Ciudad de México, 22 de marzo.- La Comisión Nacional de Zonas Áridas (Conaza), apoya a productores de baja escala con 104 proyectos de 19 estados de la República, en equipamiento de infraestructura de uso colectivo de captación, manejo y almacenamiento de agua como presas (mampostería, concreto), bordos de cortina de tierra, aljibes, ollas de agua y tanques de almacenamiento.

Para estos proyectos ha destinado más de 164 millones de pesos, lo que ha permitido fortalecer al sector agropecuario de los estados de Coahuila, Guanajuato, Hidalgo y Tamaulipas.

Con un enfoque integral y productivo, la instancia sectorizada de la Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, atiende a productores para prácticas agroecológicas y sustentables, alienta la autosuficiencia en la producción de semillas, y apoya con maquinaria y equipo apropiado a la agricultura de pequeña escala.

Estas acciones han permitido producir cultivos tradicionales en conjunto con árboles frutales y maderables, lo que coadyuva a generar empleos.

CONAZA brinda apoyo en la construcción de obras de derivación para el aprovechamiento de los escurrimientos superficiales y conducirlos a las áreas de cultivo. Asimismo, ha participado en la reforestación de plantas nativas, toda vez que tuvieron usos medicinal, terapéutico y agrícola, como insecticidas y fungicidas.

Con la práctica de incrementar la recarga de acuíferos y dar aprovechamiento sustentable a diferentes especies de plantas, participa también en el mejoramiento genético de los hatos ganaderos, a través de la adquisición de sementales, lo cual permite mejorar e incrementar el peso y volumen de los animales.

Así se fortalece el manejo adecuado de las áreas de pastoreo, mediante la delimitación con cercos, suministro y construcción de bebederos, y construcción de presas de tierra compactada, para el control y conservación de la vegetación de pastizales nativos.

Se ha logrado la producción de hortalizas mediante pequeños invernaderos, donde se utiliza de manera más eficiente el agua e insumos, lo que da como resultado mayor producción por unidad de superficie.

El trabajo de CONAZA en el bienio 2019-2020, logró incrementar el número de plantas de agave en las zonas atendidas con la siembra de especies que se adaptan a la región. Esta medida aumentó la vegetación, el control de la erosión del suelo, el aprovechamiento del agua de lluvia y contar con forraje, a través del picado y molido de diferentes especies de plantas.

Se establecieron lotes de nopal forrajero como complemento para la alimentación de cabras para la producción de leche y carne, lo cual contribuyó a incrementar los ingresos de familias.

Del mismo modo se incrementó la producción de granos y forraje, lo que ha redundado en la mejora de la actividad agrícola y pecuaria, así como la transformación de los productos lácteos.

El organismo federal desarrolló sus labores en unidades de producción familiar de los estados de: Aguascalientes, Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Coahuila, Durango, Guanajuato, Guerrero, Hidalgo, Nuevo León, Oaxaca, Querétaro, Puebla, San Luis Potosí, Sinaloa, Sonora, Tamaulipas, Tlaxcala y Zacatecas, y en 14 de estas entidades realizó acciones de integración económica de las cadenas productivas. (Redacción MEXICAMPO).