el general Lázaro Cárdenas, así como a los estadistas Plutarco Elías Calles, don Porfirio Díaz, y por supuesto don Benito Juárez, el primer gran estadista.

-¿José María Morelos y Pavón hubiera sido un gran presidente?

Indudablemente, un gran estadista e independiente pero las circunstancias truncaron su vida.

-¿Qué opinión le merece el actual presidente?

Es un líder que se está esforzando por transformar a nuestro país, en cuanto a la corrupción y la recuperación del patrimonio nacional.

-¿A lo mero macho, cree usted que pueda con el paquete?

-Le dejaron un paquetazo enorme y está afectando intereses muy poderosos y arraigados en nuestro país. Intereses muy poderosos desde dentro y fuera de México.

-¿Tenemos al presidente que México merece?

Como íbamos, íbamos derechito al precipicio y a la desintegración como nación

-¿Ya cualquiera puede ser presidente de la República?

-Pues no cualquiera. Hemos tenido presidentes brillantes, otros cultos y otros incultos..¿y?

-¿Existe el peligro que se pueda repetir el caso Obregón o Kennedy en México?

-Esa es una posibilidad que existe, la cual espero y deseo no suceda porque está afectando muchísimos intereses.

-¿Pero si él mismo no quiso la protección del Estado Mayor Presidencial y mejor lo desapareció?

-Pues es su forma de ser y se debe de respetar

-¿Pero ya no es un simple ciudadano Andrés Manuel López Obrador, sino Presidente de los Estados Unidos Mexicanos y le pertenece al país?

-…-Sin darme la oportunidad de terminar de formular pregunta me dice: “Pues así piensa el presidente, dígame usted, ¿Que quiere que yo haga”? Estoy seguro que cantidad de personas militares y no militares se lo han dicho una y mil veces y ni así entiende.

-¿Pero no está enojado verdad?

No, pero el presidente es así.

-¿Fue un simple capricho haber desaparecido el Estado Mayor Presidencial?

El Estado Mayor Presidencial llegó a un grado en que hubiera sido mejor el cambio de personas.

-¿El cuerpo de seguridad del actual presidente cuenta con la misma logística con la que operaba el EMP?

El presidente cuenta con el apoyo de un grupo ayudantes militares que planea sus actividades y viajes.

-¿Lo mismo pero con otro nombre?

-Ya no se llama Estado Mayor Presidencial pero con funciones muy parecidas

-¿A que Tomás Ángeles prefiere: al ex subsecretario de la Defensa Nacional, al agregado militar en Estados Unidos, al ex director del Heroico Colegio Militar o al hombre?

-Al mexicano que ama a México.

-¿Cómo es el Dios del General Tomás Ángeles?

uff que pregunta…

-¿Los militares también creen en Dios?

Claro, somos parte del pueblo y somos seres como cualquier persona. Creo en un altísimo Dios, creo en Jesús su hijo, en la Virgen María, en los Ángeles, en los Arcángeles y todas esas energías de luz.

-¿En que no cree?

En los Papas, no creo en los Cardenales, no creo en los Arzobispos porque no siguen fielmente lo que nos enseñó Cristo: la humildad.

-¿Escribirá sus memorias?

Jamás me habían hecho una entrevista como esta y reconozco tu agudeza. Me lo han sugerido mucho pero tocó vivir una etapa muy fea y oscura de nuestro país.

-¿Tiene temor de un atentado?

-Tengo descendientes y estoy seguro que a quienes haría alusión, son gentes que ahí están, tienen poder económico y político suficientes.

-¿A que le tiene miedo?

-A nada ni a la muerte y por eso estoy libre

-¿No tiene nada de que arrepentirse?

-Uff, de algunas barbaridades sí…

-¿Cómo qué?

-Desde hace rato me pregunto: ¿acaso usted es sicólogo? En el ejercicio de la función y en aras de garantizar la tranquilidad y la paz de nuestra sociedad…

-¿Mató a alguien?

-No, yo no soy un asesino. A lo que me refiero, es que fui muy estricto y hasta severo con mis subordinados

-¿General, muchas gracias por su tiempo, desea agregar algo más?

-El agradecido soy yo por platicar con Edmundo y quiero recordarle que la grandeza de un hombre se mide por lo que trae y no por la estatura ni por la edad. Me gustaría mucho tener tu estatura y tu IQ mi querido Edmundo.

Categorías
OPINIÓN Reportaje

MEXICANOS EN NUEVA YORK RECUERDAN EL 11 DE SEPTIEMBRE

Diego Ortiz

 Nueva York.- A 19 años de los atentados terroristas del 11 de septiembre en Nueva York, mexicanos que vivieron aquellos episodios recordaron los hechos, las lecciones que les dejo la tragedia y la comparación con lo ocurrido con la pandemia del Covid-19 en la Gran Manzana.

Lorena Lucero, activista mexicana en Nueva York y quien en 2001 era una niña, recordó aquellos días difíciles y lo que alcanzaba a comprender respecto a la caída de las Torres Gemelas, los miles de muertos y heridos.

En entrevista con The Exodo dijo que la gran lección de lo ocurrido hace 19 años es que el tema de la pandemia del Covid-19 no se repita el ocultamiento de cifras de los paisanos que fallecieron como ocurrió en los atentados terroristas.

Cuestionada por las cifras que el Consulado de México en Nueva York informó sobre que sólo murieron 764 mexicanos en esa ciudad, dijo que dichas cifras no corresponden con la realidad, porque se trata sólo de los casos de familias de los fallecidos que solicitaron algún apoyo a la sede consular.

