Ciudad de México, 16 de mayo.- México y Estados Unidos acordaron organizar una agenda compartida sobre ciencia y conocimiento en agricultura, basada en el programa MasAgro (que impulsa la agricultura sustentable), como estrategia amigable con la naturaleza.

El secretario de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula, anunció lo anterior durante la reunión 2021 del Consejo Directivo Internacional del Centro Internacional de Mejoramiento de Maíz y Trigo (CIMMYT), quien puso de relieve la ciencia colaborativa que fomenta dicha institución, para permitir a México contribuir significativamente en el desarrollo global.

En calidad de presidente honorario del Consejo, que el Grupo de Centros Internacionales de Investigación (CGIAR), Villalobos Arámbula habló con los ministros del ramo de los distintos países que lo integran, que junto con Tom Vilsack, titular de Agricultura de Estados Unidos, comentó la importancia del CIMMYT, como uno de los esfuerzos bilaterales más exitosos.

Se dio a conocer que al día de hoy, 70 por ciento de todas las variedades de trigo en Estados Unidos proviene de la investigación realizada en México, en conjunto con aliados estratégicos.

Refirió que en México la colaboración de instituciones como el Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (INIFAP) y el CIMMYT, a través de programas como MasAgro, ha permitido impactar positivamente en más de 300,000 productores y más de 1 millón de hectáreas.

La investigación internacional que se hace en el país trasciende fronteras, ya que el Centro hace más de 1,500 envíos anuales de semillas de maíz y trigo a instituciones de investigación nacionales alrededor del mundo, que buscan cultivarlas sustentablemente en beneficio de sus sociedades, apuntó.

En este contexto, dijo, México, América Latina y el CIMMYT, juegan un rol importante en la lucha por mejorar las condiciones de los agricultores de pequeña escala y la resiliencia de los sistemas agroalimentarios.

Este organismo representa una forma de trabajo, una metodología para hacer investigación con propósito y presencia en el terreno, expresó el secretario de Agricultura y Desarrollo Rural.

El CIMMYT ya no es solo maíz y trigo, también implica sistemas integrados con múltiples cultivos y animales. Es una cultura impulsada por la excelencia científica, el impacto y los resultados, pero especialmente por un profundo respeto por los socios y los agricultores, indicó Villalobos Arámbula.

En la reunión 2021 del Consejo Directivo Internacional, dio la bienvenida a Margaret Bath como nueva presidenta de la Junta Directiva del CIMMYT, quien tomará formalmente esta función a partir del 1 de noviembre de 2021, y destacó el trabajo de Nicole Birrell como presidenta de este grupo durante los últimos cuatro años.

Observó que este organismo rinde cuentas ante decenas de gobiernos, órganos multilaterales de gobernanza y asociaciones del sector privado, incluido el Gobierno de México, donde tiene su sede.

Nuestro trabajo en el directorio del CIMMYT requiere un enfoque serio, altos estándares éticos, compromiso, transparencia y, en particular, lealtad a los agricultores y consumidores, expuso Villalobos Arámbula.

Llamó al CGIAR -asociación de investigación global que integra a centros de investigación científica internacionales en todo el mundo, del cual forma parte el CIMMYT, y actualmente se encuentra en un proceso de revisión para hacerlo más eficiente y efectivo-, a sus centros y sus gobiernos anfitriones, a trabajar en colaboración y respeto mutuo, y teniendo en cuenta las necesidades de la gente y de los ciudadanos del mundo.

En este sentido, subrayó la participación de la subsecretaria para Asuntos Multilaterales y Derechos Humanos en la Secretaría de Relaciones Exteriores, Martha Delgado Peralta, quien ha impulsado la iniciativa Agricultura para la Paz de la mano del CIMMYT y el Centro Nobel de la Paz, y quien tomó protesta como nuevo integrante del Consejo Directivo del CIMMYT, representando al gobierno de México.

La subsecretaria Delgado, sostuvo que en nuestro país la agricultura es un sector prioritario para la cooperación al desarrollo nacional e internacional y en la lucha contra la pobreza y la desigualdad, ante lo que resaltó la replicabilidad de la experiencia de MasAgro y su relevancia para la región de Centroamérica.

Destacó los aportes de México y el CIMMYT a la seguridad alimentaria mundial, y a los países que están comprometidos con esta agenda y han acompañado todo el trabajo del Centro Internacional durante décadas.

Por ello, señaló que, al aceptar la designación como parte del Consejo Directivo, se compromete a defender los principios fundacionales del organismo internacional, su visión, misión y legado, así como a promover nuevos mecanismos de cooperación internacional que contribuyan a su expansión. (Redacción MEXICAMPO).