Empresarios navieros del país, señalaron a diputados de la Comisión de Marina, su preocupación por la minuta que expide Ley para el Fortalecimiento de la Marina Mercante y de la Industria Naval Mexicanas, la cual no favorece al sector, una vez que se concede a barcos extranjeros, los mismos beneficios que a los navieros nacionales.

 Durante un encuentro con la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, apuntaron que los beneficios contemplan un trato similar para transportar las cargas de exportación e importación de la administración pública centralizada y paraestatal.

 Los empresarios del sector mencionaron que el dictamen aprobado por la Cámara de Diputados, el 30 de abril de 2015 y devuelto como minuta por el Senado de la República el 17 de febrero de 2016, podría generar desventaja a los navieros nacionales frente a los extranjeros, “porque no se encuentran en la misma igualdad de condiciones, lo que afectaría a la marina mercante mexicana”.

La ley señala la creación de un folio especial del Registro Público Marítimo Nacional, destinado a inscribir las autorizaciones otorgadas a las embarcaciones extranjeras, a las que se les dará el trato de embarcaciones mexicanas, conforme a transportar mercancías en navegación de altura y para contactar a las empresas navieras poseedoras o propietarias de este tipo de embarcaciones.

 Para el presidente de la Comisión de Marina, diputado Gustavo Cárdenas Gutiérrez, la minuta enviada a esa instancia legislativa para su análisis, podría generar una “normatividad confusa”, debido a que “no existen las condiciones de igualdad entre las embarcaciones nacionales y las extranjeras en materia de transportación marítima y cabotaje”.

 Los diputados analizaron la reforma a la Ley de Navegación y Comercio Marítimo, la cual, aseguró Cárdenas Gutiérrez, representa afectaciones para el sector empresarial naviero.

La diputada Nelly Márquez Zapata, expresó que “no podemos permitir una competencia desleal con otros países porque los empresarios mexicanos tienen que luchar contra todo, cuando en Estados Unidos las tasas de interés para operar son mucho más bajas que en nuestro país”.

 El legislador Federico Quinto Guillén coincidió en que se deben analizar ambas normas, a fin de hacer los cambios apropiados y necesarios, por lo que propuso trabajar en conjunto con el Senado de la República.

 A su vez el director general de la Cámara Mexicana de la Industria del Transporte Marítimo, Armando Rodríguez García, explicó que la Ley para el Fortalecimiento de la Marina Mercante, causaría que los barcos extranjeros tengan los mismos beneficios que los nacionales, a pesar de que “no existe reciprocidad entre estos”.

Respecto al registro que se pretende imponer, afirmó que “perjudicará a la marina mercante en cuanto a la transparencia y certeza jurídica”.