Categorías
cosechando historias Cultura

Xochiuaki, frutas y hortalizas que delitan al paladar más exigente  

Por: Joselin Matías 

El despido de ella y varios de sus compañeros de un laboratorio de la industria farmacéutica, donde trabajaba en Tlaxcala, llevaron a Ángeles Santos y sus compañeros a impulsar la empresa Xochicualli, dedicada a la deshidratación de frutas y hortalizas de muy alta calidad, que por su tenacidad logró obtener el certificado Cosher, que le permitirá exportar su producto al mercado judío y algunos países de Europa.

Xoxhiculli está formada por las palabras Xochi (flor) y cualli (virtuosa), las cuales representan a su proyecto que convirtió en realidad después de 17 años de esfuerzo y sacrificios, y que hoy se han visto cristalizados con la elaboración de estas botanas, digno de gustar a los paladares más exigentes.

Ángeles actualmente dirige esta microempresa que inició, en el municipio de San Pablo del Monte Tlaxcala, con cuatro personas que buscaron autoemplearse, luego de la devaluación de la moneda en 1994. Con experiencia y habilidad en la industria farmacéutica, tanto en producción y control de calidad, decidieron darse la tarea de aplicar estos conocimientos y emprender su propio proyecto.

Delgada, morena de sonrisa sutil, Angeles recuerda esos años: “Buscamos diferentes técnicas y maneras de cómo concretar el proyecto. Con recursos propios logramos fusionar un producto con las características que demanda un mercado exigente y conocedor, un alimento nutritivo, sano y sabroso, que es lo que hace la diferencia con el de otros productos comercializados en el mercado”.

Hoy recuerda orgullosa: “El cuidado en la selección del personal y área de capacitación y el buen ambiente de trabajo en equipo que teníamos en el laboratorio, nos permitió formar una microempresa con los estándares de calidad, que se requieren para ofrecer un buen producto al consumidor.

Actualmente su empresa trabaja con productores de nopal, fresa, manzana, plátano y algunas hortalizas, quienes le venden el producto para su posterior tratamiento y deshidratación. La oportunidad que les ha brindado la Secretaria de Agricultura, de dar a conocer su producto en ferias y exposiciones les ha permitido crecer poco a poco.

Su intención es exportar a más países en la medida en que su producción aumente, pues hasta la fecha no han tenido un volumen de producción que no les permite cubrir la demanda de otros mercados. Por ahora cuentan con el apoyo de una persona que es mexicana y que se encuentra en Austria, país al que desde hace aproximadamente 7 años mandan su producto.

Del equipo que inicio el proyecto lamentablemente solo quedan dos personas, ya que este trabajo requiere de mucho sacrificio y un buen apoyo económico, y no todos tienen la posibilidad; aunque su propia familia se ha ido integrando a trabajar con ella, pues sigue habiendo desempleo.

Xochicualli ha generado empleos gracias a la maquinaria que han mandado hacer de acuerdo a su necesidades y condiciones, también apoyan a productores con talleres de ingeniería mecánica para que se capaciten y crezcan por ellos mismos, y se conviertan en proveedores.

“Como mujer en lo personal me siento muy satisfecha y contenta de haber podido apoyar a otras personas. Yo los invito a que tengan sueños emprendedores, ya que nosotras las mujeres somos el pilar de la familia, no será fácil, pero todas somos trabajadoras y por otra parte darán el ejemplo a los hijos ya que aprenderán hacer mejores y a que crean en sus sueños, porque tenemos el carácter para hacerlo”.