Home » Agricultura » La Agricultura Orgánica en México

La Agricultura Orgánica en México

Por: Eduardo González Silva

Ciudad de México a 25 de septiembre del 2015.-Por definición la agricultura orgánica a diferencia de la agricultura habitual, se caracteriza por prohibir el uso de agroquímicos como fertilizantes y pesticidas, riego con aguas negras, ingeniería genética (laboratorio), y radiación (luz) ionizante en la producción de alimentos.

El término orgánico se refiere al proceso en que se producen los alimentos, no al producto final, y no tienen diferencias nutricionales con los producidos de manera convencional.

Se identifican por una certificación obligatoria que avala la calidad del producto, expedida por agencias internacionales especializadas,  así como por autoridades gubernamentales de México y otros países.

En países desarrollados como los de la Unión Europea, Estados Unidos y Japón, se usan distintivos o logotipos impresos en la etiqueta de los productos que les da identidad, lo que garantiza el funcionamiento del mercado interior y la competencia leal.

Los alimentos orgánicos son sembrados, cultivados, cosechados y manejados bajo métodos que favorecen la conservación de la tierra y el agua.

655036

La Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), registra una superficie cultivada en el país que pasó en los últimos 10 años de 86 mil a casi 400 mil hectáreas.

El número de productores por igual en una década creció de 33 mil 587 productores a alrededor de 140 mil.

Es casi inexistente el apoyo gubernamental a la comercialización, y ante el cambio en los hábitos de consumo con una creciente demanda entre la población de los países llamados del primer mundo, del 85 al 90 por ciento de la producción orgánica de México se destina a la exportación, principalmente a los mercados de Europa y Estados Unidos.

La actividad representa atractiva oportunidad de negocio, el ingreso de divisas por las exportaciones de productos orgánicos llegó en el 2012 a 600 millones de dólares.

Los principales productos orgánicos de México son el café, que se produce en cerca del 50 por ciento del área cultivada, aguacate con el 15 por ciento,  hierbas aromáticas y medicinales, con el 10.31 por ciento; hortalizas, nueve por ciento; cacao, 5.92 por ciento, y uva silvestre, con 4.11 por ciento.

img_9791

Las principales entidades productoras son: Chiapas, Oaxaca, Michoacán, Chihuahua y Guerrero que concentran el 85 por ciento del volumen y superficie total de productos verdes.

En el mercado interno, hay tiendas de autoservicio que ofrecen los productos a precios altos para el grueso de la población, pese a ello, sus ventas han aumentado 20 por ciento anualmente y, en el caso de las tiendas especializadas, el comercio de estos productos se ha incrementado en 10 por ciento.

Sin embargo, el mercado local es incipiente, menos de cinco por ciento de la producción orgánica es comercializada en tiendas naturistas y cafeterías, generalmente ubicadas en las principales ciudades del país y sitios turísticos. Aún cuando se han implementado tianguis ecológicos en Guadalajara, Oaxaca, Jalapa y en la Universidad Autónoma de Chapingo.

En el sexenio de Vicente Fox, se expidió la Ley de Productos Orgánicos (LPO), y en la administración de Felipe Calderón, el Reglamento de dicha Ley.  Posteriormente se instaló formalmente el Consejo Nacional de Producción Orgánica (CNPO), órgano de consulta de SAGARPA integrado por  productores y agentes de la sociedad relacionados con la actividad.

Marco legal destinado fundamentalmente para establecer reglas para los sistemas de producción y certificación, con el objetivo de impulsar comercialmente tanto a nivel local como internacional los productos orgánicos mexicanos.

La Agencia de Servicios a la Comercialización y Desarrollo de Mercados Agropecuarios (ASERCA), se encarga de llevar a cabo campañas para el desarrollo y promoción del consumo de productos orgánicos certificados en los mercados nacional e internacional.

Cadena de producción

Dicha instancia ha organizado en el Distrito Federal, la Exporgánicos , así como la promoción y difusión de los productos por medio de campañas que incluyen el uso de espectaculares, talleres y publicación en revistas especializadas de cocina, deportes y salud.

Estrategia que no ha bajado al grueso de la población, pero además con reducido impacto para que el consumidor en general conozca la calidad, cualidad y beneficio que ofrecen los productos verdes.

Dentro de los alimentos orgánicos también existen los de origen animal (leche, huevo y carnes), que tienen que provenir de animales que hayan sido alimentados únicamente con productos orgánicos, con la libertad de haber pastado al aire libre y no hayan sido expuestos en ningún momento a hormonas o antibióticos.

