DUBÁI, Emiratos Árabes Unidos, 12 de diciembre.- Productores agropecuarios de las Américas, piden indicadores de base científica para medir su impacto ambiental, que agricultores sean incluidos en procesos de innovación, y se escalen los modelos de producción más sostenibles.

Sophie Beecher, directora general de Desarrollo de Políticas Sustentables de Agri-Food Canada, junto con los panelistas Michelle Nutting, directora de Sostenibilidad Agropecuaria y Ambiental de Nutrien; Marcelo Torres, presidente de AAPRESID; y Katie Sullivan, directora gerenta de IETA, formularon las observaciones anteriores, en el pabellón del Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA) en la COP28.

En la mayor cumbre mundial sobre cambio climático, organizaciones de productores agropecuarios de países de las Américas, hicieron el llamado para que los indicadores de impacto ambiental que se aplican a la agricultura hemisférica, tengan bases científicas y sean consensuados y protocolizados, con los agricultores como parte de procesos de innovación hacia la mayor sostenibilidad del agro regional.

Para Sophie Beecher, “es fundamental que los productores estén involucrados en el camino hacia la manera más sustentable de producir”. De AAPRESID, Marcelo Torres, destacó que en los últimos años se nota la presencia cada vez mayor de asociaciones de productores agropecuarios, y que las discusiones sobre agricultura en estas cumbres mundiales “se están tomando un poco más con base científica”.

Kiara Worth | UN Climate Change

El Secretario Ejecutivo de la ONU Cambio Climático, Simon Stiell, aseguró que «no basta con intentar, sino que se debe acelerar la acción climática», es una gran responsabilidad, y hoy nos encontramos en una posición bastante diferente, en el viaje de la humanidad por el cambio climático.

Estamos dando pasos de bebé. Pasamos demasiado despacio de un mundo inestable que carece de resiliencia a la elaboración de las mejores respuestas a los complejos impactos a los que nos enfrentamos. Debemos enseñar a la acción por el clima a correr. Porque este ha sido el año más caluroso para la humanidad.

Estamos ante un precipicio. De cara al balance mundial, y tenemos dos opciones, en primer lugar, podemos darnos cuenta de la falta de progreso, ajustar nuestras mejores prácticas actuales y animarnos a hacer más «en otro momento».

Nosotros decidimos en qué momento habremos conseguido que todos los habitantes del planeta sean seguros y resilientes. Decidimos financiar adecuadamente esta transición, incluida la respuesta a pérdidas y daños. Y decidimos apostar por un nuevo sistema energético.

Si no señalamos el declive terminal de la era de los combustibles fósiles tal y como la conocemos, estaremos dando la bienvenida a nuestro propio declive terminal, y elegiremos pagar con la vida de las personas.

En 2024, los países presentarán su primer Informe Bienal de Transparencia. Así no se podrá ocultar la realidad del progreso individual. En la COP29 también acordaremos cómo financiar este cambio masivo, con el nuevo Objetivo de Financiamiento. Y que «Intento intentarlo, papá», decía. Desgraciadamente, esto significa lo mismo para emprender acciones climáticas como para terminar la tarea. Sencillamente, no basta con «intentar intentarlo».

Ángeles Estrada /  UN Climate Change

El Comité Ejecutivo de Tecnología (CET) de ONU Cambio Climático, junto con Enterprise Neurosystem, una comunidad de inteligencia artificial (IA), de código abierto sin ánimo de lucro, lanzó el Gran Desafío de Innovación en IA, para identificar y apoyar el desarrollo de soluciones para la acción climática en los países en desarrollo.

En colaboración con la Presidencia de la COP28, estás instancias señalaron que «cada vez hay más pruebas de que la inteligencia artificial puede ser un instrumento inestimable para hacer frente al cambio climático.

“Aunque seguimos siendo conscientes de los retos y riesgos asociados a la IA, el gran desafío a la Innovación es un prometedor paso adelante para aprovechar el poder de la inteligencia artificial y empoderar a las y los innovadores de los países en desarrollo”.

Omar Sultan Al Olama, Secretario de Estado de Inteligencia Artificial, Economía Digital y Aplicaciones de Trabajo a Distancia de los Emiratos Árabes Unidos, declaró: Aprovechar la inteligencia artificial como activo estratégico para mitigar el cambio climático implica integrarla en las políticas y planes nacionales.

La inteligencia artificial ya se utiliza para predecir patrones climáticos y eventos climáticos extremos, mejorar el rendimiento de los cultivos, reducir el consumo de agua u optimizar los sistemas de energías renovables.

Se aclara que el uso de la IA para la acción climática transformadora en los países en desarrollo, de ninguna debe contribuir a ampliar la brecha digital causada por el acceso desigual a la tecnología.

S.E. Shantal Munro-Knight, Ministra del Gabinete de la Primera Ministra de Barbados, dijo «nos estamos asociando con empresas tecnológicas internacionales para poner a prueba sus ideas en Barbados al tiempo que contribuyen al desarrollo de la isla.

“Algunas ideas incluyen el uso del aprendizaje automático y la IA para comprobar la presencia de enfermedades tropicales, diseñar edificios resistentes a los huracanes y planificar la inversión en infraestructuras. La colaboración, la formación y la transferencia de tecnología son fundamentales para garantizar que la IA contribuya eficazmente a la mitigación del cambio climático y a la adaptación de los pequeños Estados insulares en desarrollo».

Para consultas de los medios de comunicación, póngase en contacto con ONU Cambio Climático en [email protected] (Redacción MEXICAMPO).