La Confederación Nacional de Agrupaciones de Comerciantes de Centros de Abasto (CONACCA) y el Instituto Interamericano de Cooperación para la Agricultura (IICA)  firmaron  un convenio de cooperación para facilitar la comercialización en los centros de abasto de México.

El presidente del Comité Ejecutivo de la CONACCA, Arturo Salvador Fernández, la Representante del IICA en México, Gloria Abraham,  y el Director General Víctor M. Villalobos firmaron el convenio que facilitará la articulación entre los productores y usuarios para desarrollar una comercialización eficiente con una oferta que responda al mercado en términos de cantidad y calidad.

La firma del convenio se dio en el marco de la Asamblea Nacional Ordinaria Conacca Tuxtla Gutiérrez 2015, a la que asistieron representantes de las centrales de abasto de todo el país y organismos como la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura (FAO).

El convenio permitirá al IICA, organismo internacional especializado en agricultura del Sistema Interamericano, apoyar el desarrollo y modernización de mercados mayoristas y su vinculación con la agricultura familiar y fortalecer las capacidades de gestión administrativa, técnica y ambiental en los centros de abasto de México.

En el marco de la firma del convenio, Villalobos habló sobre “Los retos de las centrales de abastos para la nueva agricultura de las Américas” en donde consideró que la agricultura en el mundo está cambiando y que hoy el reto es producir más para una creciente población mundial.

Mencionó la necesidad mejorar la oferta agrícola con el desarrollo de tecnología e innovación de la agricultura, mayor integración en la cadena y cambios en las relaciones de los actores en la comercialización agrícola.

Villalobos destacó la importancia de contar con un mayor intercambio comercial a nivel nacional, regional e internacional con de los riesgos fitosanitarios y del abasto.

Desde la perspectiva de las centrales de abasto, dijo, hay que entender  su papel desde el punto de vista del consumidor, ya que deben ser funcionales, ambientales, tener productos de calidad e inocuos y precios competitivos.

Consideró que las centrales de abasto son el principal vínculo de entrada de la agricultura familiar al mercado y un factor relevante para el modelo de comercialización de los alimentos.

Arturo Salvador Fernández, señaló por su parte que el acuerdo significa poder posesionarse con sistemas que repercutan en una mejor alimentación de la población y con más calidad.

Se prevé que el convenio impacte en una mejora de la eficiencia en uno de los eslabones de la comercialización agrícola más importante, que son los mercados mayoristas y mejorará la contribución de la agricultura a la seguridad alimentaria.

El IICA, con más de 70 años de experiencia en el desarrollo de la agricultura y el bienestar rural,  podrá desarrollar contenidos e instrumentar investigaciones y estrategias de capacitación para aumentar la capacidad organizativa,  productividad, competitividad rentabilidad y sustentabilidad de las actividades económicas de los usuarios en los mercados mayoristas.