La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural encabeza el proyecto del Fondo Mundial para el Medio Ambiente (GEF), que refleja el rumbo de sustentabilidad para el sistema alimentario mexicano.

​El titular de la Sader, Víctor Villalobos Arámbula, presidió la reunión de preparación del proyecto (GEF), en trabajo de coordinación interinstitucional, dentro del sector productivo, ambiental y social, que entablan sinergias con el objetivo de bienestar de la gente.

​Señaló que el reto es transitar hacia sistemas de producción sustentables, “los suelos, el agua, pero también la biodiversidad, son recursos invaluables que debemos proteger si pensamos en seguridad alimentaria”.

La Sader en coordinación con organismos nacionales e internacionales, inició el proyecto del GEF, para producir alimentos con un enfoque territorial que considere prácticas agronómicas sustentables con la conservación y aprovechamiento de los recursos naturales.

El GEF es un fondo fiduciario multilateral que apoya la acción ambiental en los países y es el principal mecanismo de financiamiento para múltiples convenciones ambientales de la Organización de las Naciones Unidas, atiende problemáticas de alcance mundial: en materia de biodiversidad, cambio climático, degradación de la tierra, productos químicos y aguas internacionales.

El GEF realiza donaciones a países para enfrentar los desafíos, a la vez que contribuye a objetivos clave de desarrollo sostenible, como la seguridad alimentaria.

Es la primera vez en México que la Sader, lidera un proyecto del GEF de forma multisectorial -hasta ahora sólo los realizaba el sector ambiental-, lo que refleja el rumbo que esta administración le ha dado al sector productivo.

Para el desarrollo del proyecto, en el lapso de cinco años aportará 10 millones de dólares para que la Secretaría -como agencia ejecutora- y la organización ambiental Conservación Internacional México -como agencia implementadora- fortalezcan la conectividad biológica entre territorios, promover prácticas de producción sustentable y acceso a mercados de pequeños productores y medianos productores en seis regiones seleccionadas del país.

La agrupación Conservación Internacional tiene como misión destacar y asegurar los beneficios críticos que la naturaleza brinda a la humanidad, como alimentos, agua dulce, medios de vida y un clima estable.

Víctor Villalobos, subrayó que transitar a un sistema de producción más responsable y sustentable implica el manejo óptimo de los recursos naturales, la conservación y aprovechamiento de la biodiversidad, “porque nos interesa la producción, pero también su permanencia al paso del tiempo, a través de buenas prácticas agrícolas y mejorar la calidad de vida de la población rural”.

La directora general de Atención al Cambio Climático, Sol Ortiz García, indicó que la Sader se esfuerza en garantizar la productividad de alimentos, pero, además, trabaja en difundir un enfoque que considere prácticas agronómicas sustentables para conservar y restaurar los recursos naturales, disminuir la brecha social y económica entre los productores.

Aseguró que la iniciativa debe integrar la biodiversidad en la gestión de paisajes rurales, con la implementación de políticas y prácticas sustentables en la agricultura, con la concurrencia de recursos públicos a las necesidades territoriales detectadas a través de los análisis que el proyecto GEF, AGRIBIOMEX, pueda identificar.

En el proyecto colaboran la Oficina de la Agenda 2030 de Presidencia de la República, el Instituto Nacional de la Economía Social (INAES), la Comisión Nacional Forestal (Conafor), el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), el Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), Financiera Nacional de Desarrollo Agropecuario, Rural, Forestal y Pesquero (FND) y la Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza). (Redacción MEXICAMPO).