Categorías
Cultura historia y tradición

Tequila, un proceso de tradición y personalidad

  • El proceso de elaboración del tequila puede llevar hasta 9 años

 

Guadalajara, Jalisco a 03 de agosto de 2020.-El tequila es sin duda una de las bebidas más representativas de México, su sabor de carácter fuerte y su versatilidad lo han llevado a traspasar fronteras. Este destilado de origen tapatío además de contar en su historia con una importante lista de reconocimientos, su proceso de elaboración es uno de los más largos e importantes, ya que su producción puede llevar hasta 9 años.

El nacimiento de una tradición

Antes de que el tequila llegue a los paladares de todo el mundo, este lleva un proceso de producción que dura alrededor de 7 y 9 años, que inicia con la plantación del agave tequilana Weber Azul, siendo esta la materia prima para la elaboración del destilado. La planta que alcanza su madurez a los 7 años debe cumplir con ciertos estándares que consisten en que su cultivo debe ser realizado dentro de la zona geográfica con denominación de origen y estar registrada en un organismo de certificación de tequila.

Cuando el agave llega a su punto máximo de maduración el trabajo del jimador es fundamental pues consiste en que a través de una herramienta llamada Coa, estos realizan el corte de las hojas de agave para dejar el corazón de la planta, la cual llega a pesar hasta 75 kilogramos y es trasladada en camiones hasta las casas tequileras donde se llevarán a cabo diversos pasos para obtención del producto final.

El siguiente paso después de su recolección es la cocción, ya sea de modo tradicional colocando las piñas en un horno de ladrillo u hormigón al que se aplica una temperatura de 60 grados durante 24 horas o el método moderno donde se deposita la materia prima en un autoclave de acero inoxidable aplicando una temperatura de 105 grados. Con esta acción se logra la hidrólisis de los azúcares.

Una vez alcanzado el proceso de cocción llega la extracción del jugo de agave utilizando el método antiguo, que consiste en poner las piñas cocidas en un disco de piedra con orificios en la parte inferior para después ser trituradas por una piedra redonda llamada tahona o los molinos de acero, que facilitan la extracción y evitan la pérdida de azúcares inyectando agua a presión directamente.

El zumo recolectado se vierte en gigantescas tinas que pasan a una sala de fermentación permaneciendo 72 horas para obtener de los azúcares el alcohol etílico apto para el consumo humano.

Una vez finalizada la fermentación, el líquido pasa a las columnas rectificadoras que tienen la labor de desmenuzar o destilar, teniendo como resultado un zumo que será recolectado en tanques y bombeado hasta un área de almacenamiento.

Por último el tequila obtenido es guardado en barricas de madera y dependiendo del estilo que se desee este se reposa de 1 a 36 meses.

Cabe mencionar que el tequila no sólo ha cautivado a mexicanos, su inigualable sabor ha llevado a diferentes celebridades como George Clooney o Michael Jordan a crear su propia marca.

La Oficina de Visitantes y Convenciones de Guadalajara se enorgullece en presentar las cualidades y procesos de una bebida milenaria de origen tapatío que se ha colocado en la mira de todo el mundo e invita a deleitarse con su inigualable sabor desde casa acatando las reglas sanitarias establecidas  por las instituciones oficiales, para que una vez iniciada la nueva normalidad visites la perla de occidente y sus rutas hacia su Pueblo Mágico Tequila.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Buscan universitarios aprovechar residuos de la industria tequilera

Fibra dietética, prebióticos, jarabe de alta fructosa y biocombustibles podrían producirse a partir de los residuos de la industria tequilera, que hasta el momento no tienen un uso determinado, afirmaron científicos de la UNAM.

Ciudad de México a 18 de mayo de 2020.-Investigadores de la Facultad de Química (FQ) trabajan para darle uso a los desechos que deja en México la producción anual de cerca de 350 millones de litros de tequila, cuyo proceso utiliza más de un millón de toneladas de agave y en el mismo periodo genera aproximadamente 400 mil toneladas de bagazo y 300 mil toneladas de hojas de la planta.

Carmina Montiel Pacheco, del Departamento de Alimentos y Biotecnología de la FQ, busca enzimas denominadas inulinasas, presentes en microorganismos aislados del bagazo. Tras estudiarlas, pretende obtener fructosa y moléculas conocidas como fructooligosacáridos (FOS).

Además, las hojas contienen alrededor del 20 por ciento (peso seco) de agavina o inulina de agave, un polímero de fructosa ramificado que puede ser utilizado como fibra dietética, explicó la universitaria.

Hasta el momento, los científicos de la UNAM han aislado levaduras, bacterias y hongos provenientes del bagazo de agave y del agave propio. “Estos microorganismos pueden degradar y aprovechar la inulina; contienen enzimas capaces de hidrolizarla (romper), y eso se podría usar para producir prebióticos y favorecer una microbiota sana en los humanos”, dijo Montiel Pacheco

Asimismo, servirían para generar fructosa, que puede ser utilizada para producir jarabe de alta fructosa (endulzantes), biocombustibles y polímeros biodegradables.

