En la zona rural de la Ciudad de México se cultivan lechugas italianas, una de las más de 100 especies existentes en el mundo, y desde la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades (Sederec) se protege y garantiza el derecho que tienen las personas productoras de la zona rural a decidir el tipo de semillas que quieran sembrar en sus tierras.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, mencionó que en el Gobierno de la #CapitalSocial, encabezado por el doctor Miguel Ángel Mancera, se impulsan proyectos en beneficio de las personas trabajadoras del campo y se respeta la diversidad de cultivos que desean.

Comentó que entre la variedad de lechugas que existe, en las delegaciones de Milpa Alta, Tláhuac y Xochimilco se siembra la italiana, de la cual se tiene una producción anual de 2 mil 855 toneladas en 340 hectáreas.

Detalló que este año aumentó la producción un 12% en comparación con  2016, cuando se contaba con 2 mil 540 toneladas de lechuga italiana.

Explicó que esta hortaliza, perteneciente a la familia de las asteráceas (compuestas), se produce en ciclos cortos, y la mejor época para su cultivo es durante la primavera.

Agregó que para su crecimiento se necesita de una temperatura óptima, de entre los 18 y 20 grados centígrados, y su cultivo es bajo riego, con ello se debe procurar que el suelo se mantenga siempre húmedo sin llegar al encharcamiento, ya que esto provocaría brotes de bacterias y que la hortaliza se pudra.

Dijo que la lechuga italiana está presente en los platillos de las cocinas mexicana como ingrediente para: pozole, salpicón, sopes, huaraches y ensaladas en sus diferentes presentaciones.

Mencionó que en la CDMX se producen principalmente cuatro hortalizas: romeritos, brócoli, lechuga italiana y verdolaga, las cuales en conjunto dan una producción anual de 12 mil 351.86 toneladas.