Categorías
Tecnología en el campo universidades

Mario Molina, un universitario excepcional

  • Se desempeñó como investigador, profesor y catedrático en 8 muy prestigiadas universidades e institutos, dentro de los que destacan la UNAM y el MIT

  • A lo largo de su muy exitosa y brillante trayectoria profesional recibió 105 premios, condecoraciones y reconocimientos, incluidos 39 Doctorados Honoris Causa

  • Fue miembro de al menos 70 academias científicas, asociaciones de profesionistas, colegios, consejos y comités

  • Mario Molina es el tercer mexicano egresado de la UNAM en recibir el Premio Nobel

Ciudad de México a 08 de octubre de 2020.-Justo al cumplir 25 años de haber recibido el Premio Nobel de Química 1995, galardón que marcó de manera especial su vida, falleció hoy el Doctor Mario Molina, universitario excepcional que vistió de gloria a la ciencia mexicana y uno de los pocos científicos que han logrado que sus investigaciones se traduzcan en políticas públicas a nivel global.

José Mario Molina Pasquel y Henríquez (Ciudad de México, 1943-2020) fue un ingeniero químico mexicano egresado de la Facultad de Química de la UNAM y destacado por ser uno de los descubridores de las causas del agujero de ozono antártico.

El 10 de diciembre de 1995 se convirtió en el tercer mexicano egresado de la UNAM en recibir el Premio Nobel, por sus investigaciones sobre la química atmosférica y la predicción del adelgazamiento de la capa de ozono como consecuencia de la emisión de ciertos gases industriales, los clorofluorocarbonos (CFCs).

Molina recibió el Nobel ese año junto a su colega de la Universidad de California-Irvine, Frank Sherwood Rowland, y el holandés Paul J. Crutzen.

Como consecuencia, su muy destacada investigación y publicaciones sobre el tema de los CFCs condujeron al Protocolo de Montreal de las Naciones Unidas, siendo el primer tratado internacional que ha enfrentado con efectividad un problema ambiental de escala global y de origen antropogénico.

El 4 de diciembre de 1995, Molina, Rowland y Crutzen fueron premiados además por el Programa de las Naciones Unidas para el Medio Ambiente (PNUMA) por su contribución a la protección de la capa de ozono.

A lo largo de su muy exitosa y brillante trayectoria profesional recibió 105 premios, condecoraciones y reconocimientos entre los que se cuentan 39 Doctorados Honoris Causa. Fue miembro de al menos 70 academias científicas, asociaciones de profesionistas, colegios, consejos y comités.

En el ámbito universitario, se desempeñó como profesor, catedrático e investigador en 8 de las más prestigiadas universidades e institutos del mundo, entre las que se destacan la Universidad Nacional Autónoma de México y el Massachussetts Institute of Technology (MIT).

Escribió varios libros y publicó más de alrededor de 200 trabajos especializados. También colaboró con capítulos para al menos 8 libros. Impartió más de 500 conferencias selectas e innumerables pláticas en las que de manera generosa compartió su vasto conocimiento.

Corazón puma

Su larga y productiva carrera en Estados Unidos, Mario Molina siempre mantuvo su corazón en la UNAM, donde fue Doctor Honoris Causa desde 1996 y Profesor Extraordinario a partir de 2014.

Como homenaje, su alma mater, la Facultad de Química de la UNAM, inauguró en 2015 el edificio Mario Molina en la Ciudad Universitaria, un espacio que vincula la investigación entre esa entidad universitaria y la industria.

El edificio fue construido como parte de la celebración de los cien años de la Facultad de Química y está orientado a brindar soluciones a problemas relacionados con la protección ambiental, el uso de la energía y la prevención del cambio climático.

Siempre se mantuvo cerca de su alma mater y estuvo presente en conferencias, congresos y como profesor extraordinario, cargo que combinó con su liderazgo en el Centro Mario Molina para Estudios Estratégicos sobre Energía y Medio Ambiente.

En Estados Unidos Molina fue asesor del equipo de transición del expresidente Barack Obama para cuestiones del medio ambiente en noviembre de 2008, y desde 2011 fue uno de los 21 científicos que formaron parte del Consejo de Asesores de Ciencia y Tecnología de Obama.

Recibió múltiples premios y distinciones, como el Premio Tyler para Logro Ambiental (1983), la NASA Exceptional Scientific Achievement Medal (1989), el ingreso a El Colegio Nacional (2003).

Molina fue uno de los científicos internacionales que ha logrado salir de sus publicaciones científicas para escalar a las decisiones políticas de la ONU en favor del medio ambiente.