En los procesos industriales actuales, la fructosa, que se utiliza en la industria alimenticia (en la elaboración de mieles y refrescos), se obtiene del almidón y una alternativa podría ser mediante el uso de la agavina.

“Extraemos enzimas de los microorganismos, las purificamos, caracterizamos, incluso las modificamos genéticamente para estudiarlas a profundidad y saber, por ejemplo, qué aminoácidos son capaces de reconocer a la inulina, cómo la rompen, cómo la pegan y qué importancia tienen para la producción de estos productos de valor agregado”, indicó la investigadora, que trabaja en torno a microorganismos productores de enzimas (inulinasas), moléculas biológicas que se obtienen a partir de residuos de agave tequilero.

“Los prebióticos que se obtengan a partir de la inulina del agave podrían aplicarse también en el área de alimentos, pues tienen bajo aporte calórico y alto poder edulcorante. Pueden ser el alimento de los probióticos, es decir, de los microorganismos que viven en el intestino grueso o en el colon y, por lo tanto, producir una microbiota sana, ayudar a la absorción de elementos como el calcio y mejorar el sistema inmune en niños”, expuso.

En este proyecto colaboran Eduardo Bárzana, del mismo Departamento de Alimentos y Biotecnología; Ismael Bustos, de la Facultad de Medicina; Javier Plasencia, del Departamento de Bioquímica de la FQ; Julia Sáinz, del Instituto Rocasolano de Madrid, España, además de estudiantes de licenciatura, maestría y doctorado.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Desarrolla IPN bioplaguicidas para proteger maíz, tomate rojo y agave

Ciudad de México a 28 de abril de 2020.-Para combatir las plagas que ocasionan incuantificables pérdidas económicas al sector agrícola, científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) desarrollaron bioplaguicidas a base de hongos y nematodos (gusanos) entomopatógenos formulados en aceite (organismos microscópicos capaces de generar enfermedades en insectos), los cuales son amigables con el ambiente y han comprobado su eficacia para proteger los cultivos de maíz, tomate rojo y agave.

Al respecto el Secretario de Educación Pública, ha resaltado la necesidad de “fortalecer la investigación científica, humanística y tecnológica. Las universidades debe contribuir de manera decisiva a la sensibilización de los dilemas que conlleva el cambio climático”.

El Director General del IPN, Mario Alberto Rodríguez Casas, ha ratificado el compromiso del Politécnico con los proyectos que unen el crecimiento económico con el cuidado del medio ambiente, la sustentabilidad y el respeto a la cultura de los pueblos originarios.Al detallar este proyecto del Centro Interdisciplinario de Investigación para el Desarrollo Integral Regional (CIIDIR), Unidad Oaxaca, el científico Teodulfo Aquino Bolaños informó que los entomopatógenos son organismos que tienen la capacidad de reproducirse en el cuerpo de los insectos adultos o larvas (insectos que se encuentra en su primera etapa de desarrollo posembrionario).

Precisó que en esa región los cultivos de maíz son atacados por una plaga denominada Gallina Ciega (larvas de escarabajos) que se alimentan de la raíz de la planta y, por ello, es muy complicado su método de control. “El entomopatógeno se anida en la larva y la puede destruir; estos microorganismos se posicionan en el cuerpo del insecto, el cual le proporciona humedad y le da alternativas para que pueda reproducirse”.

Explicó que en la temporada de lluvias es cuando aparecen las larvas de Gallina Ciega y es el momento propicio para la aplicación de los entomopatógenos, a fin de que puedan cumplir con su misión de eliminar la plaga. “Una de las ventajas que se tiene es que sólo se aplica una vez y su presencia se queda en el suelo, entonces automáticamente se limpia el espacio para no volver a tener el mismo problema”, subrayó.

El científico, quien tiene más de 16 años en el desarrollo de bioplaguicidas comentó que la plaga que ataca al tomate rojo se llama Nematodo del Nódulo, mismo que ocasiona que se formen protuberancias en las raíces (una especia de granos) que obstruyen el paso del agua y de los nutrientes en la planta, lo que hace que los frutos no puedan concluir su desarrollo.

“Lo que hicimos fue aplicar hongos entomopatógenos, los cuales cubren las agallas (tumores bulbosos que sobresalen del tallo) y las eliminan; automáticamente se empiezan a deshidratar los nódulos”, acotó. Aquino Bolaños sostuvo que en el laboratorio se produce este microorganismo al que se le realizan diversos estudios, con la finalidad de que posea las características necesarias para combatir la plaga.

Al cultivo de agave lo ataca una plaga aérea, indicó, un insecto denominado Picudo Negro o Picudo del Agave, los adultos se localizan entre las hojas y las larvas se alimentan del tallo. “Lo que descubrimos es que este insecto se deshidrata fácilmente; entonces desarrollamos un microorganismo que contamina a uno o dos insectos que acceden a la planta y, por sus propios hábitos, ellos mismos se llevan al entomopatogeno a sus colonias y ahí contagian a los demás”.

