Por consenso, la Cámara de Diputados declaró que sea el 8 de abril de cada año como el Día Nacional de la Artesanía de los Pueblos Indígenas, a fin de preservar la memoria y cosmovisión de las comunidades originarias

Con 468 votos a favor, el Pleno de la Cámara Baja al aprobar el dictamen, tiene el objetivo de garantizar su protección y reconocer la actividad como patrimonio cultural e inmaterial de la humanidad.

El documento, fue enviado al Senado de la República para sus efectos constitucionales, precisa que el Estado y la federación deben proteger los derechos de las comunidades para que ningún diseñador se apropie, plagie o copie la vestimenta, diseños, dibujos, figuras, bordado, brocados, colores, tejidos, urdimbres y otros aspectos que conforman las prendas de vestir de los pueblos indígenas.

Añade que este patrimonio representa la cosmovisión, biodiversidad y bioculturalidad nacionales, de lo que “los mexicanos nos sentimos orgullosos”.

Mediante las prendas de vestir se muestra la identidad y pertenencia a un pueblo o comunidad, además de que expresan la particularidad de las formas de concebir a las personas y al mundo.

PRESERVAR LA MEMORIA Y COSMOVISIÓN ORIGINARIAS

Al fundamentar el dictamen de la Comisión de Gobernación y Población, la diputada Beatriz Dominga Pérez López (Morena) indicó, que al declarar el 8 de abril de cada año como Día Nacional de la Artesanía de los Pueblos Originarios, se preserva la memoria y cosmovisión de los pueblos.

Con esta fecha, expuso, se protegen los derechos de las comunidades y genera mayor difusión; por ejemplo, de los derechos colectivos de autor, “objetivo trascendente en la memoria colectiva del país”.

Recordó, que a lo largo de la historia de México, los pueblos indígenas y afromexicanos, han mantenido una lucha constante para que se le reconozcan sus derechos, los cuales comenzaron a plasmarse en el artículo 2 de la Constitución.

Indicó que quienes se dedican a la elaboración de artesanías no sólo han dedicado su vida al arte popular, lo que ha ocurrido durante generaciones enteras; heredaron habilidades, talento y hasta la visión filosófica de las cosas, lo que en su conjunto les permite realizar un trabajo único, minucioso y que requiere de mucha imaginación y creatividad.

Existe, dijo, gran diversidad de artesanías, por ejemplo, las que elaboran artesanos triquis de San Juan Copala, Oaxaca, considerado un arte textil popular que más que un objeto ornamental constituye la cosmovisión de los pueblos, en cuya elaboración y preservación las mujeres esenciales. Tienen bordados de telar de cintura, en colores rojos y con hilo de algodón, cada uno inspirado en la cosmovisión de la comunidad Triqui.

ARTESANÍAS, SUBSISTENCIA DE LOS PUEBLOS

La diputada Mónica Almeida López (PRD), expuso que la artesanía es de las principales actividades y subsistencias de los pueblos y comunidades indígenas que han sufrido endémicamente de una situación de exclusión, marginación discriminación y estigmatización, condiciones agravadas por la pandemia y la crisis económica.

Indicó que datos del Coneval señalan que la población indígena asciende a más de 12 millones de personas y constituye el 10.1 por ciento de la población total. De ellos, 8.4 millones de personas están en situación de pobreza y 3.4 millones de personas en pobreza extrema.

La producción y venta de artesanías, que representan más de una tercera parte de los empleos del sector, añadió, “está prácticamente paralizada y, adicionalmente, los artesanos no tienen acceso a la seguridad social ni a la salud pública”. (Redacción MEXICAMPO).