Mario Molina falleció hoy, justo en el día exacto en que se anunció a las ganadoras del Premio Nobel de Química 2020, otorgado a las investigadoras Emmanuelle Charpentier y Jennifer A. Doudna.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Urge avanzar hacia la alimentación sustentable para mantener al planeta

Ciudad de México a 08 de octubre de 2020.-La humanidad tienen dos retos ambientales en el siglo XXI para evitar un estado de inestabilidad para la vida: detener el incremento del cambio climático y la pérdida de la biodiversidad, lo cual es irreversible, advirtió Julia Carabias Lillo, profesora de la Facultad de Ciencias (FC) de la UNAM e integrante de El Colegio Nacional.

En su participación en el Congreso de Bioética 2020 “Tormentas y tormentas: pandemia y calentamiento global”, organizado por el Seminario Permanente de Bioética del Programa Universitario de Investigación en Salud (PUIS) de la UNAM, señaló: “estamos pretendiendo controlar el planeta y no lo estamos sabiendo hacer”.

Al dictar –de manera virtual– la conferencia magistral “Alimentación sustentable para frenar el cambio climático” aseguró que “si seguimos con las mismas tendencias de desarrollo para 2050 se incrementará la temperatura de la superficie del planeta en tres grados Celsius, y para fin de siglo podrían extinguirse un millón de especies”.

De acuerdo con la especialista, las causas de ambos problemas son la alta demanda de energía en el mundo y de alimentos. En ese sentido, refirió que en 30 años más la población mundial será de 9.6 mil millones de habitantes. Además, para satisfacer sus requerimientos de alimentos será necesario aumentar 60 por ciento la producción.

“Existen 821 millones de personas en el mundo que viven en condiciones de desnutrición y esta tendencia se ha incrementado y se está agravando”, señaló.

Detalló que una tercera parte de los comestibles se pierde en la producción o se desperdicia en el consumo. Además, el cambio climático causa rendimiento variable en los diez principales cultivos del mundo, que van desde una disminución del 13.4 por ciento para la palma aceitera hasta un aumento del 3.5 por ciento para la soya, dando como resultado una reducción promedio de un tercio de las calorías consumibles.

Julia Carabias también mencionó que se registra incremento en el número de  sequías y las inundaciones son más intensas, aunado a la  deforestación.

“Más del 50 por ciento del planeta está deforestado por la producción de los cultivos que consumen dos tercios del agua dulce del planeta y usan agroquímicos contaminantes, además de que se promueve la ganadería extensiva”, señaló.

Fuera de la agenda mundial

Carabias destacó que el tema de la seguridad alimentaria no está en la agenda mundial para ser un proceso de planeación importante, pese a que es el objetivo dos de la Agenda 2030 de Desarrollo Sostenible, que se refiere a poner fin al hambre, lograr la seguridad alimentaria, la mejora de la nutrición y promover la agricultura sostenible.

Para lograr estas metas, opinó, es necesario modificar los sistemas actuales y promover cambios radicales en políticas integrales que consideran la degradación del suelo, la alteración del ciclo hidrológico, la pérdida de la biodiversidad y el cambio climático.

“Es un asunto de salud pública, de patrones de producción y consumo, de acceso y distribución de los alimentos, con toda la dimensión económica, social y cultural que esto significa”, señaló la experta.

Acciones urgentes

Carabias Lillo sugirió cambios en los sistemas productivos, es decir, bajos en generación de gases de efecto invernadero y promover la cero deforestación.

“Si sabemos que el 50 por ciento de la Tierra ya está alterado, tenemos que reducir los agroquímicos, regularlos y controlarlos; racionalizar el uso del agua para detener ese uso de las dos terceras partes que estamos utilizando y eliminar los subsidios perversos”, consideró.

Se requiere además eliminar la práctica de “roza, tumba y quema”, restaurar suelos, fortalecer la agroecología, el uso de semillas criollas y ofrecer asistencia técnica con acompañamiento profesional, subsidios,  organización, tener una planeación regional, acortar las cadenas comerciales, producir en donde se consume y promover los mercados regionales. En el caso de la pesca, establecer un reordenamiento que implique una práctica responsable.

En cuanto a los mecanismos de consumo, implementar dietas saludables para la población y el medio ambiente, duplicar el consumo de frutas, vegetales, nueces, semillas y legumbres, reducir 50 por ciento la adquisición de carnes rojas, derivados de la leche y caña de azúcar; reducir los desperdicios e implementar una dieta diversificada.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Estudia IPN propiedades del aceite de oliva contra el Parkinson

Ciudad de México, 22 de septiembre de 2020.-A través de una investigación, reportada en la revista especializada Toxicology Research and Application, científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) encontraron similitudes estructurales entre la dopamina, neurotransmisor central de las emociones y del movimiento, con el aceite de oliva, por lo que podría ser un protector natural de las neuronas ante la Enfermedad de Parkinson (EP).