Finalmente, el investigador politécnico reconoció que existe una diversidad de plagas que afectan grandes porciones de cultivos y tienen enormes repercusiones económicas en el país. “Los bioplaguicidas tienen un impacto muy positivo en el sector agrícola, ya que constituyen una alternativa viable para atender este problema y desplazar a los agroquímicos, que tiene una alta toxicidad y perjudican el ambiente”, concluyó.

 

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Desarrollan estudio para determinar parentesco genético en especies de agave

Ciudad de México a 29 de marzo de 2020.-La UNAM, a través del Jardín Botánico del Instituto de Biología (IB), desarrolla una investigación para encontrar el parentesco entre especies de agave, tanto en su estado silvestre como cultivadas.

El investigador Jorge Nieto Sotelo, ha ido más allá de los estudios y caracteres morfológicos y rastrea la procedencia de algunas variedades tradicionales del agave, nombre genérico de los magueyes con que se elabora el tequila y el mezcal, bebidas identitarias de México.

El Agave Tequilana Weber podría no ser originario de Jalisco, ni el Agave Espadín, de Oaxaca: Jorge Nieto Sotelo, del Jardín Botánico de la UNAM

 

Con métodos moleculares y pruebas genéticas para detectar la huella de ADN de los agaves, encontró que el Agave Tequilana Weber, del que se obtiene el tequila, guarda parentesco importante con el silvestre Agave rhodacantha, que se ubica al norte del país.

Indicó que ese ancestro silvestre del Agave Tequilana sólo ha sido detectado en la población de Álamos, Sonora, y no en Jalisco.

Sin embargo, aclaró: “no podemos descartar que en Jalisco estuvieron los verdaderos ancestros de Agave Tequilana variedad Azul, pero es difícil determinarlo por el saqueo desmedido de poblaciones silvestres”.

Nadie sabe con exactitud de dónde surgió la primera variedad de agave tequilero, pudo haber ocurrido hace cientos o miles de años. “No podemos excluir la posibilidad de que existieron poblaciones de Agave Tequilana Weber al norte o noroeste de Jalisco, pero no se puede corroborar porque esos ejemplares ya no existen”, reiteró.

En la actualidad, los únicos remanentes cercanos a Agave Tequilana W. están en Sonora, pero tampoco se puede excluir la posibilidad de que esos agaves de Sonora procedan de Jalisco, se hayan hecho silvestres y hayan permanecido ahí por decenas o cientos de años, bajo sus propios medios. “Es necesario emprender más muestreos”, reconoció.

“Si la población de Sonora guarda un parentesco importante con la de Jalisco, podría ser fuente de diversidad para mejorar algunos cultivos jaliscienses, que tienen poca diversidad genética debido a que no se reproducen por semilla, sino por hijuelos (pequeñas plantitas que nacen en la base de los tallos), que son ‘clones’, explicó.

En el caso del mezcal, la investigación ha arrojado que los agaves que se cultivan en Oaxaca podrían no tener su origen en ese estado; es el caso del Agave Espadín (Agave Angustifolia Haw), que genéticamente se asemeja más a los agaves de San Gabriel, en Jalisco, concluyó.

Categorías
Agricultura Agro nacional

Proponen nueva línea de trabajo industria-campo en cadena productiva de Agave

Sostuvo titular de la Sader, Víctor Villalobos Arámbula, reunión de trabajo con integrantes de la cadena productiva del agave tequila y del Consejo Regulador del Tequila, con el objetivo de revisar la nueva propuesta de trabajo, integración y vinculación con la industria y el campo.

Ciudad de México, 05 de octubre de 2019.-El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, sostuvo una reunión de trabajo con integrantes de la cadena productiva del agave tequila, el Sistema Producto Agave Tequilana (SIPAT), la Cámara Nacional de la Industria Tequilera y del Consejo Regulador del Tequila (CRT), con el objetivo de revisar la nueva propuesta de trabajo, integración y vinculación con la industria y el campo.

En el encuentro, se destacó la aportación de esta actividad productiva, que representa más de 165 mil hectáreas de agave en las áreas de Denominación de Origen, una producción de 309 millones de litros de esta bebida al año, la exportación de 223 millones de litros a más de 120 países y la generación de 70 mil empleos, la mayoría en campo.

El titular de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural (Sader) señaló que los retos y desafíos implican trabajar en unidad y atender las oportunidades que ofrecen los mercados; para ello, apuntó, se tiene que avanzar en una estrategia que permita ser más competitivos e incluir a más pequeños productores.

Indicó que la fuerza de este sector está en la unión de objetivos comunes para el crecimiento y posicionamiento de este producto emblemático; “cuentan con la Secretaría para avanzar en este proceso”, afirmó.

El representante del Comité de Agave de la Cámara Nacional de la Industria Tequilera, Guillermo Francke Cantú, precisó que se busca un balance entre los aspectos de industrialización y producción, sobre todo porque esta cadena genera alrededor de 70 mil empleos de manera directa, principalmente en el campo, y cuatro indirectos por cada directo.

Apuntó que hay amplio espacio para la exploración y posicionamiento de la bebida nacional en otros mercados, a través de un plan de diversificación de destinos internacionales.

