Una investigación en España en 37 tipos de plantas brásicas y hortalizas, determino a través de un avanzado estudio de los genes implicados en la presencia de compuestos que benefician la salud,  al repollo o coliflor como un potente antioxidante.

Tamara Sotelo Pérez, investigadora de la Misión Biológica de Galicia en  Pontevedra, España,  dependiente del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) en su tesis doctoral  determino que la mayor capacidad antioxidante de ambas hortalizas reside en las hojas.

En su tesis doctoral Sotelo Pérez  ha progresado en el conocimiento de genes que sintetizan y regulan los compuestos biosaludables de este tipo de hortaliza para determinar que la concentración de los mismos depende del órgano de la planta.tipos-repollo-coles

En décadas anteriores otros estudios científicos ya habían demostrado que un consumo regular de brásicas,  contribuía a reducir el riesgo de padecer determinadas enfermedades y, hasta ahora, los programas de mejora genética se habían enfocado hacia la productividad, la resistencia y la calidad comercial.tipos-repollo-coles

Sotelo ha observado que las hojas poseen mayor capacidad antioxidante, con compuestos fenólicos y carotenoides, y los brotes mayor concentración de gluscosinolatos, componente que aporta el olor y sabor picante a la salsa de mostaza.

 Cualidades del repollo

 Como siempre decimos, los alimentos de temporada ofrecen los nutrientes justos para la época del año, por ello, el repollo y la col lombarda, constituyen una manera diferente de protegerte ante los resfriados y otras enfermedades propias del otoño e invierno.

Éstos alimentos tienen un contenido de vitamina C semejante a la naranja, y además, poseen elevada cantidad de vitamina A y carotenosque también tienen fuerte acción antioxidante y colaboran en las defensas del organismo. Por otro lado, tanto el repollo como la col lombarda tienen buena proporción de potasio y fósforo así como de calcio, minerales importantes para mantener el equilibrio electrolítico.

Asimismo, su elevado contenido en agua y si riqueza en fibra, los convierte en alimentos ideales para mantener la hidratación y un peso corporal saludable aún en los meses más fríos del año.

Sus compuestos sulfurados actúan como antiinflamatorios y antioxidantes, reduciendo el riesgo de enfermar por muchas razones, entre ellas, cáncer.

Así, tanto el repollo como la col contribuyen a protegernos ante los resfriados tanto como los cítricos en esta época del año, ya que poseen una gran cantidad de antioxidantes, vitamina C, vitamina A y demás micronutrientes importantes para el organismo.