25 junio, 2024

Drones y cámaras submarinas vigilan al tiburón ballena

Por Violeta Amapola Nava

Ciudad de México. 29 de julio de 2016.-El pez más grande del mundo, el tiburón ballena, constituye un importante recurso ecológico, turístico y económico para las penínsulas de Baja California y Yucatán. Sin embargo, desde julio del 2016 esta emblemática especie ya es parte de la lista roja de las especies en peligro de extinción, publicada por la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza.

La principal amenaza para este enorme animal es la pérdida de hábitat, la destrucción de manglar —ecosistema donde se generan los nutrientes para su alimentación— y la pesca indiscriminada.

En México, la caza directa no es un gran problema, y gracias al potencial turístico de las actividades de observación y nado con tiburón ballena, se ha generalizado la concepción de que vale más un ejemplar vivo que uno muerto. Incluso, algunas comunidades en el Caribe y en Baja California subsisten de esta especie, comenta la doctora en ciencias Dení Ramírez Macías.

Pero las actividades turísticas mal manejadas también pueden afectar a este enorme pez. Las propelas de las embarcaciones de observación y nado pueden ocasionar graves lesiones en estos animales e incluso perturbarlos en forma tal que modifiquen su comportamiento.tiburon ballena

Por ello, el proyecto Tiburón Ballena México, dirigido por Dení Ramírez e impulsado por la organización sin fines de lucro ConCiencia México, busca analizar el comportamiento del tiburón ballena ante la presencia de embarcaciones turísticas y nadadores. Los avances de la investigación fueron presentados en conferencia en la Aldea Digital 2016 en la Ciudad de México.

 

Conservación del gran pez

El tiburón ballena, a pesar de poseer hasta 300 hileras de dientes, se alimenta de plancton, huevos de peces y peces muy pequeños. Los sitios donde este pez encuentra alimento son zonas tan ricas en nutrientes que muchas especies convergen en la misma región. Es por esto que al conservar el hábitat del tiburón ballena se estará conservando también el hogar de mantas gigantes, tortugas, delfines y otras especies, explica Dení Ramírez.

Además de traer beneficios ecológicos, conservar esta especie constituye una oportunidad de aprovechar económicamente un recurso natural. Por ejemplo, tan solo para el año pasado se calculó una derrama económica de 23 millones 300 mil pesos para la ciudad de La Paz por actividades turísticas relacionadas con este pez, detalla la investigadora.

 Sin embargo, los datos del proyecto Tiburón Ballena México arrojaron que de los 126 ejemplares que llegaron al Golfo de California ese mismo año, 56 por ciento fueron lastimados por embarcaciones, que les ocasionaron roces y cortes profundos con las propelas.

 Para armonizar el aprovechamiento económico con la conservación, la organización WWF (del inglés World Wildlife Fund) intenta divulgar la importancia de las buenas prácticas turísticas para el cuidado del gran pez y apoya el proyecto dirigido por Dení Ramírez para investigar otra consecuencia menos observable: el cambio en el comportamiento del tiburón ballena por la presencia del turismo.

Drones y camarógrafos submarinos para descifrar el misterio

«Lo que buscábamos con este proyecto era obtener datos no invasivos del comportamiento del tiburón, para ello utilizamos cámaras en las aletas dorsales del animal y drones para filmar desde el aire», explica la investigadora.

La bióloga en conservación narra que colocar las cámaras a los tiburones fue todo un reto. Se hicieron ensayos con distintas pinzas para enganchar el equipo de filmación, pero los tiburones reaccionaban girando bruscamente y tirando la pinza. Fue necesaria la construcción y prueba de tres prototipos hasta encontrar el que no generara una respuesta adversa en los animales.

“Cuando logramos colocar las cámaras correctamente, los tiburones se convirtieron en camarógrafos. Y aunque el trabajo para lograr el prototipo adecuado duró toda la temporada, ahora tenemos la herramienta apropiada para en la siguiente migración observar cómo el tiburón interactúa con otras especies, con los turistas y obtener otros datos sobre su ecología”.

El análisis con drones estuvo basado en el etograma de comportamiento. Es decir, se registra el comportamiento del tiburón solo y se compara con el comportamiento del tiburón con embarcaciones y nadadores. Lo que se busca es registrar si el tiburón deja de comer, bucea, cambia de dirección o nada más rápido debido a la presencia de turistas.

 

Resultados de observar desde el aire y desde las profundidades

¿Cómo ayudar a la conservación del tiburón ballena?

  1. Informarse y educarse sobre el océano y su vida marina.
  2. Consumir responsablemente alimentos del mar, cuya pesca sea sustentable.
  3. Respetar las vedas de pesca.
  4. No comprar productos de especies protegidas.
  5. Ayudar a mantener las playas y ciudades limpias, de otra forma la basura plástica llega al mar afectando la vida silvestre.
  6. Viajar responsablemente, seguir las recomendaciones de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp).
  7. Evitar el consumo de plástico.
  8. Separar la basura.
  9. Hacer composta.

Mediante el esfuerzo de muestreo se logró analizar el comportamiento de 30 ejemplares de tiburón ballena mientras se alimentaban y el de 90 cuando no se encontraban comiendo.

Los resultados arrojaron que 22 por ciento de los tiburones que no estaban alimentándose reaccionó a la presencia de embarcaciones, la mitad de ellos lo hizo cambiando su dirección de nado y la otra mitad buceando al detectar la presencia del barco o lancha.

En cuanto a la reacción ante los nadadores, 60 por ciento de los animales respondió a su presencia, ya sea buceando, evadiendo a los nadadores o cambiando de dirección.

En el grupo de los tiburones que se encontraban comiendo hubo un cese en la alimentación en 100 por ciento de los encuentros entre el animal y la embarcación o el turista. Once por ciento de los ejemplares, además de interrumpir la ingesta, se sumergió ante la presencia de embarcaciones y 44 por ciento lo hizo ante la presencia de nadadores.

«Pero las afecciones al tiburón ballena ocasionadas por la actividad turística pueden minimizarse si se siguen las reglas establecidas para una buena práctica turística y los programas nacionales de manejo establecidos por la Semarnat (Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales)», puntualiza Dení Ramírez.ballena

 Turismo de bajo impacto

Los puntos más importantes para proteger al tiburón ballena y disfrutar de la interacción con el animal son respetar la distancia entre el animal y la embarcación y no tocar ni nadar frente al ejemplar, detalla la bióloga.tiburón ballena

Dení Ramírez recalca que estos animales no merecen ser heridos y que los turistas deben estar informados de las medidas para evitarlo. Por ejemplo, deben contratar los servicios solo de las embarcaciones con banderín de autorización, saber que las embarcaciones privadas tienen prohibido acercarse a más de 15 metros, que las altas velocidades están prohibidas, al igual que atravesarse en el camino de un tiburón.

Para evitar colisiones solo se permite una embarcación por tiburón, la cual debe acercarse a baja velocidad y en paralelo a una distancia mínima de cinco metros.

Tiburón Ballena México lleva 12 años estudiando este enorme animal acuático y pretende seguir su proyecto de conservación y educación de las comunidades locales. (Agencia Informativa Conacyt).

About The Author