Acompañado por representantes de los comités sistemas Producto Jalisco, Nayarit, Michoacán, Guanajuato y Tamaulipas, el también designado presidente del Comité Directivo del Sistema Producto Agave Tequilana detalló que tienen un inventario de 500 millones de plantas registradas de agave variedad azul y este año se integraron alrededor de 180 mil más.

El gerente del Centro de Referencia del CRT, Martín Muñoz Sánchez, expuso que hace 25 años nació este organismo de verificación y análisis para la gestión de denominación de origen, lo que permite la trazabilidad y el monitoreo que garantiza la autenticidad del producto.

La propuesta para fortalecer el trabajo y resultados de la cadena productiva señala que se debe avanzar en lograr mayor equidad en el sector (en la parte productiva), agregar valor hasta al pequeño productor, fortalecer acciones en materia de sanidad e impulsar la vinculación integral de la industria con los agricultores, lo que ya se realiza en el estado de Nayarit.

Además, se buscará impulsar la complementariedad, esto es, apoyarse en universidades y organismos privados para el manejo de la innovación y las tecnologías, prácticas sustentables de la industria y en el campo, así como reforzar la productividad y la equidad, tópicos que serán integrados en un plan rector que está en proceso de elaboración.

Categorías
Agronegocios Economía

Expansión de agroindustria del agave incidirá en la creación de empleos

  • Los directivos de Diageo anunciaron que invertirán otros 250 millones de dólares en los siguientes cinco años, a fin de ampliar producción de tequila y mercado de exportación, con prácticas de desarrollo sustentable.

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, el gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, y la embajadora del Reino Unido en México, Corin Robertson, inauguraron el centro de desarrollo, producción y logísticos de la agroindustria Diageo, que con base en su plan de expansión en el país invirtió 400 millones de dólares en la planta de Atotonilco, lo que representa producción agrícola sustentable y más empleos en el campo.

En el evento, el titular de la Sader señaló que esta planta de avanzada significa inversiones, desarrollo e innovación para el campo, bajo un modelo en el que la agricultura y las cadenas de valor impulsan empleos en el sector primario, con base en procesos sustentables.

Además de la inversión y la visión de esta agroindustria, reconocemos que esta es la forma más viable de aplicar el proceso de transformación de los recursos naturales en productos agroalimentarios con valor agregado, con cero emisión de carbono y reciclado de residuos en bioenergía para calderas y manejo de máquinas, destacó  el titular de la Sader.

Dijo que para estas iniciativas -con alto impacto económico y social-, inversionistas y agroindustriales cuentan con el respaldo del Gobierno de México y de la Sader.

El gobernador de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, expresó que su gobierno impulsa medidas para atraer inversiones que, como este proyecto, aportan al crecimiento económico del país y del estado, acompañado con desarrollo social.

Subrayó el compromiso que debe existir de parte de las empresas agroindustriales para el cuidado del ambiente, a fin de evitar la contaminación de suelo y agua mediante la aplicación de prácticas responsables y sustentables.

La embajadora del Reino Unido en México, Corin Robertson, aseveró que esta inversión es favorable a su país, México y Jalisco, y detalló que en los últimos años ambos países mantienen una balanza comercial equilibrada, con importantes inversiones, lo que estrecha la relación como amigos y socios.

Resaltó que continuarán las inversiones en México, a través de empresas con prácticas de mejora continua, altos estándares de calidad, cuidado ambiental y, lo más importante, ambiente laboral con un trato digno a los trabajadores.

En representación del Canciller, Marcelo Ebrard, el subsecretario Julián Ventura Valero precisó que esta iniciativa representa una muestra de confianza de parte de empresas globales en el país; se facilita un trabajo compartido que se traduce en más empleos y bienestar para la población, sostuvo.

Los directivos de Diageo anunciaron que invertirán otros 250 millones de dólares en los siguientes cinco años, a fin de ampliar la producción de tequila y mercado de exportación, con prácticas de desarrollo sustentable.

Previamente, el secretario Víctor Villalobos realizó un recorrido por las áreas recién inauguradas, las cuales cuentan con calderas que utilizan biomasa, disponen de una planta de tratamiento de aguas -reutiliza el 25 por ciento del agua que consume- y fomentan la innovación en la infraestructura y el material vegetativo.

Categorías
Agricultura Agro nacional

La bebida de agave “Raicilla” cuenta ya con Denominación de Origen

  • Raicilla es la primera denominación de origen de la presente administración, lo que impulsará el desarrollo de comunidades de Jalisco y Nayarit.

  • México presenta una razón más de orgullo y abre nuevas puertas para el comercio internacional.

Guadalajara, Jalisco, 28 de junio de 2019.- Este viernes el Instituto Mexicano de la Propiedad Industrial (IMPI) dio a conocer la Declaración General de Protección de la Denominación de Origen “Raicilla”.

El Director General, Juan Lozano, hizo entrega simbólica de dicha Declaración al Gobernador del estado de Jalisco, Enrique Alfaro Ramírez, y al Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla, el cual solicitó la denominación de origen para esta bebida de agave característica de 16 municipios de ese estado y uno de Nayarit.

