Vicente Álvarez Delgado, Presidente del Comité Nacional Sistema Producto Maíz, retó al Secretario de Agricultura, Ganadería, Pesca y Alimentación, José Calzada Rovirosa a dejar su pretensión de “hacer negocio” con la importación de maíz de otros países para beneficiar “a tres o cuatro agroempresarios en detrimento de miles de productores y millones de consumidores mexicanos cuando el país podría tener soberanía alimentaria de este grano en no más de diez años”.

Que quede claro, dijo, “no estamos de acuerdo y no nos gusta cuando escuchamos declaraciones de que habremos de hacer importación de diversas toneladas de maíz cuando no volteamos a ver a los productores mexicanos. Primero que se consuma lo nacional”.

Al encabezar el Foro Sistema Producto Maíz, junto con integrantes de la Comisión de Agricultura y Sistema de Riego, de la Cámara de Diputados, aseguró que los integrantes del Sistema Producto Maíz están en contra de la importación de este grano; se pronunció a favor de la exclusión del mismo en el Tratado de Libre Comercio con Norteamérica, y a favor de impulsar la “regionalización en la producción del maíz en tres zonas (norte, centro y sureste) así como la estratificación por productor (social y comercial).

Vicente Álvarez Presidente Sistema Producto Maíz .

En presencia de legisladores federales de diversas corrientes políticas representados por el Coordinador de la Fracción Parlamentaria del PRI, César Camacho Quiroz, Vicente Álvarez hizo público que la postura de los productores de maíz le molesta al titular de Sagarpa y por ello “no nos abre las puertas de la dependencia, situación que no nos importa pues es inadmisible que la cadena esté tan desequilibrada”.

Indicó, del mismo modo, que el sector que representa se opone a la importación de maíz blanco y amarillo proveniente de Estados Unidos, Argentina u otro país; y está en contra de la siembra de maíz transgénico en territorio nacional toda vez que se pondría en riesgo la existencia de más de 60 razas nativas de este grano.

Otro acuerdo de los integrantes del Sistema Producto Máiz, comentó, es la creación de un Comité Técnico del Sistema Producto Maíz rumbo al análisis del PEC 2018 en su apartado programático, en sus Reglas de Operación así como en los recursos a fin de que el dinero se canalice mejor y se aproveche mejor siempre y cuando los integrantes de la Cámara de Diputados apoyen a dicho Comité.

Vicente Álvarez Delgado, Presidente del Comité Nacional Sistema Producto Maíz, recordó a los funcionarios de Sagarpa que están obligados a cumplir la ley y no sentirse “los iluminados” de tal suerte que deberían hacer políticas públicas planeadas e integrales donde participen todos y no haya excluidos porque dijo: les debe quedar claro que la dependencia “no es la Secretaría de los industriales, ésta está obligada a ser la Secretaría de los productores y enfocarse a impulsar la producción de los alimentos que el país reclama”.

Por lo tanto, aclaró, “no reconocemos ninguna política pública que esté diseñada al margen de los productores” de tal suerte que la organización, la producción y la comercialización en el Comité Nacional del Sistema Producto Maíz ya está definido sólo hace falta una política congruente que impulse la producción a nivel nacional.

En ese orden de ideas, se pronunció por definir la importancia de los productores sociales porque decir que ellos son productores de autoconsumo está mal enfocado toda vez que ellos generan de 4 a 5 toneladas y sólo consumen una toneladas por lo que, no quieren “dádivas y no pueden ser clasificados como de autoconsumo cuando el resto lo comercializan y aportan a la alimentación del resto de los mexicanos”.

Al respecto, Octavio Jurado Juárez, Gerente General de la Asociación Mexicana de Secretarios de Desarrollo Agropecuario (AMSDA), dejó en claro que “estamos ante un panorama donde no se reportan incrementos en los precios, se esperan aumentos en la producción y existen condiciones para fortalecer el valor del peso frente al dólar al ubicarlo a una paridad de 20 pesos, dar valor agregado al maíz al pasar de la tortilla y la harina, mirando hacia la industria almidonera, del aceite y gourmet”.

Para el vicepresidente del Sistema Producto Maíz, Ulises Gaxiola Rodríguez, los productores del principal grano en México “vivimos una política de cangrejos”, pues desde el año 2014 los precios al productor han ido reduciéndose.

Hace cuatro años a los productores nos pagaron 4,500 pesos la tonelada; hace tres años nos lo pagaron a 4,200; hace dos años nos lo pagaron 3,850 pesos la tonelada; y el año pasado nos los están pagando a 3,800.

Además, por si fuera poco en algunos estados del país la Secretaría de Agricltura tiene pendientes de apoyos todavía desde el ciclo 2014, 2015 y el 2013, que son primavera verano,  entonces es una política de retroceso, lo que pedimos es un rediseño total en el presupuesto, una política en el que se diferencien el país las zonas productoras.

En la reunión también participaron los investigadores de la Universidad Autónoma Chapingo, Pedro Ponce Javana y Gerardo Noriega Altamirano, quienes dieron a conocer que en México se cultivan 7.6 millones de hectáreas de maíz, con una producción de alrededor de 24 millones de toneladas de maíz blanco, con un rendimiento medio nacional de 3.4 toneladas por hectárea.  El consumo de maíz blanco alcanza 23 millones de toneladas.

En tanto, el maíz amarillo alcanza una superficie cultivada de alrededor de 420 mil hectáreas, logrando una producción de 2.1 millones de toneladas, con un rendimiento promedio de 5.3 toneladas por hectáreas; en maíz amarillo se tiene una necesidad próxima a las 11.5 millones de toneladas.

Por su parte, el profesor – investigador de la Universidad Autónoma Chapingo, Gerardo Noriega Altamirano, advirtió el suelo mexicano que es patrimonio de los mexicanos está degradado y como política pública urge una recuperación de suelos degradados. De no hacerlo, sentenció, para 2050 en México la degradación del suelo reducirá 8 por ciento la superficie de cultivo y con ello disminución de producción de alimentos.

Por ello urge un sistema nacional de semillas, plaguicidas y fertilizantes así como un sistema producto maíz que se vuelva proveedor de los propios productores. También propone crear un Programa Emergente de Maíz y de Extensionismo para 2 mil extensionistas y un nuevo pacto social con reglas de operación distintas y una estrategia que permita reducir tasas de importación.

En tanto, el también profesor e investigador de Chapingo, Pedro Ponce Javana, planteó crear un Programa Nacional de maíces nativos, fortalecer el mercado local y aplicar políticas públicas diferenciadas pues, dijo: “basta que el mercado decida políticas públicas, el Estado debe asumir su rectoría”. (CODICS).