La diputada federal por Jalisco, Mónica Almeida, nuevamente exhortó al gobierno federal a impedir la muerte de las abejas a través de la regulación y prohibición del uso de los insecticidas neonicotinoides.

“Diversos estudios demuestra que sin los polinizadores, la vida humana y la de todo el planeta estaría condenada a la extinción completa. Por ello es necesario que los gobiernos dejen de apoyar, por intereses particulares, el uso de insecticidas neonicotinoides, uno de los principales factores de mortalidad de las abejas, una especie clave para los cultivos de México”, compartió.

La legisladora busca que se ejecuten las acciones necesarias dentro de las facultades y programas presupuestales de las Secretarías de Medio Ambiente y Recursos Naturales, y de Agricultura y Desarrollo Rural, para la generación de apiarios que logren generar la repoblación de abejas.

“A través de este exhorto busco que el Gobierno Federal se haga responsable de las acciones destinadas a salvaguardar el bienestar de las abejas y, por ende, la salud de los pobladores aledaños a las zonas agrícolas donde se usan este tipo de plaguicidas. Ahora es el momento de hacer un cambio verdadero a favor de la naturaleza y todos los mexicanos”, agregó.

Agregó que se busca incrementar las medidas de supervisión y vigilancia que tengan por objeto la protección, conservación de la biodiversidad y los servicios ambientales a través de la polinización, tanto de plantas de vegetación natural como de la cultivada.

Reiteró que existe una evidente afectación de dichos insecticidas a la agricultura, pero también al medio ambiente en general.

Frente a ello, la apicultura tiene una gran importancia socioeconómica y ecológica, ya que es considerada como una de las principales actividades pecuarias generadoras de divisas.