Esta es la primera denominación de origen de la presente administración, y con ello, el IMPI impulsa el desarrollo económico con inclusión para los productores nacionales, a partir de las tradiciones y características únicas de las diversas regiones de nuestro país.

Los más de 80 productores de raicilla serán beneficiados de manera directa, pues esta protección les permitirá que se reconozca la calidad, la tradición y la originalidad de esta bebida, lo que facilitará su acceso a los mercados en México y el mundo, así como percibir una retribución adecuada, en beneficio directo de sus comunidades y sus familias.

En el evento participaron las cámaras empresariales del estado, presidentes municipales y productores de raicilla, quienes reconocieron la importancia de tener una nueva protección a este producto emblemático de la sierra y la costa de esa zona.

Con la Declaración General de Protección de la Denominación de Origen “Raicilla”, cuyo titular es el Estado Mexicano, se podrá potenciar la producción de la raicilla y sus beneficios.

El Consejo Mexicano Promotor de la Raicilla, A.C. presentó la solicitud de protección como denominación de origen para esta bebida de agave que data de la época colonial, y se produce en 16 municipios del estado de Jalisco: Atengo, Chiquilistlán, Juchitlán, Tecolotlán, Tenamaxtlán, Puerto Vallarta, Cabo Corrientes, Tomatlán, Atenguillo, Ayutla, Cuautla, Guachinango, Mascota, Mixtlán, San Sebastián del Oeste y Talpa de Allende, y uno en el estado de Nayarit, Bahía de Banderas.

Actualmente, México cuenta con otras 16 denominaciones de origen entre las que destacan bebidas como tequila, mezcal, sotol, bacanora y charanda.

Categorías
centros de investigación Tecnología en el campo

Combate IPN síndrome de intestino irritable con agave

  • Investigadores del Ceprobi obtuvieron prebióticos del agave altamente efectivos para el crecimiento de las bacterias benéficas en el proceso de digestión

Ciudad de México a 20 de febrero de 2019.– Científicos del Centro de Desarrollo de Productos Bióticos (Ceprobi), del Instituto Politécnico Nacional (IPN), desarrollan una investigación con Agave tequilana Haw, enfocada a la actividad prebiótica, antioxidante y protectora de las agavinas (sustancia extraída de la planta), que resultan benéficas para contrarrestar el síndrome de intestino irritable.

El grupo de investigación encabezado por Antonio Ruperto Jiménez Aparicio, Martha Lucía Arenas Ocampo y Brenda Hildeliza Camacho Díaz, luego de cinco años de trabajo unieron esfuerzos con el Instituto Nacional de Nutrición “Salvador Zubirán”, con el fin de probar la efectividad de los prebióticos del agave en personas con el síndrome de intestino o colon irritable (SII) y los resultados fueron muy alentadores.

“Luego de un mes de tratamiento con una gelatina adicionada con agavinas, los dolores se redujeron, disminuyó la inflamación y las personas que evacuaban una o dos veces por semana incrementaron la frecuencia a dos veces al día, sin provocar diarrea y sin referir molestias”, explicó Brenda Camacho.

Añadió que la mejoría se presentó durante el periodo en el que tomaron el producto, con un efecto postergado de 15 días. En este sentido, explicó que es recomendable ingerirlo constantemente, porque la función de las agavinas extraídas de los fructanos de agave, es alimentar a la microbiota del colon, que los consume, los fermenta y provoca que haya mayor motilidad en el intestino, sin efectos secundarios.

Mediante el proyecto: Sistema modular para la obtención de fructanos de agave, los científicos politécnicos obtuvieron prebióticos, que de acuerdo con los primeros análisis, resultaron altamente efectivos en la estimulación del crecimiento de las bacterias benéficas para el organismo, particularmente en el proceso de digestión.

El síndrome de intestino o colon irritable (SII), es un trastorno digestivo que se diagnostica con elevada frecuencia en la práctica clínica. Se caracteriza por malestar o dolor abdominal, distensión y sensación de inflamación, contracciones violentas y dolorosas a nivel del recto (tenesmo), así como cambio en la frecuencia o apariencia de las evacuaciones.

De acuerdo con un estudio sobre el síndrome de intestino irritable, publicado en la Revista de Gastroenterología de México, en septiembre de 2016, este padecimiento es uno de los trastornos funcionales más comunes, que afecta la calidad de vida de los enfermos en diferentes grados. Se estima que entre 16 y 30 por ciento de la población lo padece y aunque afecta principalmente a mujeres menores de 45 años, también se presenta en pacientes masculinos, por lo que es causa de ausentismo laboral debido a que puede llegar a ser altamente incapacitante.

Asimismo, en colaboración con el Centro de Investigación Biomédicas del Sur (Cibis), de Xochitepec, Morelos, los especialistas también adicionaron las agavinas a un pan prebiótico, el cual incorporaron a la dieta de modelos murinos (ratones), para observar los efectos en el peso, número de evacuaciones y proceso de fermentación en el colon de ratones normales y obesos.

