Al quedar conformada la Constitución de la Ciudad de México, el desafío ahora es que las personas de las comunidades indígenas conozcan y ejerzan sus derechos, expresó Víctor Toledo, especialista internacional en derecho indígena.

Durante el Seminario permanente sobre derechos indígenas en la Ciudad de México, realizado en el Museo Nacional de las Culturas, Toledo subrayó que los derechos ya ganados en la Constitución de la CDMX se deben promover, garantizar y ejercer tanto por las personas indígenas como por el Estado.

Refirió que el derecho a la participación es uno de los más importantes, porque las comunidades indígenas pueden incidir en políticas públicas.

Indicó que la consulta a los pueblos indígenas es una obligación del gobierno, ya que México suscribió varias legislaciones internacionales y la #CapitalSocial hizo obligatoria la Declaratoria de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas y el Convenio 169 de la Organización Internacional del Trabajo (OIT). 

Mencionó que para evitar violaciones o la discriminación hacia este sector, la Constitución de la CDMX considera medidas especiales, como consultar a los pueblos indígenas, promover la integración de órganos consultivos, acceder a cargos de representación popular y reconocer a las autoridades y representantes de sus comunidades.

Explicó que las personas indígenas deben participar y salvaguardar sus derechos humanos, por ello es importante capacitarlas sobre el contenido de la Constitución de la Ciudad de México.

Resaltó que la Carta Magna local es una herramienta que las comunidades y pueblos indígenas deben utilizar para defender sus derechos, los cuales están plasmados en un capítulo a lo largo de los artículos: 57, 58 y 59, y considera la Declaración de Naciones Unidas sobre los Derechos de los Pueblos Indígenas.