Los doctores Eunice Farfán, Antonio Abad, Alberto Alatorre, Teresa Pérez, Enrique Querejeta y Marvin Soriano Ursúa, de la Sección de Estudios de Posgrado e Investigación (SEPI), de la Escuela Superior de Medicina (ESM), refirieron en el documento, que la exposición del aceite de oliva disminuyó la toxicidad de ratones inducidos a parkinsonismo.

Soriano Ursúa, Miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI) Nivel II, manifestó que desde el primer día de las evaluaciones, se observó un progreso notable en la fuerza muscular del grupo al que se le administró aceite de oliva, contrario a quienes recibieron una solución salina o aceite de maíz, que no presentaron ninguna mejora.

Estudios posteriores realizados a la corteza cerebral, cerebelo y algunos grupos de neuronas que se encuentran en el tallo cerebral, arrojaron diferencias significativas en los grupos de control, pues en el que ingirió aceite de oliva presentó daños limitados.

“Al realizar un análisis de ese aceite encontramos que contiene tirosol, hidroxitirosol, oleuropeína y oleocantal, moléculas que comparten estructuras químicas muy similares a la dopamina y pudieran tener algún efecto neuroprotector”, indicó el integrante de la American Chemical Society y agregó que se han reportado otros beneficios como el aporte de vitaminas del grupo B, algunos compuestos fenólicos relacionados con neurotransmisores y ácidos grasos Omega 3, 6 y 9, que se consideran potentes antioxidantes y cuya presencia previene la degeneración del tejido nervioso.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Descubre el IPN agua con antigüedad de 35 mil años en Puebla

Ciudad de México, 20 de septiembre de 2020.-Científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) descubrieron en el acuífero del Valle de Puebla, una infiltración de agua subterránea con una edad superior a 35 mil años de antigüedad, correspondiente a los últimos episodios glaciares e interglaciares, lo anterior a través de técnicas isotópicas de radio carbono 14, Delta Oxígeno 18 y Delta Deuterio.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán ha puntualizado que las Instituciones de Educación Superior vinculan la investigación y el desarrollo a la realidad nacional para construir un modelo enfocado a resolver problemas sociales y económicos del país.

En este sentido, el doctor Pedro Francisco Rodríguez Espinosa, investigador del Centro Interdisciplinario de Investigaciones y Estudios sobre Medio Ambiente y Desarrollo (CIIEMAD), explicó que las precipitaciones interglaciares del Pleistoceno sumadas a las ocurridas en el Holoceno, lograron infiltrase en la estructura volcánica de la Malinche (en formación), y en las estribaciones de la Sierra Nevada (con gran actividad volcánica).

Agregó que, con estos descubrimientos científicos, el Instituto se coloca como pionero en la datación isotópica del agua subterránea en el acuífero del Valle de Puebla, lo que permitirá aplicar acciones encaminadas a regular la sobreexplotación de los recursos hídricos.

A través de los análisis, los científicos también encontraron agua infiltrada de edades que datan de más allá de la era cristiana en los años: 2280, 7890, 8700, así como en los 13 mil 730 años de antigüedad.

“El hallazgo de este análisis recae en que el derretimiento de estas capas de hielo y las precipitaciones interglaciares, promovieron la recarga del acuífero, el que a su vez se encontraba en construcción mediante los sedimentos generados por la intensa actividad volcánica del periodo, principalmente de los volcanes Popocatépetl y La Malinche”, indicó el doctor Rodríguez Espinosa.

El grupo de expertos está conformado por el doctor Rodríguez Espinosa; Karen Minelli Ochoa Guerrero, alumna de posgrado del CIIEMAD; la doctora Estefanía Martínez Tavera, de la Universidad Popular Autónoma del Estado de Puebla; el doctor Chindambaran S. del Water Research Center of Kuwait Institute for Scientific Research, Kuwait y la doctora Banajarani Panda del Department of Earth Sciences, Annamalai, University, India.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Hormigas, aliadas para entender si es posible prevenir el envejecimiento de ovarios

  • Las hormigas reinas de algunas especies pueden poner huevos hasta por 30 años, resaltó Ingrid Fetter-Pruneda, del IIBm de la UNAM.

  • Se busca saber qué mecanismos celulares y moleculares les permiten mantener su alta fecundidad.

Para desarrollar estudios sobre por qué envejecen los ovarios y si hay forma de prevenir este proceso, utilizando como modelo a las hormigas, Ingrid Fetter-Pruneda, académica del Instituto de Investigaciones Biomédicas (IIBm) de la UNAM, obtuvo un donativo del Global Consortium for Reproductive Longevity and Equality.

