Home » Tecnología en el campo » biotecnología » Posible revertir con acciones dependencia alimentaria del país

Posible revertir con acciones dependencia alimentaria del país

*Con soluciones creativas y atención a productores marginados y uso de biofertilizantes

Con soluciones creativas, viables e inmediatas para el campo mexicano, la nueva administración federal puede lograr el incremento hasta en 20 por ciento de las parcelas de productores marginados y zonas donde prevalece la pobreza, en las diferentes zonas rurales del país.
Ello impactará en aproximadamente un millón de hectáreas de superficie, lo que beneficiará desde el ámbito productivo, económico, social y ambiental, a pequeños agricultores de maíz, con el solo uso de biofertilizantes y acompañamiento técnico.
Considera Marcel Morales de la consultoría Biofábrica Siglo XXI, que con soluciones creativas se puede llegar a incrementar en 500 kilos por hectárea, y permitir producir en México un total de 500 mil toneladas en la superficie del millón de hectáreas, cantidad de maíz que se podría destinar una parte para el autoconsumo y otro volumen para la comercialización, lo que a su vez mejoraría el ingreso de los campesinos y sus familias.
Destacó que para el nuevo gobierno este incremento productivo, significaría poner en marcha un programa con inversión de tan solo 500 millones de pesos, lo que representaría únicamente el 10 por ciento de los montos presupuestales a los autorizados en 2017 dentro del Programa de Apoyos para Productores de Maíz y Frijol (PIMAF), que fue de 2,586 millones de pesos y del Proyecto de Seguridad Alimentaria para Zonas Rurales por 2,598 millones de pesos, que juntos alcanzaron un total de 5,184 millones de pesos.
El agrónomo, dijo que ambos programas atienden a productores marginados, pero a la luz de los problemas de producción y pobreza que prevalecen en las áreas rurales del país, no han dado resultado.
Dijo que su propuesta es promover el uso de biofertilizantes en unidades marginales de producción, que permite el incremento en los rendimientos del orden de 20 por ciento, es decir, pasar de dos toneladas por hectárea que producen en la actualidad a 2.5 toneladas.
Apuntó que el programa se aplicaría en ocho entidades de la República, Chiapas, Guerrero, Guanajuato, Hidalgo, Estado de México, Michoacán, Oaxaca y Veracruz, que se caracterizan por tener una superficie considerable de maíz, del orden de 200 mil hectáreas o más.
Subrayó que un aspecto fundamental es la conservación y regeneración de los suelos, que ahora están degradados por el uso intensivo de agroquímicos, que además de ser dañinos para el ambiente afectan la salud humana.

La propuesta para el nuevo gobierno, señaló, es que se deben enfocar acciones inmediatas, que permitan resultados de impacto en el corto plazo, las cuales se deben integrar a un proyecto integral de transformación del agro mexicano, donde existan posibilidades de incrementar la autosuficiencia alimentaria en productos básicos como el maíz.
Consideró que el programa se deberá someter a una evaluación de resultados, por lo que se tomará una muestra representativa del orden del 10 por ciento (100 mil hectáreas), distribuidas en los ocho estados, a la que se dará seguimiento durante todo el ciclo de producción, hasta tener una evaluación tanto de cosecha y el efecto físico y biológico en los suelos que tienen los biofertilizantes, y después de la cosecha se contrastarán esos resultados con las parcelas testigo (sin aplicación de los biofertilizantes). (Redacción MEXICAMPO).

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Ir a la barra de herramientas