Ciudad de México a 16 de febrero de 2016.- La producción de leche en México se encuentra colapsada  ante  la  imposibilidad de los productores de colocar en el mercado millón y medio de litros excedentes, que Liconsa y los industriales les dejaron de comprar en lo que va del año, aseguró el dirigente del Frente Nacional de Defensa de Productores y Consumidores de Leche, Álvaro González Muñoz.

En entrevista con Mexicampo,  el líder lechero urgió al gobierno a resolver el problema de manera inmediata, pues advirtió que dicha situación podría obligar a más de 15 mil productores de varios estados del país a abandonar esta actividad ganadera.

Subrayó que desde hace una semana los productores afectados están en espera de ser convocados por la Secretaria de Economía para participar en una reunión del “más alto nivel”  y buscar una salida a estos excedentes de leche que están rematando a dos pesos litro, regalando e incluso tirando porque no encuentran donde  colocarla a tiempo en detrimento de su economía.imagen

Gonzalez Muñoz recordó que el presidente de  la Comisión de Agricultura en el Senado, Manuel Cota Jiménez se comprometió o proponer  un punto de acuerdo al pleno, para que de igual manera que se hicieron los diputados, se reasignen a Liconsa los 542 millones de pesos que necesita para  comprando los 800 millones de litros que en 2015 y no los 600 millones en 2016.

Afirmó que esta situación que tiene desmoralizados a los productores no estaría pasando, si el gobierno dejará de  comprar leche en polvo que lo único que provoca es desincentivar la producción nacional.

Expresó que como un acto de justicia para los productores que aún sobreviven de  los embates del  TLC y que desaparecerán si incluyen al sector lácteo en el Acuerdo Asociación Transpacífico  (TPP), el gobierno debe a través de la Secretaria de Economía  concentrar sus esfuerzos en instalar de inmediato una mesa de negociación para solucionar el problema de la leche.manifestacion de lecheros

La tragedia nacional continuará con el TTP, porque le va a dar la puntilla a la lechería nacional, ya que sólo van a subsistir los grandes productores incrustados en las plantas pausterizadoras, que están dentro y se benefician de las importaciones de leche deshidratada.

Informó se están acordando entre los productores una serie de acciones o estrategias que permitan la comercialización de la leche por otros canales o bien su pasteurización para hacer nata y su envasado de noche para que resista más tiempo el producto