“Las hormigas me interesan por su plasticidad fenotípica. Dentro de una misma colonia están las reinas y las trabajadoras, que tienen el mismo genoma pero fenotipos diferentes. Las primeras tienden a ser mucho más longevas que las obreras, y comparadas con insectos solitarios, son extremadamente fecundas. Algunas pueden poner huevos toda su vida, hasta por 30 años”, explicó la doctora en Ciencias.

Hay hormigas que pueden poner millones de huevos cada 20 días, “es realmente impresionante. No pasa eso en organismos solitarios como mariposas u otro tipo de insectos”, agregó la experta.

Generalmente hay una relación negativa entre la longevidad y la capacidad reproductiva, pero en el caso de estos insectos sociales no parece existir este compromiso; por ello, “buscamos saber qué mecanismos celulares y moleculares tienen que les permiten mantener esa fecundidad”, subrayó.

El donativo, para hacer el estudio por dos años, proviene del Global Consortium for Reproductive Longevity and Equality y del Buck Institute, que impulsan la investigación sobre la longevidad reproductiva femenina y la equidad, remarcó Fetter-Pruneda.

El fin de la fertilidad, señala el consorcio, desencadena una cascada de efectos negativos para la salud del cuerpo femenino. Como sociedad, todos los aspectos de la vida de una mujer están influenciados por la capacidad reproductiva limitada: salud general, planificación familiar y decisiones profesionales, entre otros.

Las consecuencias son claras, pero es un misterio por qué las mujeres experimentan un descenso precipitado de la fertilidad en la mediana edad y qué lo pone en movimiento. A pesar de su profundo impacto en la salud y el bienestar, el envejecimiento reproductivo de ellas es un tema poco estudiado.

Fetter-Pruneda aclaró que su proyecto es de investigación básica. Utilizamos diversos organismos modelo para entender cómo funciona la biología, como ratones y moscas de la fruta; con esto es posible aprender mecanismos que ayuden a entender cómo funciona el humano, acotó.

Las hormigas son un ejemplo que ya existe en la naturaleza, y saber por qué son muy longevas y por qué tienen ovarios sanos y reproductivamente activos puede ser de ayuda. “Podría darnos una idea de qué es diferente en los humanos y acercarnos a encontrar estrategias para prolongar la fecundidad”, detalló.

La universitaria, que tiene entre sus líneas de investigación los mecanismos moleculares que subyacen al envejecimiento, explica que así como se ha incrementado la esperanza de vida, se busca prolongar la capacidad reproductiva de forma sana.

De igual forma, el consorcio pugna porque haya mayor equidad, que las mujeres puedan decidir en qué momento quieren ser madres. “Profesionalmente puede no ser la mejor edad, cuando biológicamente sí lo es”, apuntó.

Tres especies de hormigas

Existen más de 14 mil especies de hormigas. Se sabe que las obreras viven de semanas a meses, pero las reinas pueden ser muy longevas. “Hay colonias que han sido observadas por 30 años y la reina ha vivido al menos tres décadas y sigue poniendo huevos”, reiteró.

Para su estudio, Fetter-Pruneda utilizará tres especies a fin de hacer comparaciones transcriptómicas –sobre el conjunto de todas las moléculas de ARN- y celulares:

En una especie, las castas están definidas y sólo hay una reina y las demás hormigas son obreras.

Una segunda especie es clonal y todas las hormigas son obreras, se comportan como trabajadoras por dos semanas y como reinas por otras dos semanas. Estas hormigas se pueden mantener en fase de reinas si se remueven las larvas de la colonia.

Y la tercera se caracteriza porque cuando muere la reina hay un tipo de trabajadoras que activan sus ovarios, pelean con otras y se genera un rango de dominancia; una se vuelve la reina de la colonia, incrementando su capacidad reproductiva y longevidad.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Sin evidencia científica, agricultores insisten en usar cañones antigranizo

  • Modificar el entorno, propósito constante del ser humano: Fernando García García, investigador del CCA de la UNAM

Ciudad de México a 25 de agosto de 2020.-Aunque se carece de evidencia científica sobre su efectividad, los cañones antigranizo son utilizados por agricultores en diversos estados del país, con el propósito de evitar que el agua solidificada afecte sus cultivos o genere desastres mayores, afirmó Fernando García García, investigador del Centro de Ciencias de la Atmósfera (CCA) de la UNAM.