“Debemos empezar a contar a nuestros muertos en Nueva York y hacerlo bien. No queremos que se repita lo del 11 de septiembre de 2001 cuando murieron muchos mexicanos y nadie los contó, nadie les guardó luto, muchos eran indocumentados que trabajan en áreas de limpieza, mantenimiento, repartiendo comida en las Torres Gemelas”, expuso.

“Muchos de nosotros éramos chamaquitos cuando ocurrieron los atentados del 11 de septiembre del 2001 en Nueva York. Ahí murieron muchos mexicanos y nunca supimos cuántos, nadie tomo una lista, nadie hizo eso. Para nosotros es importante que eso no se repita”.

“La muerte de estos mexicanos en Nueva York a causa del Covid va impactar las comunidades mexicanas por años. Se puede casi eliminar a una generación de migrantes, sobre todo a las personas entre 60 y 70 años, que son los que más están muriendo, que son de las primeras generaciones que llegaron a Nueva York y mi temor es que serán los más impactados”, dijo la abogada de origen poblano.

Indicó que frente a las cifras “oficiales” que ha presentado el Consulado en Nueva York, que contrastan con testimonios de familiares, publicaciones en redes sociales y en plataformas como Gofundme, organizaciones y activistas en Nueva York realizan un censo sobre el número real de mexicanos muertos de Covid-19. “Esa es la gran lección del 11-9 y las Torres Gemelas”, apuntó la activista.

Erasmo Ponce, el llamado “Rey de la Tortilla” en Nueva York, recordó lo ocurrido hace 19 años. “Aquella mañana de los atentados el viajaba en avión desde Nueva York hacia Los Ángeles, por lo que fueron desviados a Chicago”.

“Regrese tres días después a mi casa y todavía salía humo de los escombros de las Torres Gemelas. Fue dramático, había escombros, miedo, ambulancias, zonas restringidas a la circulación, historias de heroísmo, un caos, pero lo que está ocurriendo ahora no tiene comparación”.

Sin embargo, dijo que la pandemia que azotó a Nueva York y en donde murieron 32 mil personas en esa ciudad, de ellos casi un millar mexicanos, no se compara con los atentados terroristas.

“La pandemia es 10 veces más grave  de lo que ocurrió el 11 de septiembre porque toda Nueva York fue la zona cero, con 2,753 personas muertas oficialmente frente con los más de 32 mil muertos que dejo la pandemia en la Gran Manzana”, indicó.

Ponce quien emigró hace casi 40 años a Nueva York y literalmente amasó una fortuna con las tortillas, dijo que de lo que está ocurriendo con millones de paisanos, muchos de ellos sin documentos, sin trabajo, sin apoyos gubernamentales.

Categorías
OPINIÓN Reportaje

«SI NO COSECHAMOS QUE COMEN LOS GRINGOS, DURANTE LA PANDEMIA»: JORNALERA MEXICANA

Diego Ortiz-The Exodo

Oxnard, California.- “Aquí andamos a pesar de nuestras preocupaciones con todo esto que está pasando con la infección de la enfermedad del coronavirus, aquí andamos haciendo todo el esfuerzo para poder enviar comida de  todos los que lo necesitan en Estados Unidos”, señala María, jornalera agrícola nacida en Michoacán.

Se quita el paliacate azul para tomar un poco de agua. Ella al igual tres millones de jornaleros, mujeres y hombres continúan trabajando, no hacen cuarentena.  Fueron considerados en esta emergencia y pandemia por el gobierno de Estados Unidos como trabajadores “esenciales” para poder garantizar el abasto de alimentos.

“Si no trabajamos, sino sembramos, si no cosechamos, si no empacamos las verduras, la fruta, la comida, quién lo hará. Quién hará para que coman los más de 300 millones de estadunidenses. Los gringos acá no se meten, sólo anda acá cuando hay redadas para buscar a quienes no tenemos papeles”, señala la jornalera de 30 años y oriunda del pueblo de Tres Mezquites, Michoacán.

En los campos de fresa del condado de Ventura en California,  la jornalera mexicana lamenta que sus patrones no los han dotado de cubre bocas, guantes, gel desinfectante, ni siquiera jabón, ni mucho menos servicio médico para prevenir cualquier contagio.

“Hay preocupación por todo lo que está pasando, pero aquí los patrones, los capataces al parecer piensan que porque somos indocumentados, porque somos mujeres, porque somos mexicanas, no nos vamos a contagiar de coronavirus. Si nos enfermamos, ya nos chingamos, porque no tenemos ni seguro de desempleo, ni seguro médico”.

María, quien vive en Oxnard con su esposo y dos hijos ya nacidos en Estados Unidos, hace una pausa para tomar agua. Voltea a su alrededor y aprecia las decenas de hectáreas que quedan pendientes en la pizca de la fresa. “Esperamos que cuando termine la pandemia no nos vayan a deportar, que no empiecen con las redadas. Aquí en la comunidad hay mucha solidaridad, nos han regalado comida, han venido médicos para revisarnos, pero el gobierno de Trump no deja de fregarnos”.

Dijo que sin seguro de desempleo, sin ayuda del gobierno durante la pandemia y siempre con la preocupación de ser deportados, no se puede dar el lujo de estar en cuarentena. Ella trabaja por contrato, pero en el caso de la pizca de la fresa le pagan dos dólares por una caja de 8 libras o 13 dólares por hora.

Irene Barraicua, de la organización Líderes Campesinas, expuso que no se valora la importancia del trabajo de las mujeres y jornaleras en los campos de Estados Unidos y que sólo en esta emergencia por la pandemia se les considero, junto con los hombres, como trabajadores “esenciales” para  no deportarlos y garantizar el abasto de alimentos en el país.

