Briseñas, Michoacán, 9 de agosto.- Gracias a la aplicación de  nuevos métodos de transferencia tecnológica, innovación y sistemas sustentables, se genera aumento considerable en la producción, la erradicación de mermas, y en consecuencia los resultados económicos son mayores.

Sin embargo, para para alcanzar el objetivo del aumento en al menos el 80 por ciento de la eficacia de la producción, debe existir el trabajo previo de capacitación y asesoría.

Destaca Ángeles Anahí Casillas Godínez, egresada de la Universidad de Guadalajara, con cinco años de experiencia en temas de innovación y sustentabilidad, y directora de la Consultoría en Estrategias de Agronegocios e Innovación Agroalimentaria S.C.

Refiere que los principales resultados se deben en gran parte a la asesoría de las unidades de producción, así como establecer el mejor funcionamiento organizacional, que contempla aspectos como la productividad y la competitividad.

Su labor de asesoría la ha llevado a cabo en tres empresas agropecuarias, y en dos grupos de productores de granos básicos en la región Ciénega del estado de Jalisco, y la región de Lerma en Michoacán.

Subraya que es fundamental llevar a cabo la cuantificación de las actividades, “realizamos una evaluación de la unidad de agronegocios al momento de iniciar la asesoría, ya que este nos permite mostrar a los representantes el antes y después de aplicar nuestros servicios”.

Anahí Casillas, comenta que en la experiencia con las tres empresas agropecuarias, los resultados son positivos, ya que desde el comienzo de la asesoría, ésta se enfocó al aumento en las ventas de los productos mediante nuevas líneas de mercado.

Relata que en las zonas atendidas en los estados de Michoacán, Jalisco y Guanajuato, hay diversificación de cultivos tanto de granos como de agricultura protegida.

Hace mención, que de momento, trabaja en unidades de producción que desean incursionar en una transición de producción convencional a orgánica, “brindando asesoría para generar el cambio, llevando acabo un acompañamiento en cada uno de los procesos necesarios”.

Aunque con la presencia de la pandemia, reconoce que se debieron organizar cambios significativos, como tomar en cuenta la importancia de la digitalización en el ámbito del campo con mayor presencia.

“Desarrollamos modelos de acompañamiento para las unidades de producción de manera mixta (presencial y en línea) con la finalidad de explotar las ventajas de los medios de comunicación para lograr continuar de manera eficiente el desarrollo de nuestras actividades, logrando continuar de una manera 70 por ciento en línea, mediante plataformas digitales”.

“Entre lo más destacado, las video conferencias y en 30 por ciento asistencia presencial bajo las normativas sanitarias pertinentes. Aunque en este año 2021 comenzamos a manejar la asesoría en línea en 50 por ciento y la presencial con el otro 50 por ciento”.

Finalmente, apunta que las empresas del sector agroalimentario mexicano requieren ser competitivas, ante el fenómeno de la globalización.

“Un concepto de importancia que se ha desplegado en los últimos cinco años, que impacta en la escala nacional e internacional, y es por lo que México hoy en día, ocupa el lugar número 12 como productor mundial de alimento según datos publicados por el Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera (SIAP)”. (Redacción MEXICAMPO).