Los resultados obtenidos se han estudiado a nivel celular mediante preparaciones histológicas en el Laboratorio de Microscopía del Ceprobi, donde se realizaron cortes de cinco micras al estómago de los modelos murinos, antes y después del tratamiento; se pudo observar que los microorganismos adheridos favorecen al sistema inmunológico del individuo, a diferencia de una dieta alta en grasas, que provoca pérdida de la integridad de la mucosa y por lo tanto, la capacidad para proteger de patógenos al intestino grueso.

Los avances de la investigación se analizaron en el Laboratorio de Microscopia e Imagenología del Departamento de Biotecnología del Ceprobi, donde se miden forma, tamaño, estructuras irregulares y patrones de la organización celular, para así determinar cómo reacciona el organismo a dichos tratamientos.

El grupo de especialistas del IPN además realizan estudios con polisacáridos, esteroles y saponinas, extraídos de las plantas de agave a nivel laboratorio y planta piloto, con el apoyo de instituciones y empresas del Estado de Morelos para el desarrollo de tecnología con posibilidades de licenciamiento.

Categorías
Tecnología en el campo universidades

Desarrollan harina de penca de agave para industria panificadora

Resultado de diversos estudios para evaluar el aprovechamiento integral del agave pulquero (Agave salmiana), científicos del Instituto Politécnico Nacional (IPN) obtuvieron una harina con alto contenido en fibra, proteínas y libre de gluten, propiedades que le otorgan alto valor nutricional, la cual se puede usar en la industria de la panificación.

Erik Ocaranza Sánchez, responsable del proyecto de investigación, realizado en el Centro de Investigación en Biotecnología Aplicada (CIBA-Tlaxcala), refirió que la nueva materia prima representa una alternativa para personas celiacas (intolerantes al gluten) y diabéticas, ya que por su contenido de inulina (fibra soluble) brinda un bajo índice glucémico.

El politécnico señaló que para obtener el producto -que podría sustituir a la harina de trigo-, le extraen a la penca del maguey los aceites y ácidos grasos que le confieren el sabor y aroma característicos. “Una vez tamizada la molienda se convierte en harina de óptima calidad que posee la textura adecuada para elaborar panes”.

Indicó que por la aportación que representa esta harina de agave y para respaldar la investigación, se iniciará a la brevedad las evaluaciones del producto y los trámites de registro de patente.

 El doctor Erik Ocaranza precisó que en el CIBA Tlaxcala, se analizó la penca de maguey con la finalidad de vislumbrar el desarrollo de varios productos innovadores, que permitirán diversificar los usos de esta planta y facilitar su aplicación en la industria de alimentos, así que además de la harina han elaborado prototipos de un sazonador con aroma y sabor al maguey.

Los aceites y ácidos grasos que obtienen de la penca los usan para hacer el sazonador, el cual podría ser una alternativa para dar sabor tipo barbacoa a la comida mexicana preparada a base de carnes.

“Este producto brindaría una alternativa para evitar la tala o el corte clandestino de las pencas de agaves jóvenes, situación que contribuye a que disminuya la cantidad de savia producida por la planta (aguamiel) y, con ello, la reducción de su vida útil”, apuntó el investigador.

 Mencionó que el potencial nutritivo del pulque es interesante, porque contiene aminoácidos esenciales, como ácido aspártico y glutámico, serina, arginina, glicina, alanina, isoleucina, fenilalanina, cisteína, lisina, tirosina, histidina, valina, tolina, leucina, metionina y triptófano.

“Además de aminoácidos, se ha reportado que el pulque contiene un coctel enzimático que permite un mejor aprovechamiento de nutrientes”, expuso.

El desarrollo científico incluye un proceso para la deshidratación de esta bebida, con el objeto de prolongar su vida de anaquel y, al mismo tiempo, conservar sus características nutricionales. “Para mantener vivos los microorganismos que intervienen en dicho proceso es necesario liofilizarlos y encapsularlos, de ese modo en el momento de hidratar el polvo se promueve el proceso de fermentación para propiciar su consumo”, explicó.

El investigador refirió que este proceso de deshidratación despertó interés en la asociación de agaveros, toda vez que les permitirá producirlo a escala semi-industrial.

Informó que la parte superficial de la penca de maguey tiene una película de cera que al retirarse se emplea normalmente para hacer las hojas con las que se envuelve un platillo tradicional mexicano como es el mixiote.

Sus componentes químicos están conformados por partículas de alto peso molecular, que al someterse a procesos químicos y enzimáticos permiten obtener policosanol (estimulante para el crecimiento vegetal).

“Actualmente, el policosanol se extrae de fuentes como la cera de abeja y tiene alto valor económico derivado de los bajos volúmenes en su extracción. También es posible obtenerlo de las ceras del maguey. Esto abre la viabilidad de evaluar su aplicación como estimulante de crecimiento en cultivos de jitomate”, indicó.

