La Comisión Federal de Competencia Económica (COFECE) descubrió prácticas monopólicas absolutas, en el mercado de la producción, distribución y comercialización del huevo, que permitieron fijar, elevar, concertar o manipular su precio en detrimento del público consumidor.

Luego de iniciar una investigación, en marzo de 2015 y que finalizó en noviembre de 2017, la COFECE emplazó a diversos «agentes económicos competidores entre sí» a responder a dichas imputaciones y su probable responsabilidad en las que se detecto que, establecieron acuerdos, convenios o combinaciones para realizar este tipo de prácticas contrarías a la ley.

Lo anterior fue dado a conocer por la autoridad investigadora, una vez concluida la etapa de indagatorias, quien presentó su Dictamen de Probable Responsabilidad para continuar ahora con el procedimiento seguido, en forma de juicio, en el que los involucrados deberán responder a las imputaciones hechas en su contra.

Una vez desahogados los argumentos y presentados los alegatos correspondientes, el Pleno de la COFECE podrá resolver conforme a derecho.

De acuerdo con la Ley Federal de Competencia Económica, de comprobarse la existencia de una práctica monopólica absoluta entre los agentes económicos señalados, estos podrían recibir multas de hasta el 10% de sus ingresos. En el caso de las personas físicas que hayan coadyuvado, propiciado, inducido o participado en la comisión de estas posibles conductas ilegales, podrían ser multadas con el equivalente a ciento ochenta mil veces la Unidad de Medida y Actualización (UMAs) vigente.