Floricultores de siete entidades del país, se alistan para la venta de al menos 16,268.524 de flor de nochebuena, planta nacional y símbolo en el mundo de la natividad, sembradas en una superficie de 240.6 hectáreas.

El trabajo de los productores rurales ha permitido garantizar el abasto de la flor de nochebuena para la temporada decembrina 2020 en el país, a pesar de la pandemia por Covid-19, sembradas en el sur de la Ciudad de México, Jalisco, Michoacán, Estado de México, Morelos, Oaxaca y Puebla.

La Secretaría de Agricultura y Desarrollo Rural, reconoce a los productores del país, porque pese a las restricciones a causa de la emergencia sanitaria y acatando las medidas de distanciamiento y de seguridad necesarias, no han dejado de cultivar con lo que han logrado que el campo no se detenga.

Durante este atípico año en la CDMX se sembraron -de acuerdo con información del Servicio de Información Agroalimentaria y Pesquera-, tres millones 654 mil 653 plantas de esta flor de origen mexicano en una superficie de más de 30.9 hectáreas establecidas en las alcaldías de Xochimilco, Tláhuac, Tlalpan y Milpa Alta.

De la producción total, Morelos participa con 6,549.818 plantas; Puebla, 2,650.506; Jalisco, 1,707.639; Estado de México 858,989; Michoacán, 829,826, y Oaxaca, 17,093.

Para lograr estas significativas cantidades, los productores plantan los esquejes en el mes de mayo, ya que el cultivo tarda aproximadamente ocho meses y se producen en más de 30 variedades que destacan por sus colores: rojo, amarillo, rosa, blanco, rayado y marmoleado.

La mayor parte de la producción y consumo de la flor, 90 por ciento, es roja; cinco por ciento, blanca o amarilla, y el resto rosa, rosada o marmoleada.

Subrayó que es fundamental difundir los esfuerzos de los productores del campo, cuyas plantas las de tipo ornamental en la CDMX, se basa en criterios sustentables, en la preservación de los suelos y el agua, con el uso de técnicas que no degradan el ambiente.

Productores de la Alcaldía Xochimilco, iniciaron la comercialización de nochebuenas en mercados e invernaderos de la demarcación: Madreselva, Palacio de la Flor, San Luis Tlaxialtemalco, Cuemanco, Patrimonio Cultural de la Humanidad, Campo 7 y el corredor de viveros de Caltongo, espacios listos para recibir a los visitantes bajo estrictos protocolos sanitarios.

LA NOCHEBUENA HERENCIA PREHISPÁNICA

Los aztecas utilizaban esta planta en celebraciones y rituales como símbolo de la pureza y la vida nueva de los guerreros.

Esta flor herencia prehispánica, es de los símbolos más utilizados para representar la natividad, el nombre en náhuatl es Cuetlaxóchitl, que significa “flor que se marchita” o “flor de cuero”. Ya en la época colonial, los españoles bautizaron a la flor como “nochebuena”, debido a su aparición en diciembre. A partir del siglo XVII se convirtió en el símbolo de las fiestas decembrinas.

La planta es conocida también como flor de pascua, catalinas, estrella de navidad y, con su nombre náhuatl, cuetlaxóchitl, es la planta ornamental de más importancia en México, pero la tradición de adornar casas con esta especie viene de los países anglosajones.

La nochebuena originaria de México, procede además de los alrededores de Taxco, Guerrero, y crece de manera silvestre en Sinaloa, Nayarit, Jalisco, Colima, Michoacán, Estado de México, Guerrero, Oaxaca y Chiapas, lo que le da una diversidad genética que la diferencian de las flores nativas de una región de otra. (Redacción MEXICAMPO).