Por Irene Licona Ocaña

El 75 por ciento de productos perecederos que se consumen en México son canalizados a través de las 65 Centrales de Abasto  (CA) que existen en el país, que a su vez aglutinan a 50 mil comerciantes; quienes representan el 34 por ciento de la Población Económicamente Activa (PEA) informó Roberto Alonso Gordón, miembro de la Unión Mundial de Mercados Mayoristas y Minoristas –con sede en la Haya, Holanda-.

Destacó que a través de las 65  centrales de abasto se surten a más de un millón 200 mil minoristas, representando el sector más dinámico dentro de la cadena alimentaria.

En entrevista con Mexicampo luego de haber participado en la Semana Nacional de Emprendedor con la ponencia “Mercados municipales. Tradición, modernidad e innovación”, precisó que nuestro país tiene dos mil 600 mercados públicos, los cuales tienen una importante presencia dentro del sector empresarial.

roberto_alonso

Mercados que con el apoyo del Inadem (Instituto Nacional del Emprendedor) a través de la Convocatoria 1.4 –que tiene que ver con el desarrollo de mercados y centrales de abasto- se pretenden modernizar mediante nuevas fórmulas de atención , de servicio y de valor agregado en beneficio del consumidor final, pero siempre respetando el concepto de un mercado tradicional, manifestó Alonso.

El también consultor de la  FAO (Organización de las Naciones Unidas para la Agricultura y la Alimentación) argumentó que el objetivo del Inadem –dependiente de la Secretaría de Economía- es avanzar hacia los mercados inteligentes.  “Los mercados inteligente son aquellos que están mejorando el conocimiento y la comprensión de las necesidades económicas del consumidor y al mismo tiempo están aportando la incorporación de nuevas tecnologías y servicios; enfocados para dar una mejor respuesta a los hábitos y demandas de los consumidores”, explicó.

El empresario argumentó que los mercados públicos son el mejor escaparate para poder  mostrar todo el valor que atesora el campo mexicano; con todos sus productos y cualidades organolépticas”.

En definitiva, la idea es ser un poco ese escaparate que pueda servir para mostrar lo que es el campo y su producción, así como el esfuerzo de los agricultores, que día a día lucha por  poder comercializar sus productos en nuestros mercados, añadió.

Indicó que un aspecto que está en boga en nuestros mercados, es que estos abran sus puertas a los productores locales, a los productores agrícolas para tengan una presencia directa, es decir, sin estar supeditados a los intermediarios, que no aportan a la cadena lo que realmente pudieran aportar.

Roberto Alonso, quien también es asesor técnico de la Confederación Nacional de Comerciantes de Centros de Abasto de México (CONACCA) a la cual están afiliadas las 65 CA expuso que se trabaja para  que los mercados tradicionales tengan las oportunidades que ya están  a la mano y con ello mejorar su competitividad.

CEDA LA MÁS IMPORTANTE DEL MUNDO

Mención aparte –dijo- merece la Central de Abasto de la Ciudad de México (CEDA) “la más grande del mundo y la que mayor importancia tiene en Latinoamérica no sólo desde el punto de vista económico y social, sino también por el volumen de comercialización y operativa diaria que maneja”.

El reconocido especialista en la rehabilitación y modernización de equipamientos comerciales (mercados minoristas y centrales de abastos), argumentó que hasta el momento la Ceda está respondiendo a las necesidades que le presenta el sector, sin embargo reconoció que los directivos están conscientes de las demandas que va a tener que afrontar en el mediano y largo plazo.

centrales de abasto

“La Central de Abastos de la Ciudad de México tiene ante sí uno de los retos más importantes: ¿cómo dar solución al abastecimiento de una población tan importante como a la que en este momento está dando servicio, a fin de seguir siendo una de la unidad alimentaria más importante del país, cuestionó.

El gran reto que tiene la Central es dar una respuesta eficiente a las nuevas necesidades, tanto a su colectivo; clientes que son los comerciantes mayoristas, así como a las demandas de los minoristas y su relación diaria con este organismo, afirmó.

Con experiencia en la remodelación de más 220 mercados en diferentes del mundo- exhortó a los comerciantes mexicanos a optar  por  la innovación  “ya que apostar por este formato, es apostar por un tejido empresarial, por las familias; es hacer comercio, y que mejor que hacerlo mediante la modernización de los mercados públicos”.

“No hay mejor lugar para la convivencia social que un mercado público. Es común oír decir que a México se le conoce de mercado a mercado, porque México está en los mercados,  y en los mercados está  México”, puntualizó Alonso Gordón.

-O-