 Agregó que las saponinas se pueden encontrar en las pencas, éstos son compuestos con moléculas de actividad dual, que poseen grupos hidrofílicos (soluble en agua) y grupos hidrofóbicos (soluble en aceite), ésta última parte al entrar en contacto con un medio acuoso; se genera mucha tensión superficial y, por ende, se produce espuma.

El científico del CIBA Tlaxcala, detalló que por esa actividad dual algunas saponinas presentan actividad antibiótica y expectorante. Actualmente –dijo- se aplican como prebióticos y sus propiedades se aprovechan en jarabes para la tos. Algunas mezclas de saponinas han presentado actividad antiviral, por lo que éstas se estudiarán con mayor profundidad.

La fibra residual que queda después de tamizar la harina –subrayó- está reblandecida y con ella se pueden hacer textiles, usarse como fertilizante orgánico en lombricomposta o bien como biomasa para producir biogás. “Con este último, se podría conformar una planta sustentable energéticamente para producir biofertilizantes, que podrían introducirse en las mismas plantaciones de agave”, concluyó el investigador. (Redacción MEXICAMPO).

Categorías
centros de investigación Tecnología en el campo

Residuos de agave y café para la industria automotriz

Por Felipe Sánchez Banda

Saltillo, Coahuila. 26 de junio de 2018.- Actualmente, el sector automotriz tiene gran relevancia en el desarrollo económico de México. De acuerdo con la Asociación Mexicana de la Industria Automotriz, A.C. (AMIA), durante febrero del presente año se produjeron 328 mil 352 vehículos ligeros, registrando un crecimiento de 6.2 por ciento, en comparación con las 309 mil 234 unidades producidas en el mismo mes de 2017.

En el acumulado enero-febrero 2018, se registraron 632 mil 107 vehículos producidos, 6.1 por cierto por encima de las unidades manufacturadas en el mismo periodo del año pasado.

El Laboratorio Nacional en Innovación y Desarrollo de Materiales Ligeros para la Industria Automotriz (Laniauto) es una iniciativa que tiene como finalidad impulsar la industria automotriz mediante la generación de materiales avanzados ligeros para este sector.

Dentro de los principales objetivos de este proyecto están desarrollar materiales ligeros para reducir el peso de automóviles, incrementar la eficiencia en el consumo de combustible y reducir la emisión de gases de efecto invernadero.

Ante este panorama, científicos del Centro de Investigación en Química Aplicada (CIQA) trabajan en el desarrollo de materiales ligeros, a partir de polímeros y residuos agrícolas, para contribuir con el desarrollo económico, científico y ecológico del sector automotriz de México y la región.

Materiales ligeros para la industria automotriz

El proyecto Laniauto surge a partir de la Convocatoria del Programa de Laboratorios Nacionales 2017 del Consejo Nacional de Ciencia y Tecnología (Conacyt). Fue impulsado desde hace cuatro años, inicialmente, por seis científicos del CIQA. Actualmente cuenta con más de 40 colaboradores de diversas instituciones.

“El objetivo de Laniauto es atender las necesidades de innovación en el desarrollo de materiales ligeros para este sector, eso es debido a que los materiales ligeros son una megatendencia que demanda hoy por hoy el sector automotriz”, detalló el doctor Ernesto Hernández Hernández, catedrático Conacyt adscrito al Departamento de Materiales Avanzados del CIQA y responsable técnico del proyecto Laniauto.

Doctora Adriana Berenice Espinoza Martínez y Doctor Ernesto Hernández Hernández.

El CIQA es la institución líder del proyecto que está integrado por un grupo interdisciplinario de investigadores del mismo centro. Los centros socios de este laboratorio son el Centro de Innovación Aplicada en Tecnologías Competitivas (Ciatec) y el Centro de Investigación y Desarrollo Tecnológico en Electroquímica (Cideteq) y a partir de 2018 se adhirió a esta iniciativa el Centro de Investigaciones en Óptica (CIO). Asimismo, se tienen colaboradores de la Universidad Autónoma de Nuevo León (UANL), Universidad Autónoma de San Luis Potosí (UASLP), Universidad Autónoma de Coahuila (Uadec), Universidad del Papaloapan (Unpa) y Universidad Politécnica de Pachuca (UPP).

Los científicos de Laniauto, a partir de identificar las necesidades del sector con entrevistas a empresarios de la cadena de proveeduría de la industria automotriz y los resultados de diagnóstico del ECATI-Automotriz, plantearon y generaron proyectos de innovación y desarrollo tecnológico con potencial aplicación industrial y transferencia al sector. A raíz de esto, actualmente trabajan con empresas proveedoras automotrices tipo Tier 1, Tier 2, empresas de seguridad, entre otras.

“Estamos haciendo alianzas, no solo con otros centros de investigación, sino con otras universidades que ya tienen experiencia en el tema automotriz. Todo con la finalidad de ir integrando estas capacidades e ir planteando proyectos cada vez más ambiciosos, y también estamos desarrollando proyectos vinculados. Nos pusimos de meta generar nuevos proyectos vinculados o generados directamente de este laboratorio”, agregó Ernesto Hernández.

