Ciudad de México, a 16 de enero.- El Poder del Consumidor en la publicó en la revista “La Mirada de la Academia”, de la Universidad Iberoamericana el artículo “Productos ultraprocesados”, en el que advirtió del peligro de imitar alimentos saludables, una vez que hallazgos científicos encontraron evidencia sobre la asociación entre el consumo de estos productos con el aumento de mortalidad y la adicción que generan.

Las investigaciones científicas revelan diversas afectaciones a la salud, por ejemplo en niños consumidores se relacionan con alteraciones de los lípidos en sangre, en adolescentes con riesgo de síndrome metabólico, y en adultos con el desarrollo de sobrepeso, obesidad, diabetes y cáncer que derivan en muertes por enfermedades crónico degenerativas asociadas al consumo de dichos productos.

Aproximadamente el 30 por ciento de la energía ingerida por los mexicanos proviene de productos ultraprocesados, que de acuerdo a estudios científicos, se han identificado no solamente como adictivos, sino que además, atentan directamente contra la vida de sus consumidores.

“Los mecanismos que explican el aumento en el riesgo de mortalidad por el consumo de estos productos son: su alta carga glicémica y su reducida señalización de saciedad resultado de la alteración de propiedades físicas creadas para el procesamiento de los alimentos.

“La formación de cancerígenos durante las cocciones a altas temperaturas; la respuesta inflamatoria ligada a los aditivos presentes en los alimentos industrializados, la alteración de la microbiota intestinal y el aumento de la permeabilidad intestina”.

La evidencia científica ha demostrado que los productos ultraprocesados son hiperpalatables, cuasiadictivos y de baja calidad nutrimental, al mismo tiempo que imitan falsamente a las versiones saludables de los alimentos sustituyendo su consumo.

El artículo compila los resultados de estudios que analizaron la hiperpalatabilidad de los productos ultraprocesados con su consumo excesivo y adicción.

“Es un hecho preocupante dada su alta disponibilidad y la continua exposición de los consumidores a estrategias agresivas de mercadotecnia y publicidad que promueven un entorno social y un ambiente alimentario que representa alto riesgo a la salud”, refirió el estudio. (Redacción MEXICAMPO).