• El trabajo infantil es un fenómeno profundamente arraigado y vinculado a la desigualdad y a la pobreza económica en México, pero también a los problemas de violencia, discriminación, falta de oportunidades y deserción escolar, indicó la integrante de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia.

Ciudad de México a 13 de junio de 2020.-En el marco del Día Mundial contra el Trabajo Infantil, la Diputada Verónica Juárez Piña demandó a la Secretaría de Gobernación, a la Secretaría del Trabajo y Previsión Social, a sus homólogas de las Entidades Federativas, así como a la Secretaría Ejecutiva del SIPINNA; tomen las medidas necesarias para fortalecer las acciones para la detección, prevención y erradicación del trabajo infantil, así como garantizar el Interés Superior de la Niñez.

De acuerdo con el Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) el trabajo infantil en cualquier parte del mundo es considerado una violación a los derechos humanos de las y los niños, ya que impide su sano crecimiento y detiene el desarrollo escolar.

En opinión de Juárez Piña, integrante de la Comisión de Derechos de la Niñez y Adolescencia “el trabajo infantil tiene serias repercusiones sobre el acceso a la educación de niños y niñas cuyas familias requieren del ingreso extra que pueden proporcionar. Esta necesidad limita seriamente el derecho a la educación, que es sumamente relevante para el desarrollo y el mejoramiento de las condiciones de vida de las personas y las posibilidades de acceder a un mejor futuro.”

Agregó que “sin duda, el trabajo infantil es un fenómeno profundamente arraigado y vinculado a la desigualdad y a la pobreza económica en México, pero también a los problemas de violencia, discriminación, falta de oportunidades y deserción escolar.”“Actualmente, muchos hogares enfrentan la caída o ausencia de sus ingresos o incluso a la pérdida de empleos, ante esta situación, desafortunadamente el trabajo infantil puede suponer un apoyo a la economía familiar”, señaló.

En México, de acuerdo con cifras del Inegi, hay 3.2 millones de niños y niñas de 5 a 17 años que trabajan, en un porcentaje de 62.7% hombres y 37.3% mujeres.

“Esto a pesar de lo establecido en la Ley Federal del Trabajo que sanciona a quienes contratan a menores de edad”, puntualizó la Diputada Federal por Jalisco.

“Lamentablemente en nuestro país, el trabajo infantil se ha normalizado a una práctica cotidiana, donde las y los niños pasan de jugar a ser cuidadores de otros más pequeños, de abuelos o enfermos”, apuntó la también Coordinadora del PRD en la Cámara de Diputados.

Precisó que la Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo del Inegi no capta esta problemática del trabajo infantil, donde siete de cada 100 niños comen sólo una vez al día y representa un daño grave a sus derechos humanos.

Exhortó a no olvidar que el trabajo infantil es un problema muy serio y complejo que requiere de esfuerzos coordinados tanto de las instituciones del Estado mexicano como de la sociedad civil.

“Aunque en materia legislativa existen avances, es necesario seguir tomando medidas para garantizar un mejor y más amplio acceso los derechos de niños y niñas en nuestro país”, concluyó Juárez Piña.