Dijo que en todo Estados Unidos trabajan alrededor de 3 millones de jornaleros y jornaleras agrícolas, de los cuales se estima que el 60 por ciento carecen de un estatus migratorio. De los 3 millones más de  400 mil están en California, que es la quinta economía del mundo, la cual dependen en gran medida del trabajo de los campesinos mexicanos.

Los estados con el mayor número de trabajadores agrícolas son California, Texas, Washington, Florida, Oregón y Carolina del Norte.3

De los 3 millones de jornaleros agrícolas, más de un millón son mujeres. Se calcula que el 75 por ciento son mexicanos. Más del 60 por ciento, por su situación migratoria, no cuentan servicio médico, seguridad social, seguro de desempleo y en promedio ganan alrededor de 11 mil dólares al año, el salario más bajo sólo por detrás del servicio doméstico, ello de acuerdo a la organización Student Action with Farmworkers (SAF).

www.theexodo.com

Categorías
OPINIÓN Reportaje

MUJERES MIGRANTES REGALAN CUBREBOCAS A POLICIAS DE NUEVA YORK

Diego Ortiz-The Exodo

Staten Island, Nueva York.- En esta parte de Nueva York, una de las más conservadoras y en donde la comunidad anglosajona y las autoridades policiales han mantenido un rechazo y desprecio a los migrantes mexicanos, en medio de la pandemia del Covid-19 se empezaron a derrumbar esos prejuicios raciales por medio de una iniciativa del centro comunitario “La Colmena”.

María Melquiades y Maribel Torres, entre otras, mujeres mexicanas, migrantes que perdieron sus empleos como niñeras o limpiando casas, por su estatus migratorio no pudieron acceder a beneficios gubernamentales y decidieron empezar a coser literalmente una forma de ganar dinero mediante la confección de cubre bocas para mantener a sus familias y ayudar a otros trabajadores esenciales.

La directora de La Colmena, Yesenia Mata, destacó que se pensó también entregar los cubre bocas hechos a mano a trabajadores migrantes, policías, rescatistas, choferes de autobuses y enfermeras. “A los primeros que se entregaron esta semana fue a los policías y choferes de Staten Island”.

“Es algo inédito en medio de la pandemia.  Staten Island es la zona más conservadora, más antiinmigrante, donde los anglosajones y las autoridades ven con recelo y rechazo a los migrantes. Pues ahí, estas mujeres mexicanas fueron a donar los cubre bocas fabricados por ellas a los policías y choferes”.

En entrevista con The Exodo apuntó que una de las pocas cosas buenas de la pandemia es el espíritu de solidaridad. “Se está encontrando la gente y están peleando contra esa retórica en contra de los migrantes. La comunidad está cambiando totalmente y ya no vamos a dejar que esa retórica nos siga separando. En la isla no quieren a los inmigrantes y ahorita eso está cambiando”.

Yesenia Mata, hija de migrantes de San Luis Potosí, expuso lo que comentaron los policías cuando recibieron los cubre bocas: “No nos podemos entender por el idioma, pero lo cierto es que el amor es un lenguaje que sí podemos entender y aquí hay mucho amor y muchas buenas personas como estas mujeres”.

Los policías les regalaron a las mujeres un reconocimiento y les llamaron “esenciales” porque su trabajo es valioso para Nueva York.

www.theexodo.com

Categorías
OPINIÓN Reportaje

LA BRUTAL RUTA MIGRATORIA POR MÉXICO: 31% DE MUJERES ABUSADAS SEXUALMENTE

Médicos Sin Fronteras-The Exodo 

La brutal ruta migratoria que es cruzar por México donde cada año aproximadamente 500 mil personas huyen de la violencia extrema y la pobreza en El Salvador, Honduras y Guatemala, para encontrar en territorio mexicano a grupos del crimen organizado, coludidos con autoridades, que asaltan, secuestran, extorsionan y violan a los centroamericanos que se dirigen a la frontera norte.

En un estudio de la organización Médicos Sin Fronteras se expone que los elevados niveles de violencia en la región, conocida como el Triángulo del Norte de Centroamérica, son comparables a los de las zonas de guerra. Para  los centroamericanos que han sido forzados a abandonar sus hogares, su historial de traumas a menudo se ve agravada por un continuo patrón de violencia e injusticia en los caminos que les llevan hacia el norte.

La victimización de los migrantes es común, pues sufren robos, agresiones sexuales y tortura a manos de los traficantes, e incluso son abusados por parte de funcionarios gubernamentales responsables de proteger a las personas.

Para las personas que huyen de Guatemala, Honduras y El Salvador, los países del Triángulo del Norte de América Central (TNAC), los asesinatos relacionados con pandillas, los secuestros, la extorsión y la violencia sexual son situaciones cotidianas.

“Los centroamericanos que huyen de la violencia a menudo enfrentan más de lo mismo en la ruta migratoria a través de México”, añade la organización que expone que el 39 por ciento de los pacientes encuestados informaron que los ataques o amenazas en sus lugares de origen fueron su razón principal para huir.

Asimismo el 68 por ciento de los pacientes encuestados fueron víctimas de violencia mientras estaban en tránsito a través de México y lo que es más grave es que el 31 por ciento de las mujeres encuestadas fueron abusadas sexualmente a lo largo del trayecto.

