• El integrante de la bancada de Morena sostuvo que en México no se protege a los pequeños y medianos productores frente a la monopólica Monsanto

Es indudable que la falta de inversión y competencia en la agricultura ha provocado la devastación del campo mexicano, lo que se traduce en votos de castigo a los productores y en altos costos de los alimentos para los consumidores; ante ello, se debe impulsar a las empresas nacionales productoras de semillas, consideró el diputado Miguel Alva y Alva.

“Si no queremos que el campo quede en el abandono y las tierras sean sólo moneda de cambio para las industrias extractivas, y con ello reimpulsar el crecimiento de México, es indispensable retomar el apoyo a las ramas primarias de la producción”, señaló el integrante del Grupo Parlamentario de Morena.Al exponer el posicionamiento de dicha bancada sobre las reformas a los Artículos 4 y 18 de la Ley Federal de Producción, Certificación y Comercio de Semillas, urgió a fortalecer a las empresas nacionales del ramo para generar competencia en el mercado de semillas, así como en la agricultura en su conjunto.SEMILLAS

Subrayó que además se crearían nuevas fuentes de empleo dedicadas a mejorar el futuro del campo desde el campo, y que serían detonantes para que el Estado promueva nuevamente la participación de la iniciativa privada mexicana en el agro.

El también integrante de la Comisión de Agricultura y Sistemas de Riego advirtió que la probabilidad de que los productores del campo utilicen semillas mejoradas, disminuye cuando la cantidad de las hectáreas sembradas es menor, lo que deja en situación de vulnerabilidad a los pequeños y medianos productores, quienes son los que más pueden aumentar el rendimiento del campo.

Resaltó que son estos campesinos los que menos ingresos tienen no sólo para invertir en el campo, sino también para satisfacer sus necesidades básicas, y que lamentablemente se les ha dejado en el desamparo, toda vez que el 60 por ciento de las semillas certificadas pertenece al monopolio de Monsanto.

“Lo que está en nuestras manos es generar mejores condiciones para los productores y la economía nacional y en ello va implícito el fortalecer a las empresas mexicanas productoras de semillas”, concluyó.