La Cámara de Diputados aprobó un dictamen que expide la nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable y abroga la publicada el 25 febrero de 2003 con la misma denominación, a fin de armonizarla con otros ordenamientos en materia de cambio climático y servicios ambientales de los ecosistemas.

Asimismo, para establecer un reordenamiento y reforzamiento de las funciones administrativas y regulatorias de la Comisión Nacional Forestal (Conafor), la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat) y la federación, en cuanto a conservación, restauración y protección de los ecosistemas forestales, y el impulso al desarrollo comunitario.

El documento surgió de una iniciativa que la diputada Alma Lucia Arzaluz Alonso (PVEM) presentó el 20 de septiembre de 2016.

Al inicio de la discusión, el diputado Juan Romero Tenorio (Morena) presentó una moción suspensiva que fue rechaza y posteriormente se avaló una modificación de la Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales.

El documento fue aprobado en lo general por 238 votos a favor, 94 en contra y ocho abstenciones. Durante la discusión de las reservas a 20 artículos se consideraron cambios que presentaron, por separado, tres diputados, dos del PAN y uno del PVEM.

Fue avalado en lo particular por 217 votos a favor, 75 en contra y cinco abstenciones y se turnó al Senado de la República para su análisis y eventual ratificación.

La nueva Ley General de Desarrollo Forestal Sustentable cuenta con 156 artículos, divididos en ocho títulos, a diferencia de la legislación de 2003, que tiene 171 preceptos, con igual número de títulos.

El proyecto elimina la figura del Servicio Nacional Forestal, considerado en la legislación vigente.

Este Servicio Nacional está integrado por los titulares de las secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales (Semarnat), de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (Sagarpa), y de la Defensa Nacional (Sedena), así como de la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente (Profepa) y Conafor.

En su exposición de motivos, los diputados del PVEM indicaron que se propone la supresión del Servicio Nacional Forestal, debido a que “hasta ahora es inoperante” y dada la existencia del Consejo Nacional Forestal.

También se elimina el Estudio Satelital Anual del Índice de Cobertura Forestal, para que pase a formar parte del Inventario Nacional Forestal y de Suelos.

Sin embargo, se considera la creación del Sistema Nacional de Monitoreo Forestal, y para lo cual la Conafor tendrá un año de plazo para su diseño e implementación, a partir de la entrada en vigor de la nueva ley.

Se plantea la unificación del Sistema Nacional de Gestión Forestal de la Semarnat con el Sistema Nacional de Información Forestal de la Conafor.

Dota a la Conafor con facultades en materia de avisos y autorizaciones de plantaciones forestales comerciales, para el aprovechamiento de recursos forestales maderables y no maderables, y para el funcionamiento de centros de almacenamiento y transformación de materias primas y productos forestales.

El nuevo ordenamiento establece el fomento a las pequeñas unidades productivas, a fin de alcanzar economías a escala en la provisión de materias primas y servicios, como en el proceso de comercialización; mediante el impulso de micro, pequeñas y mediana empresas.

De acuerdo con la opinión del Comité del Centro de Estudios de las Finanzas Públicas de la Cámara de Diputados, “la propuesta no pretende modificar la asignación de nuevas responsabilidades para el gobierno federal, que impliquen modificaciones en el Presupuesto de Egresos de la Federación”.

La Comisión de Medio Ambiente y Recursos Naturales señaló que se trata de una visión “sobre la importancia de la conservación de los ecosistemas y de un medio ambiente adecuado para el desarrollo humano, preservando la biodiversidad y disfrutando los servicios ambientales que los ecosistemas nos proporcionan”.