“Es la cuarta vez que trato de cruzar México, pero esto no había pasado antes”, asegura una mujer de 35 años procedente de Honduras. “Esta vez vine con mi vecino, y fuimos capturados por un grupo de delincuentes. Lo peor es que ellos también eran de Honduras. La Policía Federal era su cómplice y nos entregaron a los miembros de esta banda. A mí me violaron. Me pusieron un cuchillo en el cuello, así que no me resistí. Estoy avergonzada de decir esto, pero hubiera sido mejor que me hubieran matado”.

El informe «Forzados a huir del Triángulo Norte de Centroamérica, una crisis humanitaria desatendida», examina los datos médicos, encuestas a pacientes y testimonios recopilados por los equipos de MSF durante dos años de atención médica directa.

Se añade que Reynosa, una ciudad fronteriza que alberga a más de 600 mil personas y se ubica en Tamaulipas, a las orillas del Río Bravo, es una parada de descanso común para muchos migrantes centroamericanos que esperan ingresar a los Estados Unidos.

También es una de las ciudades más violentas de México, afectada por un conflicto entre cárteles criminales que compiten por el territorio. La presencia de militar en las calles hace poco para aliviar la tensión, que tiene un alto costo psicológico, tanto para los residentes permanentes como para los migrantes que pasan por allí.

De acuerdo a la organizaciones como el Movimiento Migrante Mesoamericano, la situación en México se ha recrudecido en contra de los centroamericanos por el uso de la Guardia Nacional que ha reprimido y frenado el éxodo de migrantes, lo que ha derivado en redadas, prohibición de libre tránsito y con ello el fortalecimiento de las redes de traficantes y “coyotes” que se traducen en mayores riesgos de asalto, secuestros, extorsiones y violaciones.

www.theexodo.com

Categorías
OPINIÓN Reportaje

1ER INFORME: HEROES VIVIENTES Y OTROS DATOS DE DEPORTACIONES

TAL CUAL

Diego Ortiz

Ahora nuestros paisanos en Estados Unidos son “los héroes vivientes” de acuerdo al presidente Andrés Manuel López Obrador quien en el marco de su Primer Informe de Gobierno del Presidente Andrés Manuel López Obrador destacó el respeto mutuo que existe con su homologo de Estados Unidos, Donald Trump, así como subrayó la defensa a de los migrantes mexicanos en el país vecino ante posibles violaciones de derechos humanos.

“Hemos procurado que la relación bilateral con Estados Unidos se conduzca con base al respeto mutuo, la cooperación para el desarrollo y la soluciones negociada», dijo el mandatario desde Palacio Nacional.

Ni una mención a los miles de mexicanos deportados en los últimos meses por el gobierno de Estados Unidos, ni de las redadas que separan familias, que dejan a niños de origen mexicano en el abandono o al cuidado de instituciones públicas, ni un dato del maltrato, del aumento de las agresiones y crímenes de odio alentadas de la Casa Blanca. Puro amor y paz.

Eso si se presumió, como logro de gobierno, cabe decir como también en su momento lo hicieron los gobiernos del PRI y del PAN, el envío de remesas por parte de nuestros paisanos que viven y trabajan en Estados Unidos.

López Obrador subrayó que la aportación que hacen los “héroes vivientes”, que son los migrantes mexicanos, quienes en los primeros seis meses del año enviaron remesas a sus familiares 16 mil 845 millones de dólares, el monto más alto que se ha registrado en toda la historia del país. “Las  remesas son la principal fuente de ingresos de México, aquí sí yo lo promuevo”, presumió.

Apenas hace algunas semanas, lideres migrantes de estados como Michoacán y Tlaxcala, denunciaron y lamentaron que el gobierno federal haya detenido los recursos para el Programa 3×1, que apoya iniciativas para proyectos que contribuyan al desarrollo de sus localidades en México, mediante la aportación de los tres órdenes de gobierno y las remesas enviadas por ellos.

También otros datos señalan que cada semana miles de mexicanos son deportados desde Estados Unidos. La Casa de Migrantes en Matamoros, informó que a partir de julio se ha detectado, sólo en esa frontera con Brownsville, Texas, más de cien deportados al día. Ello sin contar otras garitas más transitadas como Tijuana, Mexicali o Ciudad Juárez. Hablamos de miles cada semana.

A nivel nacional, de enero a mayo se registraron un total de 89 mil 185 “repatriaciones” de mexicanos por no llamarlas por su nombre “deportaciones”. Es decir, la tendencia más alta en los últimos tres años.

Los otros datos que no se mencionaron en el Primer Informe fueron la creación de la “Border Patrol” mexicana vía la Guardia Nacional y la Policía Federal que han superado, junto con el Instituto Nacional de Migración, así como la presión de Donald Trump al gobierno mexicano, todos los records en deportaciones de centroamericanos desde México.

En abril, casi 15 mil migrantes fueron deportados desde México, un incremento de los casi 9 mil 100 deportados en marzo, de acuerdo a datos de la Secretaría de Gobernación. El conteo mensual se incrementó aún más en mayo. En los últimos dos meses, el gobierno de López Obrador deportó un 67 por ciento más de personas migrantes que la cantidad deportada por su predecesor, durante este mismo periodo en 2018.

Ello sin mencionar las otras historias de africanos y haitianos maltratados por Policías Federales en Tapachula, Chiapas en estas últimas semanas que piden declarar al gobierno mexicano “emergencia humanitaria”. Sumado a los miles centroamericanos, principalmente mujeres y niños “asegurados” y “repatriados”, como dicen los boletines oficiales, por parte de la flamante Guardia Nacional en el lado mexicano del muro fronterizo de Trump. Tal Cual.