Durante la plática “Cañoneando el cielo: mitos y verdades sobre el control del tiempo”, como parte de un café científico organizado por la Escuela Nacional de Estudios Superiores, unidad Morelia, argumentó: “si la hipótesis de la onda sónica que destruye las partículas de granizo funcionara, deberíamos observar aumento en la lluvia, mas no disminución”, y tampoco que se dispersan las nubes.

Según sus fabricantes, un cañón antigranizo emite ondas de choque a través de explosiones de una mezcla de gas acetileno y aire, que se desplazan a la velocidad del sonido e interfieren con el crecimiento del granizo, resultando una lluvia o granizo blando en lugar del macizo, detalló.

El propósito de detener la formación de granizo en el cielo a través de ondas de sonido o con algún objeto como este tipo de equipo, se remonta a la antigua Grecia, pero fue hasta finales del siglo XIX cuando se dieron a conocer las primeras teorías científicas que respaldaban el uso de estas maquinarias.

A pesar de que años después científicos las desmintieron, en muchos lugares volvieron a desarrollarlos y comprarlos, como es el caso de México, donde se utilizan en Chihuahua, Oaxaca, Michoacán, Guadalajara, Hidalgo, San Luis Potosí, entre otros estados.

“Según la Organización Meteorológica Mundial, todos los métodos usados para modificar el tiempo, como los cañones antigranizo o la inyección de cloruro de plata con avioneta directamente en la nube, no están científicamente comprobados. Sin embargo, en el mundo se siguen utilizando para evitar daños en campos de cultivo”, sostuvo García García.

El investigador consideró que existen fenómenos naturales que, al igual que estas máquinas, generan ondas sónicas, como los rayos durante las tormentas y no por ello deja de granizar.

Formación de granizo

De acuerdo con el extitular del CCA, los fenómenos hidrometeorológicos son complejos e inciden muchos factores en ellos, de ahí que atribuir modificaciones en el comportamiento a la implementación de un cañón, no es concluyente.

El granizo es una forma de precipitación como la lluvia o la nieve, dijo, con la característica particular de que está en estado sólido, debido a la existencia de diversas condiciones atmosféricas.

Este mazacote de hielo tiene una estructura granular, capas internas, sus formas son 60 por ciento irregulares y sus tamaños pueden variar, por ejemplo, en el centro del país llegan a medir de tres a cuatro centímetros máximo.

Agregó que este fenómeno se produce por un tipo de nubes conocidas como cumulonimbos (nubes de lluvia o tormenta), que se desarrollan de forma vertical con el aire caliente que asciende desde la superficie. Si el aire frío que corre en la atmósfera choca con una masa de aire caliente, hace que éste ascienda por ser menos denso; pero si el ascenso es completamente vertical se formarán nubes de esta clase y de gran tamaño.

Cuando la masa de aire sube, va topando con una bajada de temperatura al igual que la presión atmosférica. Una vez llegado a zonas donde la temperatura es menor a cero grados centígrados, los cristales de hielo crecen a expensas de chocar con pequeñas gotas de agua sobrenfríada con las que coexisten en las nubes de tormenta.

El agua congelada en el granizo, continuó, suele deshacerse en poco tiempo tras caer al suelo o bien por las temperaturas del ambiente; la fuerza con la que se impactan depende de su tamaño y del tiempo en que lo hacen; en ocasiones puede propiciar desastres de origen natural.

“El ser humano, desde siempre, ha buscado la manera de alterar su entorno, y el tiempo meteorológico no es la excepción. Quizá esto es una de las cosas más llamativas y, por ello, se han pasado muchos años tratando de modificar los mecanismos para hacer llover o disminuir el granizo”, concluyó García García.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Desarrolla INIFAP vacunas de nueva generación para uso en animales

Sus métodos de diagnóstico en tiempo real se podrían usar en Covid-19

Hay que fortalecer investigación con inversión y recursos humanos

Ciudad de México a 20 de agosto de 2020.-Para tener capacidad de respuesta ante la presencia de virus que atacan a los cerdos y trasmiten enfermedades que generan impactos productivos y económicos a los porcicultores mexicanos, investigadores del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) han logrado desarrollar mediante la aplicación de herramientas biotecnológicas, vacunas de nueva generación y métodos de diagnóstico basados en PCR en tiempo real –éste es el método que hoy se utiliza para diagnóstico del Covid-19– que permiten contrarrestar los posibles daños para el sector.

Durante muchos años el Instituto ha tenido logros importantes para atender problemas sanitarios referentes a enfermedades virales como Aujeszky, Fiebre Porcina Clásica (FPC), Diarrea Epidémica Porcina (DEP), Circovirus porcino, Enfermedad del Ojo Azul (EOA) entre otras. En la actualidad se trabaja en propuestas para desarrollar alternativas en el diagnóstico de la Peste Porcina Africana (PPA) enfermedad emergente altamente contagiosa y que representa un peligro inminente para México, que no tiene vacuna ni tratamiento. Sin embargo, resulta necesario fortalecer el área de salud animal, mediante recursos humanos e inversión, de los institutos de investigación públicas, como el INIFAP.