La agricultura orgánica involucra a pequeños productores rurales indígenas de los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero, principalmente, los que  reportan grandes beneficios económicos para empresarios ricos fundamentalmente  de Europa, Estados Unidos y Canadá.

Agricultura Yucatán

A nivel global, se tiene el registro de 1.6 millones de productores orgánicos, de los cuales una tercera parte está en países emergentes. México es el tercer país del mundo con el mayor número de productores agrícolas orgánicos, después de India y Uganda.

La importancia de la actividad orgánica para el país radica en que se encuentra vinculada a los sectores más pobres del ámbito rural, a los grupos indígenas y productores de escasos recursos, a la producción sustentable de alimentos, la recuperación y conservación ecológica de los recursos  naturales, al mejoramiento de los ingresos y la calidad de vida de los productores, y en general, con un desarrollo rural más incluyente.

La agricultura orgánica se convirtió en una actividad de relevante importancia para los productores más desprotegidos del país, en ella participan básicamente grupos indígenas, que representan poco más de 50 por ciento  de los productores orgánicos.

En la producción orgánica los grupos indígenas están representados por:  mixtecos, cuicatecos, chatinos, chinantecos, zapotecos, tlapanecos, tojolabales, chontales, totonacos, amusgos, mayas, tepehuas, tzotziles, nahuas, otomíes y tzeltales, ubicados principalmente en los estados de Chiapas, Oaxaca y Guerrero.

De acuerdo a la Secretaría de Medio Ambiente y Recursos Naturales, del total de la población económicamente activa en el país, el 1.2 por ciento se ubica en la agricultura orgánica, y para finales del 2018, la meta es llegar a una tasa de 2.5 por ciento de empleos verdes.

En México se cultivan más de 45 productos orgánicos, de los que el café es el más importante por superficie cultivada, con 66 por ciento del total de la actividad orgánica, en una extensión de 70 mil 840 hectáreas, y una producción de 47 mil 461 toneladas, el aromático es la base del liderazgo exportador del sector.

50309014-1

En segundo lugar se ubica el maíz, azul y blanco, con 4.5 por ciento de la superficie, en casi cuatro mil 700 hectáreas, y su producción llega a alrededor de ocho mil toneladas, en tercer lugar está el ajonjolí, con cuatro por ciento de la superficie destinada de cuatro mil 200 hectáreas, y su producción es de dos mil 433 toneladas.

Beneficios económicos, sociales y ambientales

A estos cultivos les siguen en importancia las hortalizas, con tres mil 831  hectáreas; el agave, con tres mil 50 hectáreas; las hierbas, con dos mil 510 hectáreas; el mango, con dos mil 100 hectáreas; la naranja, con mil 950 hectáreas; el frijol, con mil 597 hectáreas; la manzana, se produce en mil 450 hectáreas; la papaya, con mil 175 hectáreas, y el aguacate con 920 hectáreas.

En menor superficie se produce soya, plátano, cacao, vainilla, cacahuate, piña, jamaica, limón, coco, nuez, litchi, garbanzo, maracuyá y durazno.

Otros productos con prácticas orgánicas son: miel, leche, queso, pan, yogurt, dulces y cosméticos. En el año 2000 los productores orgánicos estaban principalmente representados por pequeños productores con 98 por ciento  del total, con dos hectáreas por productor en promedio.

Son campesinos e indígenas organizados, que cultivaban 85 de la superficie orgánica y generaban 69 por ciento de las divisas de este sector. Sólo 15 por ciento de la superficie orgánica es cultivada por medianos y grandes productores, quienes generaban 31 por ciento del total de divisas del sector.

La agricultura orgánica permite beneficios económicos, sociales y ambientales a los productores, que debería ser apoyada por el Estado. Sin embargo, la principal ayuda a la agricultura orgánica mexicana ha provenido básicamente de fundaciones y organizaciones internacionales.

El éxito de la actividad orgánica nacional y su espectacular crecimiento se explica por la combinación de distintos factores como la constante demanda  y acceso a precios “Premium” en el mercado internacional.

La obtención de un mejor ingreso, la facilidad para los procesos de conversión a los métodos orgánicos, el uso del conocimiento indígena y su cosmovisión (la protección a la Madre Tierra es parte del sistema de creencias), y la formación de promotores campesinos en las organizaciones de productores, ha permitido la difusión de esta nueva tecnología a más de 53 mil campesinos.

México ocupa el 18º lugar mundial -pero el primero en café orgánico certificado-, con casi 400 mil hectáreas.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Ir a la barra de herramientas