Categorías
OPINIÓN Reportaje

MARATONISTAS EN MEXICO: LOS OTROS MIGRANTES AFRICANOS

Luis Carlos Rodríguez

The Éxodo

Hillary Kipchirchir Kimayo  empezó a correr a los cinco años de edad en una aldea de Kenia. A los ocho años, al igual que la mayoría de sus compañeros de escuela, ya corría 20 kilómetros al día. Vivió en la pobreza extrema y fue albañil antes se convertirse en atleta. Arribó a México en 2007.

Ha ganado tres veces el Maratón de la Ciudad de México y decenas de competencias en el país y en mundo. El junto con cientos de deportistas son la otra cara de la migración de africanos a México que corren todo el año para sobrevivir, para enviar dinero a sus familias.

Al margen de la crisis humanitaria en que se encuentran actualmente alrededor de 3 mil africanos en Chiapas y otros miles en ciudades fronterizas del norte de México, en espera de una visa humanitaria, desde 1998 inició este éxodo de atletas nigerianos y kenianos. El registro es el  triunfo en el Maratón de la Ciudad de México de ese año de Simón Biwott.

Migrantes africanos en la estación migratoria Siglo XXI de Ciudad Hidalgo, Chiapas. Foto: María de Jesús Peters. Quadratin, Chiapas

Desde entonces cientos de maratonistas han arribado a nuestro país y su lugar de residencia es  Toluca, Zacatecas, Ciudad de México y Guadalajara. Lugares donde entrenan diariamente en espera del calendario de maratones en México y el mundo para competir.

“Gané primer maratón en Sinaloa en 2007. Gané un automóvil que costaba como 100 mil pesos, son como un millón de pesos en mi país y pensé en que iba comprar unas vacas para tener leche y venderla, construir una casita y comprar también un automóvil allá en Kenia”, recuerda Hillary Kipchirchir, quien reconoce que la mayoría de los africanos que estamos en México “corremos para sobrevivir, para ganar, para ayudar a nuestras familias”.

Kenianos y etíopes son los reyes de los maratones en México, como el de la edición 37 de la Ciudad de México,  donde ganaron los oriundos de  Kenia, Duncan Maiyo, en la rama varonil y Vivian Kiplagat rompió el récord en la femenil. Cada uno premiado con 550 mil pesos.

Desde hace 30 años que inició este éxodo de africanos en México, han ganado la mayoría de las competencias y se han arraigado a México.

El presidente de la Federación Mexicana de Asociaciones de Atletismo, Antonio Lozano, ha señalado que la presencia de este grupo de atletas africanos ha sido positiva para fomentar una mayor competencia y preparación de los mexicanos, además que han encontrado un “modus vivendi” ya que participan en maratones de todo el mundo. Lo mismo en Chicago, que en Boston, Nueva York o la Ciudad de México.

Contra las indicaciones de médicos o entrenadores, los corredores africanos compiten todo el año con el afán de ganar más premios. El caso de Hillary Kimaiyo quien en  2014 corrió 12 maratones para cubrir una deuda de dos millones de pesos con el banco, que le prestaron para construir un edificio de departamentos en su natal Kenia.

La Ciudad de Toluca, por su altura, se ha convertido en la “Nairobi Mexicana” para muchos de estos atletas africanos. Más de un centenar viven ahí y son solidarios entre ellos, cuando alguien gana un premio apoya a quien tiene necesidades.

“Personalmente, yo sé de más de 100 viviendo en Toluca, hay buena comunidad,” dice Evanson Moffat, un empresario keniata que ha vivido en el país desde hace 17 años, en entrevista con ESPN Digital. “Toluca es como Nairobi. Por eso quieren estar acá los corredores.”

El Valle de México se encuentra a más de 15 mil kilómetros de Nairobi, la capital de Kenia. De las últimas 21 ediciones del Maratón de la Ciudad de México, 15 han terminado con victorias para nacidos en Kenia.

“Vivimos para competir, y competimos para vivir,” dice Simon Kariuki Njoroge. El corredor keniata de 36 años de edad ha terminado dos veces en los primeros cinco lugares del Maratón de la Ciudad de México. En su carrera, ha conquistado 20 maratones – la mitad de esos han sido en este país. “Entre más gano, más puedo viajar, más puedo competir y seguir adelante,” dice.

A 1,200 kilómetros de Toluca, en Tapachula, Chiapas, la historia para al menos 3 mil africanos es muy diferente, alejados de los pódium, de los reflectores, de los premios económicos. En casas de campaña, a la intemperie, con niños en brazos, sin comida, hostigados por policías federales y agentes migratorios, están en espera de una visa humanitaria que les permita llegar a la frontera con Estados Unidos.

“Yo vengo de Camerún, hay guerra ahí, nosotros escapamos. Estamos tratando de cruzar, para encontrar paz, porque en este momento en Camerún no tenemos paz», relata Vera Maringa, migrante africana a diarios locales.

Son parte del rostro más crudo de la migración extracontinental en México, de los africanos, que han cruzado por decenas de país, que han atravesado el Océano Atlántico, para lograr también el llamado “sueño americano”.

Ellos también han salido corriendo de sus países, no por una medalla, sino para sobrevivir de las matanzas, de las guerras étnicas o religiosas, de los desastres naturales, las sequías y  las epidemias.

Los  migrantes africanos que están en México en espera de una visa son miles. De acuerdo a la Unidad de Política Migratoria del Gobierno federal, de enero a abril de 2019, ingresaron a México 15 mil 236 africanos, por tierra, mar y aire.

www.theexodo.com

Categorías
OPINIÓN Reportaje

LA INDUSTRIA DE EU QUE CONVIERTE A NIÑOS Y JÓVENES EN SICARIOS

Luis Rodríguez/The Exodo

Orlando, Florida.- A menos de 5 millas de los parques de Disney en Orlando, Florida, donde los niños se toman fotografías como Mickey Mouse o las niñas sueñan con ser una princesa, por sólo 20 dólares puedes pagarle a tu hijo adolescente o menor de 18 años una clase de cómo convertirse en sicario en unos minutos, de esos que entran a una escuela estadunidense y con apretar el gatillo  asesinan a decenas de compañeros.