La investigadora del organismo, Sandra Cuevas Romero, doctora en la Universidad Agrícola de Suecia en Medicina Veterinaria, considera que debe existir un vínculo entre la parte de investigación de los desarrollos en los institutos y el sector privado. “Como investigadores, nos cuesta trabajo establecer estas estrategias o acompañamiento. Falta optimizar un sistema bien hecho de transferencia de tecnología, entre autoridades correspondientes. INIFAP tiene un departamento de transferencia de tecnología, pero hace falta fortalecerlo”.

Como especialista del Centro Nacional de Investigación en Salud Animal e Inocuidad del INIFAP, que ha participado en equipos de investigación en el ámbito global, asegura: “el nivel de desarrollo que tenemos en México es muy competitivo a nivel internacional en muchas áreas, nuestra limitante siempre ha sido la parte económica, hay pocos apoyos y muy competidos”.

Por ejemplo, puntualiza, aquí el avance en una investigación puede llevar hasta dos años, principalmente por la disponibilidad y oportunidad de adquisición de recursos y materiales requeridos a diferencia de los países desarrollados como Suecia, donde solo toma días el poder adquirirlos permitiendo un avance en cuatro o seis meses. Ellos tienen todo en accesibilidad en operación, recursos e insumos, en forma inmediata.

Contar con tecnologías que ayuden a proteger la salud animal en México es relevante, ya que de acuerdo con asociaciones de porcicultores, la industria porcina tiene un valor de 62 mil millones de pesos y genera más de dos millones de empleos, 350 mil directos y 1.7 millones indirectos.

Desarrollo de vacunas y métodos de diagnóstico

Cuevas Romero explica que en el INIFAP trabajan en al desarrollo de pruebas diagnósticas y el desarrollo de vacunas para especies animales, donde ya se han logrado obtener tres Títulos de Obtentor.

En 2005, detalla, empezamos a trabajar un par de proyectos, uno para el desarrollo tecnológico de una vacuna recombinante, de nueva generación, para prevención de la EOA, y un producto recombinante para el desarrollo de sistemas diagnósticos, específicos para esta afección de los cerdos, la cual afecta la reproducción y puede provocar la mortalidad de lechones en más del 90%. Con esto logramos dos Títulos de Obtentor en 2014, luego de que se ingresó al Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI), el proceso duró unos cuatro años y contó con la asesoría de expertos de la Universidad Agrícola de Suecia.

Refirió que la EOA “ocasiona considerables pérdidas económicas asociadas a la baja en la fertilidad, incremento en el porcentaje de lechones nacidos muertos (arriba del 19%), la presencia de momias (mayor al 36%), la disminución en el número total de lechones nacidos vivos (-4.1) y el incremento en la mortalidad de lechones durante las primeras semanas de vida que puede ser mayor a un 50%”.

El tercer registro, explicó, fue una prueba basada en PCR en tiempo real, es una método de diagnóstico rápido y específica para el Rubulavirus porcino que ocasiona la enfermedad en cerdos. Esta tecnología es similar a la que hoy en día se aplica en el diagnóstico del Covid-19. De hecho, recalca, tenemos capacidad técnica y de conocimiento para poder desarrollar y aportar un sistema diagnóstico para esta enfermedad y su uso en humanos.

En esta emergencia sanitaria que vive el país, no se gestionó o se dio oportunidad para participar apoyando en esa área. Hoy en día, el Instituto trabaja en el manejo de diferentes Coronavirus que afectan animales en particular cerdos, lo que genera una área de oportunidad para poder apoyar este problema de salud, donde se podrían hacer pruebas con coronavirus y nuestra capacidad diagnóstica depende de cuántas personas y equipos se incorporen.

Un cuarto registro, agrega la investigadora, que estamos ingresando es el Bioproceso de producción de proteínas recombinante a partir de proteínas virales, de bajo costo y factible de ser escalado a nivel semi-industrial. Con esto tratamos de transferir la tecnología para el desarrollo de vacunas y/o sistemas diagnósticos a la industria farmacéutica. En precios podemos igualarnos a lo que hay en el mercado y la calidad es superior a lo que ahí se ofrece.

