De penal de alta seguridad para reos de alta peligrosidad, las Islas Marias,  ubicadas en el corazón del pacífico mexicano pasarán a ser un centro para las artes y el conocimiento sobre el medio ambiente, la flora y la fauna de ese lugar, anunció el presidente de México, Andrés Manuel López Obrador, al firmar este día, el decreto con el cual se termina con más de un siglo de castigos, torturas y represión.

El titular del Ejecutivo informó que de los 600 presos de baja peligrosidad que habitan ahí, se van a liberar a más de 200 internos, que ya cumplen con lo que establece la ley, y otros 400 serán reubicados en los penales o carceles cercanas a sus domicilios; mientras que los trabajadores también se les reubicará.

En su conferencia de prensa matutina, López Obrador recordó que en este penal, abierto en 1905 por Porfirio Díaz,  se busco que fuera un lugar  para la readaptación mediante el trabajo, la educación, el bienestar, cuando estuvo a cargo de ese penal el general Francisco J. Múgica de 1928 a 1932 y se avanzó mucho porque fue un ejemplo a seguir para la readaptación social.

«Luego volvió a ser un penal infame; ahí estuvo preso José Revueltas en dos ocasiones; esa fue la inspiración para escribir esa gran novela, Muros de agua, que publicó por primera vez en 1941″. enfatizó.

El preidenete subrayó que la violación de los derechos humanos se practicó durante mucho tiempo de manera sistemática e incluso provocó que los internos se amotinaran en varias ocasiones, desde su apertura hasta el 2003, cuando se registró el último motín por sobrepoblación con más de ocho mil reclusos, destacó.

Las Isla Magdalena y Maria Cleofas, son de los lugares naturales más bellos de México, y con este decreto va a dejar de ser una prisión para convertirse en lugar de encuentro para los jóvenes, donde habrá campamentos para ir a conocer, desde luego, la historia de cómo esos modelos de castigo deben ir desapareciendo.

Por su parte la Sectretaria del Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT), Josefa González Blanco Ortíz Mena, comentó que el cierre del penal de las Islas Marías representa el fin de una era que castiga y persigue a los desposeídos, intentando callar las voces disidentes, sin considerar las causas de la desigualdad y abandono.

La creación de un nuevo centro de educación y transformación para niños y jóvenes, llamado Muros de Agua José Revueltas, ubicado en un área nacional de inmensa belleza y riqueza natural, recibirá en campamento a niños y jóvenes mexicanos con programas de cultura y ética ambiental, y cultura y ética social, fortaleciendo a nuestras nuevas generaciones con esquemas de amor, cuidado y respeto de la naturaleza, con valores sociales en un nuevo mundo, donde la justicia social y el respeto a la autoridad se convierten en realidad.

En este entorno ofreceremos talleres transformativos que dejarán semillas en las almas de nuestros hijos y nietos que germinarán con el tiempo, cuando se conviertan en hombres y mujeres, patriotas mexicanos, que aman a México y lo protegen.

En el Centro de Educación Ambiental «Muros de Agua-José Revueltas» interactuaran de cerca con la anaturaleza y desarrollaran actividades, talleres de artesanias, cultura y encuentros para el rescate de la sabiduría tradicional; Capacitación en técnicas de superviviencia en flora y fauna; conocimiento de la historia natural de México; participacion en senderos interpretativos, terrestres, marinos y culturales; desarrollo de actividades didacticas en granjas autosustentables. Redacción MEXICAMPO