Ciudad de México a 27 de octubre del 2015.-El consumo de las carnes rojas y las procesadas, (salchichas, jamones, salamis, entre otros embutidos), está científicamente comprobado, son  causantes de cáncer de colón rectal,  y tienen asociación directa, con el de páncreas y próstata, alertó en un comunicado el Centro de Investigaciones sobre el Cáncer (CIIC) perteneciente a la Organización Mundial de la Salud.

El grupo de trabajo constituido por 22 expertos de 10 países, convocados por el Programa de Monografías del CIIC, clasificó el consumo de carne roja como carcinógeno para los humanos, basado en evidencia limitada de que su consumo es causa de cáncer en los humanos.

imagen

En un comunicado dado a conocer, este día, en la ciudad francesa de Lyon, la OMS señala que después de una revisión exhaustiva de la literatura científica acumulada, los expertos clasificaron la carne roja procesada como carcinógena para los humanos ,  basada en evidencia suficiente en humanos de que el consumo de carne procesada causa cáncer colón rectal.

Explican que el consumo de carne varía mucho entre las personas y los  países, hay quienes   consumen un pequeño porcentaje,  hasta  proporciones que llegan al 100 por ciento.  Las carnes rojas procesadas, son consideras todas aquellas que se ha transformado a través de la salazón, el curado, la fermentación, el ahumado u otros procesos para mejorar su sabor o su conservación.

 La mayoría de las carnes procesadas contienen carne de cerdo o de res, pero también pueden contener otras carnes rojas, aves, menudencias o subproductos cárnicos tales como la sangre. Los expertos concluyeron que cada porción de 50 gramos de carne procesada, consumida diariamente, aumenta el riesgo de cáncer color rectal en un 18%.

Kurt Straif, Jefe del Programa de Monografías del CIIC  sostiene que el riesgo de desarrollar cáncer colon rectal para un individuo por su consumo de carne procesada sigue siendo pequeño, pero este riesgo aumenta con la cantidad de carne consumida”.

chorizos-2015-07-10

El doctor Straif alertó sobre el impacto global que tiene para la salud pública,  la elevada  incidencia del consumo de carne procesada en (perros calientes/hot dogs/salchichas), jamón,  carne en conserva (corned beef), cecina o carne seca, así como carne en lata, y las preparaciones de salsas a base de carne.

El Grupo de Trabajo del CIIC consideró más de 800 estudios que investigaron asociaciones para más de una docena de tipos de cáncer con el consumo de carne roja (como;  res, ternera, cerdo, cordero, caballo o cabra y de carne procesada en muchos países y poblaciones con dietas diversas. La evidencia más influyente provino de grandes estudios de corte prospectivos realizados en los últimos 20 años.

Salud pública

“Estos hallazgos apoya aún más las actuales recomendaciones de salud pública acerca de limitar el consumo de carne”, dijo el doctor Christopher Wild, director del CIIC. «Al mismo tiempo, la carne roja tiene un valor nutricional. Por lo tanto, estos resultados son importantes para permitir a los gobiernos y a las agencias reguladoras internacionales realizar evaluaciones, a fin de balancear los riesgos y beneficios de consumir carne roja ( y carne procesada, y poder brindar las mejores recomendaciones dietéticas posibles”, indicó.

Un resumen de las evaluaciones finales está disponible en línea en The Lancet Oncology  y las evaluaciones en detalles se publicarán como Volumen 114 de las Monografías del CIIC.