En medio de la reciente tragedia por la matanza en El Paso, Texas, que derivó en 22 personas asesinadas, siete de ellas mexicanos, así como 24 heridos, a manos de Patrick Wood Crusius, un joven de 21 años blanco, texano, que escribió un manifiesto “contra la invasión de hispanos” en ese estado, el auge de la venta de armas en la frontera con México y en todo Estados Unidos sigue en su apogeo.

Lo mismo en Florida, en Texas, en Arizona, Nevada o en cualquier estado de este país, la industria de las armas no da tregua y ofrece lo mismo ferias donde se exhiben y venden arsenales a jóvenes como el asesino de El Paso o existen estands de tiro con armas reales, donde niños de 12 años, y adolescentes se pueden convertir en francotiradores en una sesión de una hora por 30 dólares.

En las carreteras fronterizas de Texas, de Arizona, de Nuevo México o de California, existen miles de tiendas de armas y si se quiere una compra más discreta, más familiar, como quien va a comprar tomates, pañales o la despensa, están las más de 600 tiendas Wall Mart en el vecino país, donde a pesar de que en una de ellas ocurrió la matanza de El Paso, han dicho que no dejarán de vender armas y cartuchos.

En la carretera entre Las Vegas y El Gran Cañón, existe un lugar de comida rápida llamado “Bullets and Burguers” -Balas y Hamburguesas- que ofrece un campo de tiro privado de 12 hectáreas al aire libre, donde familias enteras, incluidos niñas y niños, pueden degustar este alimento, malteadas y disparar armas de grueso calibre en un ambiente militar al estilo de “La Tormenta del Desierto”.

“Usted tendrá la oportunidad de disparar una amplia gama de armas automáticas y armamento especial. Podrá escoger las armas que quiera dispara de su extensa colección. La selección del calibre 50 incluye el rifle de francotirador Barret, la Browning BMG (“Ma Deuce”), y la Desert Eagle. Incluso tienen armas de fuego reales utilizadas en varios éxitos de Hollywood como Terminator o Rambo II. El costo por persona, incluidos los alimentos, es de 206 dólares por persona, señala su página de Internet.

En Orlando, ubicada frente a una feria de juegos mecánicos, al lado de restaurantes de comida rápida y hoteles para turistas se encuentra “Machine Gun América” donde una amable joven rubia ofrece las opciones y paquetes para quienes buscan afinar su puntería o aprender a disparar con una AK-47, un revolver, una ametralladora, un rifle de asalto AR-15 o cualquier otra que uno se imagine.

¿Puede entrar y practicar mi hijo de 16 años?, le digo en mi inglés básico a  la encargada del negocio quien acaba de atender y dar el paso a las cabinas de tiro tres jóvenes veinteañeros anglosajones quienes ya se disponen a escoger sus arsenales.

“Por supuesto. Son 20 dólares por 30 minutos de tiro. ¿Ya han disparado antes? No hay problema, se les da un breve adiestramiento que consiste en un video de 10 minutos”, nos dice la encargada de Machine Gun América.

Claro que no tomamos la clase para convertirnos en sicarios y sólo vimos como disparaban los tres jóvenes en los stands lo mismo a una fotografía del desaparecido presidente venezolano Hugo Chávez; a otra del presidente de Corea del Norte, Kim Jong-un; una imagen de Osama Bin Laden y otra de Hitler.

En una especie de antro o discoteca, este negocio exhibe videos de mujeres modelos enfundando armas de asalto, con la bandera de Estados Unidos a sus espaldas y montadas en vehículos todo terreno, como si se tratara de una guerra. Ahí mismo se venden souvenirs como cadenas con balas reales, termos en forma de misil, camisetas con armas impresas, llaveros en forma de pistola, entre muchos otros objetos.

A unas 200 millas de ahí, en la Ciudad de San Agustín, Florida, el primer lugar donde llegaron los españoles a lo que ahora es Estados Unidos en la época la Conquista, el pasado fin de semana se realizó una Feria de Armas, Shot Show o Top Gun.

Como si se tratara de una feria escolar o kermes, hombres, mujeres, jóvenes y muchos niños, recorren los puestos donde se exhiben en un auditorio frente a una escuela miles de armas de todos calibres, desde la tristemente famosa AR-15, usada en las recientes masacres en escuelas estadunidenses, hasta bazucas y granadas. Todo en un ambiente festivo.

En esta feria donde todos sonríen, compra hot dogs y sodas mientras prueban y compran armas en familia. Aquí parece que nadie se acuerda de la reciente tragedia de El Paso ni tampoco de la llamada “Masacre de San Valentín” del 14 de febrero de este 2018, cuando en la escuela secundaria Marjory Stoneman Douglas en Parkland, Florida, el ex alumno de 19 años, Nikolas Cruz, armado con un fusil de asalto del tipo AR-15, asesinó a 17 personas, la mayoría adolescentes y dejó decenas heridos.

A bordo de su camioneta, una familia anglosajona conformada por papá, mamá, dos adolescentes y dos niños de seis y cuatro años, se retiran de la feria de armas después de haber comprado un rifle de asalto y una pistola calibre 45. Es una escena típica de un domingo en cualquier pequeña ciudad o pueblo estadunidense.