Aligerar vehículos con residuos agroindustriales

Uno de los enfoques principales de Laniauto es el aligeramiento de materiales aplicados a la industria automotriz. En ese sentido, investigadores del CIQA trabajan en el desarrollo de materiales plásticos ligeros basados, principalmente, en polímeros y residuos agrícolas.

“En este caso, el desarrollo de estos materiales va en el sentido de su aplicación en piezas automotrices en donde se tengan medianos requerimientos de desempeño y que el peso de la pieza deba ser relativamente bajo. Queremos ofrecer el concepto o enfoque ecológico en este tipo de materiales e impulsar a que la industria automotriz introduzca los materiales ecológicos que estamos desarrollando en conjunto con grupos de investigación multidisciplinarios del CIQA, encabezados por los doctores Francisco Rodríguez, Carlos Espinoza y Jorge Romero”, explicó la doctora Adriana Berenice Espinoza Martínez, investigadora asociada A del Departamento de Procesos de Transformación en el CIQA y miembro nivel I del Sistema Nacional de Investigadores (SNI).

Estos materiales están basados en residuos de la industria del agave y la industria cafetalera y van dirigidos a la proveeduría del sector automotriz. Además de la sustentabilidad de estos materiales, tienen como ventaja su costo y un fácil procesamiento y reprocesamiento.

“Una vez que se obtienen (los materiales) pueden someterse a diversos procesos de transformación de plásticos como moldeo por inyección, que es una de las principales herramientas que se utilizan para obtener piezas automotrices. También estamos contemplando el abaratamiento en la manufactura de materiales, un aspecto muy importante para la industria automotriz”, añadió Adriana Espinoza.

La especialista aclaró que estos materiales van dirigidos a piezas y componentes donde no esté comprometido un alto desempeño, por ejemplo, no podrían incorporarse altos contenidos de fibras naturales para reemplazar las fibras sintéticas en las defensas de automóviles; actualmente, se utilizan combinadas.

“Hablamos de piezas interiores y exteriores que componen a los vehículos, que podrían ir desde la manija de apertura y cierre de las puertas del vehículo, con un tratamiento que proporcione estética, carcasas de espejos exteriores y retrovisores, o bien, en paneles interiores, entre otros”, puntualizó.

De manera preliminar, destacan resultados en cuanto al desempeño de las propiedades mecánicas de estos materiales ligeros sustentables.

“Al incorporar residuos agrícolas del tipo fibra, tenemos buena resistencia al impacto, también alto módulo de Young, buena estabilidad térmica, además de la estabilización a nivel de proceso. Hemos diseñado algunas metodologías para la fabricación de los compuesto muy sencillas, en continuo y que aseguran la reproducibilidad de las propiedades de los materiales”, comentó Adriana Espinoza Martínez.

Específicamente, en cuanto a resistencia al impacto, con respecto a polímeros base con los que trabajan los científicos, hay un incremento hasta el momento de 25 por ciento de resistencia al impacto y de 30 por ciento en el módulo de Young. En la evaluación de la propiedad termooxidativa (como parte de la estabilidad térmica), los datos indican que se incrementa el tiempo de oxidación del polímero en proceso, de cinco a 10 minutos. También destacó que no hay generación de residuos secundarios que pudieran tener alguna consecuencia en el producto terminado.

La investigadora indicó que desarrollarán prototipos con base en estos materiales ligeros que serán evaluados conforme a normas y especificaciones de la industria automotriz. Esto tiene como finalidad transferir la tecnología y fomentar el desarrollo de proveedores mediante asesorías especializadas.

“Queremos transferir nuestra tecnología, ya tenemos bastante avance en este sentido, dominamos la parte del proceso, toda la parte de obtención y evaluación de piezas mediante moldeo por inyección. Podríamos estar dando, por ejemplo, transferencia tecnológica a una empresa que esté interesada en proveer ese material a alguien más o que ellos mismos lo hagan y tengan el producto terminado”, resaltó.

Respecto a este proyecto y Laniauto en general, los científicos del CIQA no se cierran y desean expandir más las colaboraciones con otras instituciones, consolidar grupos de investigación y continuar la formación de recursos humanos especializados.

“En el corto plazo lo que estamos visualizando es consolidar muy bien estos grupos de trabajo para plantear proyectos con estas empresas del sector automotriz. En el mediano y largo plazo buscamos hacer una transferencia tecnológica de estos desarrollos o generar las bases para establecer empresas de base tecnológica y, con esto, buscar la autosustentabilidad del laboratorio”, puntualizó Ernesto Hernández.

La doctora Adriana Espinoza coincide en la necesidad de consolidar un mayor grupo de investigación a nivel nacional y propiciar proyectos igual o más ambiciosos.

“Desearíamos conformar un grupo de investigación grande a nivel nacional, principalmente con aquellos centros de investigación, instituciones o comunidades en donde se generen este tipo de residuos para hacer un proyecto mucho más grande. Hay varias convocatorias nacionales y estatales en donde podrían crearse microempresas que generen este tipo de productos y eventualmente podrían tener bastante impacto, como la generación de empleos, entre otros aspectos”. (Agencia Informativa Conacyt).-