Capacidad para detectar anticuerpos vs Covid-19

Recientemente, la doctora, junto con su equipo, ingresó un proyecto en Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (CONACyT) para desarrollar un sistema diagnóstico para pruebas de Elisa para detección de anticuerpos contra Covid-19, basado en proteínas recombinantes. Nosotros contamos con un laboratorio formado con las bases técnicas bien establecidas que permite ofrecer resultados a seis meses, en una prueba diagnóstica. Estamos en nivel competitivo y forma de aportar algo en la línea de salud humana.

La investigadora –quien desde 1985 trabaja en la institución– recuerda que antes no había esa cultura de patentar y ahora, incluso en los proyectos del CONACyT forma parte de los productos que se sugieren se integren en el desarrollo de los mismos y se debe registrar la propiedad intelectual.

Considera que es importante que se reconozca al investigador, porque muchos de los desarrollos llevan hasta 10 o más años para su conclusión Hace 35 años el investigador del INIFAP, Pablo Correa desarrolló una vacuna que sirvió para erradicar la cólera porcina o FPC, y Eliseo Hernández aportó una vacuna para el control de rabia paralitica en bovinos. En  su momento estas vacunas se encontraban en el mercado, pero nunca se patentaron; se vendieron pero los autores no recibieron “ni las gracias”.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Estudia el IPN el sistema de ecolocalización de los murciélagos

Ciudad de México, 20 de agosto de 2020.-Investigadores del Instituto Politécnico Nacional y especialistas de 18 organizaciones educativas realizaron la identificación y grabación de las señales acústicas para documentar una fonoteca con las llamadas de ecolocalización de una gran variedad de murciélagos distribuidos por el territorio nacional y conocer su significado.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha destacado que el sistema educativo trabaja para cimentar la educación ambiental en todos los niveles de enseñanza, como pilar del bienestar humano y la sustentabilidad y los nuevos programas de estudio llevarán un mensaje generacional sobre la protección del medio ambiente.

El Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, por su parte, resaltó que para acrecentar el conocimiento, la investigación abre espacios de oportunidad en todas las áreas y se nutre del esfuerzo colectivo para innovar y ser competitivos.

La Doctora Verónica Zamora Gutiérrez, catedrática del Conacyt, adscrita al Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional Unidad Durango del IPN que estudia este caso, explicó que los murciélagos son el único grupo de mamíferos que se caracterizan por su capacidad de volar y utilizan la ecolocalización para moverse en su medio, alimentarse y comunicarse.

Añadió que para la conformación de la primera Biblioteca Nacional de Llamadas de Ecolocalización de Murciélagos para un País Megadiverso, Proyecto Sonozotz, encabezado por la Asociación Mexicana de Mastología, A.C. (AMMAC) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (Conabio), se organizó una red con personal capacitado que diseñó la metodología de muestreo y la colecta de datos.

Como fundadora del proyecto Sonozotz, Zamora Gutiérrez dijo que hay 3 mil 302 grabaciones de 69 especies, son 33 géneros de 185 localidades del país que emiten pulsos ultrasónicos en forma de eco que rebotan y regresan a la fuente para orientarse, para localizar fuentes de alimentación e incluso llamados de su especie.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Monos araña actúan como computadoras colectivas

  • Cuentan con sistema organizacional para conseguir su alimento

Ciudad de México a 15 de agosto de 2020.-Los monos araña tienen inteligencia social, y como si fueran computadoras colectivas, en grupo deciden con mayor eficiencia como alimentarse en la selva, afirma un estudio realizado por expertos de la UNAM, en conjunto con investigadores del Instituto Santa Fe de Nuevo México, Estados Unidos.

Al parecer, recurren a los saberes de sus compañeros para tomar decisiones propias y así desarrollar un conocimiento más completo de su ambiente, destacó Gabriel Ramos Fernández, del Instituto de Investigaciones en Matemáticas Aplicadas y en Sistemas (IIMAS).

Tras la investigación, que durante dos años registró las interacciones de 47 monos durante cinco horas diarias, en el área protegida Otoch Ma’ax Yetel Kooh, ubicada junto a la comunidad de Punta Laguna, en los límites de Quintana Roo y Yucatán, los científicos se percataron que, al parecer, reúnen la información que cada uno tiene sobre los recursos, “así que como grupo conocen su ambiente mejor que cualquier individuo por sí mismo”, explicó Ramos.

Para buscar fruta y alimentarse, estos primates tienen un sistema de organización social llamado fisión-fusión, en el que se dividen en equipos para buscar comida, sin un líder que seleccione los grupos.

Los equipos son flexibles, cada mono toma decisiones individuales sobre cuánto tiempo permanecer y cuándo cambiarse a otro. Y al actuar de manera colectiva, son más eficientes respecto a la distribución de fruta en los árboles de la selva, detalló el universitario.