De acuerdo al Center for American Progress, organización estadounidense encargada de la investigación y defensa de políticas públicas y que cita registros de la Agencia Federal de Alcohol, Tabaco, Armas de Fuego y Explosivos, entre 2011 y 2016, al menos 106.000 armas fabricadas en Estados Unidos estuvieron vinculadas con actividades delictivas en México.

De esa cifra, 74.200 armas fueron compradas legalmente en territorio estadounidense. El informe también señala que cada año cerca de 213.000 armas de fuego son transportadas ilegalmente hacia territorio mexicano.

Categorías
OPINIÓN Reportaje

HISTORIAS DEL EXODO: LOS DISIDENTES CENTROAMERICANOS

Por Félix Melendez

La ciudad de Tapachula se ha convertido en los últimos años en puerto de transito importante en el camino de migrantes, en un punto de espera sin tiempo definido y en algunos casos en una estación de exilio obligatorio.

Entre la variedad de historias de personas que abandonaron su país por la violencia o en búsqueda de una mejor vida, están también la de los disidentes políticos, personas que desde la defensa de sus ideales, se encontraron perseguidos, coaccionados, intimidados y hasta torturados.

Don Rigoberto Pineda es un señor de 51 años que en su vida hizo y vio de todo. Se vanagloria de ser alguien que ha realizado el trabajo que le propongan, es de esas personas que apenas termino la educación secundaria, pero que la vida privilegió con un sexto sentido para aprender instintivamente.

Cuenta que su padre fue un terrateniente que durante su niñez tuvo negocios con militares hondureños y al crecer él tuvo un taller mecánico que daba mantenimiento exclusivo a miembros del ejército.

En la década del 2000 eso cambió radicalmente cuando una prima suya desapareció y el decidió pedir ayuda a sus amigos del destacamento local para buscarla, pero dicha ayuda nunca llegó, hecho que le lleva a cambiar su opción política, cambiándose por la opción de izquierda, donde se dedicó a organizar grupos de trabajadores para trabajar minería de forma organizada y responsable para que las comunidades fueran autosustentables.

En la vida cambiante de don Rigoberto, la situación cambio en menos de 5 años, cuando en 2009 ocurrió lo que nadie se esperó: Se realiza un golpe de Estado que quita del poder a Manuel “Mel” Zelaya y regresa al oficialismo más recalcitrante al poder del país apoyados por la fuerza armada hondureña.

Ello [lr1] volvió a colocarle en la cuerda floja pues se había vuelto una figura visible en organizaciones populares. Hasta el año pasado se mantuvo trabajando como mecánico eléctrico, pero entró de nuevo en situación de riesgo por trabajar en campaña política apoyando la candidatura de Salvador Nasralla, candidato del partido liberal que pretendía sacar del poder a Juan Orlando Hernández, quien terminó ganando su reelección como presidente, bajo sospechas de fraude electoral y suscitando muchas críticas al proceso tanto a nivel nacional como internacional.

Para don Rigoberto este fue el último gran golpe de todos los que tuvo y aunque él no declina en su opción por los pobres, comenzó a barajar la idea de migrar hacia el norte.

“Yo soy de esos que fuimos convocados a la Caravana original. En el principio pensamos marchar unos 400 perseguidos políticos y activistas populares para dar un golpe mediático, ahora me da chiste porque nadie se acuerda de eso. Lo más lejos que pensamos llegar era a Guatemala, nunca me imaginé que la gente iba a comenzar a unirse en masa”.

Cuando llegaron a la frontera y vio la tensión que había en el puente, decidió pensar en la seguridad de su hijo y solicitó la protección que Migración Mexicana le ofreció.

Ahora se encuentra en Tapachula esperando a la resolución de su papeleo, pero como un viejo zorro, se encuentra desde el pequeño cuarto analizando cual podría ser su siguiente movimiento.

Contra, piloto aviador, migrante y vendedor de donas

Marvin V. es un disidente político nicaragüense que ahora se encuentra sobreviviendo como vendedor de donas en las calles de Tapachula.

El habla abiertamente y sin miramientos sobre su historia. En los años 80’s se decepcionó del gobierno sandinista y decidió unirse a la “Contra” como fueron conocidos los grupos paramilitares insurgentes que intentaron el derrocamiento del Frente Sandinista de Liberación Nacional (FSLN).

En la década de los 90’s decide viajar a Estados Unidos y vivió en Raleigh, Carolina del Norte, donde se casó y trabajo como piloto de avioneta. Un buen día se aburrió de la monotonía de la vida en Estados Unidos y hace 10 años atrás, decide regresar a Nicaragua.

“Regresé a la tierra donde nací en Moyogalpa, reencontrándome con mi hermana y un tío. Con el dinero que llevaba ahorrado, decidimos comprar un terrenito para trabajarlo y sacarle jugo. Yo estaba feliz y ya ni me quejaba del gobierno porque me parecía que no lo habían hecho tan mal”.

Pero esa alegría no le duro mucho tiempo. Alguien en su pueblo recordó su pasado de Contra y fue señalado duramente en el pueblo como un infiltrado de los “gringos”, alguien en que no se podía confiar.

En 2015 entraron a su terreno y fue agarrado a patadas por chavalos de la Juventud Sandinista, esto en represalia porque él se negaba a dar confesiones de permiso de construcción en el fallido proyecto del Canal de Nicaragua.

Luego de este incidente decide organizarse en los movimientos campesinos que denunciaron la apropiación de tierras por parte del gobierno sandinista. En este año, se unió en las marchas que se realizaron en la zona de Matagalpa en mayo donde fue acusado de actos de terrorismo junto a líderes campesinos y manifestantes.

