Ciudad de México, 23 de febrero.- ​El cambio climático en la agricultura es factor que ha venido impactando progresivamente y se ve reflejado en la productividad, por lo que es necesario plantear alternativas para su adaptación, afirmó el secretario Víctor Villalobos Arámbula, durante su participación en el Diálogo: Cambio climático en el sector agroalimentario.

​Asimismo, de acuerdo al Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA), México presenta metas de adaptación enfocadas a un campo más productivo, que lo ubica como uno de los principales países que promueve políticas y programas en temas vinculados con la mitigación de los efectos del cambio climático.

El secretario de Agricultura, señaló que la implementación de buenas prácticas agrícolas, el manejo responsable de suelo y agua, el uso sustentable de los recursos genéticos y el desarrollo de tecnologías, permitirán en el mediano y largo plazos, mitigar y adaptarnos a los efectos del cambio climático en el sector agropecuario y pesquero.

El cambio climático en la agricultura es factor que ha impactado progresivamente y de manera clara se ve reflejado en la productividad, por lo que es necesario plantear alternativas para su adaptación.

En el encuentro virtual -organizado por el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)-, el titular de la Sader  indicó que México es un país que depende en mucho de la precipitación pluvial, debido a que más del 70 por ciento de la tierra arable es de temporal; de ahí, agregó, la importancia del recurso hídrico para tener las cosechas esperadas, principalmente en cultivos básicos.

“Estamos ante retos muy importantes. No podemos poner en riesgo la seguridad alimentaria y claramente el cambio climático impone la necesidad de plantear nuevas alternativas, algunas de las cuales afortunadamente están en ese bagaje de tecnologías, hoy en día a nuestro alcance”.

“Una agricultura más sustentable, más productiva y más incluyente es lo que requerimos y es lo que estamos, como gobierno buscando para que podamos garantizar, como lo hemos hecho hasta ahora, la seguridad alimentaria de toda la población de nuestro país”.

La huella hídrica, dijo, tiene que ser reducida sin impactar la productividad, y para ello, claramente están nuestros institutos de investigación, de enseñanza, que nos permiten ir incrementando o adaptando prácticas que nos ayuden a hacer un mejor uso del recurso hídrico.

En la conservación y uso sustentable a través de las prácticas de mejoramiento genético y las tecnologías modernas, nos permitirá ser más eficientes en el uso del agua, evitar el estrés hídrico y tener mejor control o tolerancia a plagas y enfermedades, en un contexto donde la agricultura contribuye al cambio climático y es víctima del fenómeno, refirió.

El representante del IICA en México, Diego Montenegro, destacó que el objetivo del evento es promover el desarrollo agrícola sostenible y equitativo, bajo visión compartida entre la agricultura y el medio ambiente, con el impulso de acciones de mitigación y adaptación al cambio climático en el sector agropecuario y pequero.

“México presenta metas de adaptación enfocadas a un campo más productivo, las cuales se han posicionado con una sólida implementación de acciones”.

La directora general de Atención al Cambio Climático en el Sector Agropecuario de la Sader, Sol Ortiz García, puntualizó que por la variación de la temperatura, hay reducción en los rendimientos de cultivos, en la disponibilidad de agua y en la superficie apta para la agricultura; aumento en la susceptibilidad a plagas y enfermedades y riesgos de incendios.

En el 2020, abundó, México actualizó sus compromisos en el Acuerdo de París, mediante la vinculación y el establecimiento de mayores alcances en las acciones de mitigación y adaptación en el sector agroalimentario. (Redacción MEXICAMPO).