Los resultados de esta investigación se publicaron recientemente en la revista Frontiers in Robotics and Artificial Intelligence (https://doi.org/10.3389/frobt.2020.00090).

Computadora colectiva

Doctor en Biología y experto del Departamento de Modelación Matemática de Sistemas Sociales del IIMAS, Ramos señaló que “una de las razones por la que los monos se dividen o juntan es porque cada individuo conoce una parte de su territorio. Podemos suponer que cada uno tiene una muestra distinta de los árboles que tienen fruta en un momento dado”.

En la investigación, postulan que el grupo de monos araña es una especie de computadora colectiva, en el sentido de que calcula cuál sería la mejor manera de agruparse en respuesta a la comida. “Lo hacen de manera actualizada, en tiempo real”.

Cuando cambia el entorno de la cantidad de comida, modifican el modo de agruparse, formando más o menos subgrupos de diferente tamaño. “Utilizamos una métrica llamada entropía de transferencia; es una técnica para medir coincidencias en series de tiempo y ver qué tanto se acercan”, expuso.

“La serie de tiempo de la abundancia de alimento va oscilando, y la serie de tiempo de la distribución de tamaños de los subgrupos también lo hace. Entonces, medimos qué tanto una nos informa acerca de la otra”, subrayó.

Su inteligencia colectiva es como la de las colonias de hormigas; este tipo de inteligencia se utiliza, por ejemplo, en los mercados financieros y en las elecciones de un proceso democrático.

“Nos basamos en la teoría de los sistemas complejos, por ello también estoy adscrito al Centro de Ciencias de la Complejidad (C3) de la UNAM, pues nos interesa ver cómo en un sistema surgen propiedades globales a través de interacciones entre individuos”, finalizó.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Investigadores del IPN descubren nuevas especie de hongo en Isla de Cozumel

  • Encontraron 5 nuevas especies de hongos, los resultados permitirán a las autoridades emitir lineamientos o realizar acciones encaminadas a la conservación de este hábitat.

Ciudad de México a 12 de agosto de 2020.-En exploraciones realizadas en manglares de Cozumel, Quintana Roo, científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) descubrieron cinco nuevas especies de hongos, tres son endémicas (Hypoxylon cozumelensis, Marthamyces manglicola y Rhytidhysteron cozumelensis), lo cual amplía la información sobre este ecosistema para conservar su biota, además se estudiarán sus propiedades antibiótica y antibacteriana.

El Secretario de Educación Pública, Esteban Moctezuma Barragán, ha señalado que el cuidado del medio ambiente es una acción crucial para asegurar la permanencia de los seres humanos en el planeta.

Por su parte, el Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, ha destacado que la conservación y cuidado de los recursos naturales es prioridad para el Politécnico, por ello se requieren profesionales que desde sus ámbitos contribuyan a mejorar el equilibrio ecológico.

En alianza con la Fundación de Parques y Museos de Cozumel (FPMC), los investigadores del Laboratorio de Micología, del Departamento de Botánica de la Escuela Nacional de Ciencias Biológicas (ENCB), describieron 120 especies de hongos en la Isla de Las Golondrinas e hicieron el hallazgo de cinco más para la ciencia.

La doctora Tania Raymundo Ojeda aseguró que en México el número de micólogos y taxónomos es reducido, por ello la importancia de formar cuadros profesionales en investigación que apoyen a la descripción de nuevas especies y secunden los trabajos científicos para aprovechar de manera sustentable las propiedades que ofrece la naturaleza para el beneficio de la sociedad.

Aunado a la parte morfológica y taxonómica, los científicos, Tania Raymundo y Ricardo Valenzuela Garza, también se ocupan en registrar la distribución geográfica de las especies en un atlas y analizan la diversidad farmacológica de algunos hongos con propiedades antibiótica y antibacteriana.

La especialista Raymundo Ojeda explicó que hay especies bioindicadoras cuando un hábitat está sano. “Los resultados permitirán a las autoridades emitir lineamientos o realizar acciones encaminadas a la conservación de este hábitat”, comentó.

Los expertos realizan trabajos de tipo taxonómico con variedades de géneros de hongos como Phylum Ascomycota y Basidiomycota en diversos tipos de vegetación, principalmente en Bosque Mesófilo de Montaña y Bosque Tropical Caducifolio, el primero es un ecosistema amenazado y en peligro de extinción.

La académica e investigadora Tania Raymundo indicó que en el Bosque Mesófilo de Montaña desde 2016 han reportado 62 nuevos registros de ascomicetos para este ecosistema y 10 especies nuevas, mientras que, en el Bosque Tropical Caducifolio han detectado 20 nuevas, cinco de las cuales están en Cozumel.