Huyó de su país en septiembre del 2018 y llegó casi un mes antes que la caravana, pero su situación migratoria es similar a la de miles de centroamericanos que solicitan protección por violencia estructural o política.

Ahora se le puede encontrar vendiendo donas en las calles de Tapachula. Cerró la conversación con una frase lapidaria:

“Mi lucha no ha terminado aún, no sé cuándo ni cómo, pero los nicaragüenses que estamos afuera, tenemos que organizarnos de alguna forma para recuperar nuestra patria”.

www.movimientomigrantemesoamericano.org

Categorías
OPINIÓN Reportaje

COYOTES, EXTORSIONES Y MUERTES POR ACUERDO MIGRATORIO MEXICO- EU

Janetzin Rodríguez-THE EXODO

El acuerdo migratorio entre los gobiernos de México y Estados Unidos, en menos de un mes de su aplicación, ya derivo en un fortalecimiento de las redes de coyotes o traficantes de personas, el uso de rutas más peligrosas por parte de los centroamericanos y caribeños que han derivado en detenciones masivas, muertes, accidentes y extorsiones.

Mas de 25 mil elementos de la Guardia Nacional sumados a miles de militares, marinos, policías federales, estatales y municipales en el sur de México son el verdadero “Muro fronterizo” que soñó Donald Trump y el cual ha permitido diversificar el negocio millonario del tráfico de migrantes de Centroamérica y México hacia Estados Unidos.

Decenas de migrantes que han fallecido en accidentes cuando eran trasportados por “Coyotes” en carreteras mexicanas, otros baleados y asesinados por policías lo mismo en Veracruz que en Tabasco, así como miles de detenidos cuando eran traficados en cajas de trailers en diversos puntos del país, sin contar aquellos que han sido secuestrados o extorsionados por bandas del crimen organizado. Son los primeros saldos del acuerdo entre Donald Trump y Andrés Manuel López Obrador.

De acuerdo a la Oficina de las Naciones Unidas contra Droga y el Delito (UNODC), se estima que anualmente hay alrededor de 3 millones de entradas ilegales en los Estados Unidos, que generan ingresos anuales de alrededor de 6.600 millones de dólares para los delincuentes. También se vienen observando incidentes de toma de rehenes y extorsión, circunstancias que hacen ver la diversificación de los elementos delictivos que acompañan a los traficantes de migrantes.

“La mayoría de los migrantes entran clandestinamente en camiones que pasan la frontera, si bien se han observado casos en que los viajes se han hecho a pie, por ferrocarril o incluso por túneles especiales”.

Los migrantes objeto de tráfico ilícito que cruzan la frontera entre México y los Estados Unidos pagan alrededor de 2.000 dólares, en tanto los procedentes de fuera de México (que, por lo tanto, tienen que cruzar varias fronteras) pueden pagar hasta 10.000 dólares.

Sergio Martín, Jefe de Misión de Médicos Sin Fronteras, advierte que el nuevo acuerdo migratorio entre México y Estados Unidos está provocando arrestos masivos y el fortalecimiento de las bandas de traficantes de personas que utilizan rutas mas peligrosas para llevarlos a la frontera norte.

«Más que dar una respuesta humana, el Gobierno mexicano ha implementado una política represiva en la frontera que condena a los migrantes, un número creciente de niños, mujeres y familias enteras, a un mayor sufrimiento».

De acuerdo a cifras oficiales hasta finales de junio han transitado por el país 500.000 migrantes sin documentos. De diciembre de 2018 a junio de 2019, México ha detenido a 105,834 migrantes indocumentados, superando las cifras de todo 2017 cuando se detuvo a 93,846 personas y las de 2018 cuando fueron capturadas 138,000.

Rubén Figueroa, vocero del Movimiento Migrante Mesoamericano, dijo a The Exodo que el acuerdo migratorio entre ambos países  ha fortalecido a las bandas de traficantes de personas, además de que esta obligando a los migrantes a utilizar rutas mas peligrosas, expuestos al crimen organizado y accidentes por transitar por caminos de terracería y en selvas.

“Esta nueva óptica de contención militar ante el fenómeno de la migración indocumentada sólo generará un aumento del tráfico de personas, con mayor costo económico, lo que dará más poder a los grupos del crimen organizado que se dedican a esta diario actividad, en complicidad con funcionarios corruptos”.

De acuerdo a organizaciones no gubernamentales además de la creación de nuevas rutas de trafico de migrantes, las bandas dedicadas a este negocio, muchas de ellas vinculadas con carteles de la droga, han aumentado sus tarifas para llevar migrantes desde el sur a la frontera norte de México. De entre 3,000 y 10,000 dólares.

Una investigación del diario “El Mexicano” expuso el caso de los “polleros” o “coyotes” Luis e Iris, quienes afirmaron que cada indocumentado se le cobra hasta 12 mil dólares por traerlo desde su lugar de origen en Centroamérica o Sudamérica y llevarlo a una ciudad del vecino país, todo «garantizado», más otros 10 mil dólares por arreglarles el pasaporte o la visa.

Adicional a esto, se les tramita una CURP, credencial de elector y hasta un acta de nacimiento, para que puedan identificarse en caso de ser detenidos por alguna otra autoridad en su trayecto por la república mexicana.

Si el hondureño, salvadoreño o guatemalteco «es puesto» aquí en Ciudad Juárez, sólo se cobran alrededor de 4 mil dólares por internarlo al centro de los Estados Unidos, cifra que se puede incrementar, según lo que se deje el «cliente».