Ciudad de México, 2 de diciembre.- La pasada temporada de lluvia que llevó al país a tener disponibilidad de agua en presas y acuíferos, la aplicación de programas prioritarios, la recuperación en producción de granos básicos, aunado a la estrategia de diversificación de mercados, es de esperar que en 2022 se tengan buenos resultados en producción agropecuaria, pesquera y acuícola del país.

Víctor Villalobos Arámbula, secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, subrayó que con base en el trabajo de las y los productores se va a continuar por el camino del crecimiento sectorial, con avances en la seguridad alimentaria del país.

Apuntó que enfrentamos nuevos retos como la mitigación y adaptación de la agricultura a los efectos del cambio climático, y trabajar con un esquema incluyente que reconoce que hay dos agriculturas: la comercial y la de autoconsumo, para el manejo de políticas diferenciadas, con atención a necesidades diferentes.

Entre los desafíos en el sector, el funcionario señaló que habrá que disponer de más alimentos a partir de la misma superficie agrícola, con un incremento de la producción a través del acompañamiento técnico y el uso eficiente del agua y mediante el fomento de una agricultura sostenible que se propone el cuidado de los recursos naturales, como el suelo agrícola, un tema que añadió, en los últimos 30 años no se había atendido.

El funcionario sostuvo una reunión de trabajo con integrantes de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, quien además resaltó que en el proceso de actualización y mejora de los programas prioritarios orientados a rescatar al campo y garantizar la seguridad alimentaria, el gobierno autorizó el incremento de los precios de garantía para granos básicos y leche fluida, además de la ampliación de la entrega de fertilizantes gratuitos a cinco entidades más para el 2022.

Ante senadores encabezados por el presidente de la comisión legislativa, Salomón Jara Cruz, el titular de Agricultura detalló que el precio de garantía de la leche pasó de 8.20 a 9.20 pesos por litro, en beneficio de los productores de pequeña y mediana escala.

Respecto al programa Fertilizantes para el Bienestar, resaltó que este año se aplicó en los estados de Guerreo, Tlaxcala, Morelos y Puebla, y para el 2022 se ampliará a Durango, Zacatecas, Nayarit, Oaxaca y Chiapas.

Villalobos Arámbula destacó que el andamiaje e infraestructura que provee la Secretaría a través de los bienes públicos, como la sanidad e inocuidad, han colocado a México en el séptimo lugar mundial como exportador agroalimentario, con ventas a 192 países, y en el doceavo sitio como productor agropecuario y pesquero.

Refirió que como resultado de la aplicación de los programas prioritarios, el año pasado el gobierno dejó de importar leche en polvo del programa de abasto social de leche, se está recuperando la producción de cacao y café en el país y se avanza en granos básicos, en pro de la seguridad alimentaria con soberanía.

México es autosuficiente en maíz blanco para consumo humano, mientras que en maíz amarillo históricamente se depende de la importación, sin embargo, con la aplicación del programa Precios de Garantía y la entrega de fertilizantes, al final del sexenio se estaría atendiendo a parte de esta necesidad con producción doméstica.

Estableció que conjuntamente con los productores y legisladores, se realiza una evaluación de los costos de la energía eléctrica en el campo y se trabaja en el tema de gestión del agua y operación de distritos de riego, con el fin de buscar sistemas modernos, con un manejo de la huella hídrica para dimensionar el volumen de líquido requerido para la siembra.

Villalobos Arámbula expuso que, a través de un manejo trasparente de los recursos, entrega directa de apoyos, incentivos a los productores de pequeña y mediana escala y un sistema de rendición de cuentas, se operan cuatro programas prioritarios, donde se canaliza el 70 por ciento del presupuesto de la dependencia.

Este año, abundó, el programa Producción para el Bienestar había entregado 12 mil 595 millones de pesos, el 99 por ciento del total (con datos a agosto pasado), en apoyos a agricultores de pequeña escala de granos, cereales y oleaginosas, así como de café, caña de azúcar y apicultura.

El presidente de la Comisión de Agricultura, Ganadería, Pesca y Desarrollo Rural del Senado, Salomón Jara Cruz, resaltó el trabajo conjunto que favorece la dependencia federal y la voluntad de diálogo de las autoridades para conocer a detalle los avances en el sector, un rubro prioritario para el crecimiento económico del país.

La senadora María Guadalupe Saldaña mencionó la importancia de actualizar el reglamento de pesca, cuidado de las áreas forestales y el fortalecimiento de acciones para contrarrestar los efectos del cambio climático en el sector primario.

La legisladora Beatriz Paredes Rangel, se refirió al reto de avanzar en la autosuficiencia alimentaria en granos básicos y las acciones para incrementar la producción de maíz amarillo y de oleaginosas.

Los senadores Nancy Sánchez, Gerardo Novelo, Ovidio Peralta y Antonio García Conejo comentaron sobre la situación de los jornaleros mexicanos que migran a otros estados, el impulso a las agroempresas, el control de la trazabilidad de ganado bovino, capacitación, tecnificación de riego, fomento a la ganadería y acuacultura y el aprovechamiento del potencial productivo en entidades del sur sureste del país. (Redacción MEXICAMPO).