Las autoridades holandesas dieron a conocer  a la Agencia de Seguridad Alimentaria Europea, la detección de una partida de tomate procedente de Almería, España con restos de Etefón, producto prohibido desde hace más de tres años y que se utiliza para acelerar la maduración del fruto.

La consejera de Agricultura, la almeriense Carmen Ortiz, quien precisamente  visitó las instalaciones de la mayor exportadora de tomate de Andalucía y España, la cooperativa CASI, informó de que gracias al sistema de trazabilidad se ha localizado la explotación de la que procedía esta pequeña cantidad de productos.

Precisó que los técnicos de la Delegación Territorial de Agricultura de Almería se trasladaron a dicha finca para investigar la situación y tomar las muestras necesarias, para hacer los correspondientes análisis en el Laboratorio de Sanidad Vegetal de la provincia y  ratificar o no esta alerta, algo que se esperaba pudiera suceder a última hora.2015-04-01 12.52.15

En cualquier caso, la consejera lamentó que la actuación «puntual» de un agricultor, pues se trata de una partida muy pequeña de un único productor, pueda poner en cuestión a todo el sector, teniendo en cuenta, precisó, que los productores hortofrutícolas de esta provincia aplican los métodos de control de plagas respetuosos con el entorno, como demuestra el hecho de que el 90% de la producción de tomate de Almería sea producción integrada o aplique técnicas de Control Biológico de Plagas.

De confirmarse la presencia de esta sustancia en los tomates andaluces, será «una pena» que una «cuestión puntual» de una «producción mínima» ponga en cuestión «el rigor y el buen hacer de todo el sector», ha lamentado la consejera. «El 99,9% de los agricultores hace las cosas bien», aseguró.

Y es que esta alerta sanitaria ha llegado en el peor momento, puesto que en lo que va de campaña el tomate está pasando por una mala situación de precios, ya que ha experimentado una reducción de un 20%. Sin embargo, aún quedan meses de producción de gran importancia para poder hacer un balance más exacto, que se espera no se vea influenciado por esta cuestión.

«Esperamos que en lo que queda de campaña la situación se mejore y que en los próximos dos meses la producción y los precios se estabilicen, aunque, por supuesto, no van a compensar las pérdidas que en estos momentos tienen muchos agricultores», manifestó la titular de Agricultura.

La coincidencia de las elevadas temperaturas de otoño e invierno, la alta producción y la competencia de terceros países, son algunos de los factores que han influido en esta situación que afecta directamente a los agricultores andaluces y, sobre todo, almerienses.

Fuente: elmundo.es