Irma Juan Carlos, legisladora de Morena, y los diputados Eduardo Zarzosa Sánchez (PRI), Manuel Huerta Martínez (PT), y Ariel Rodríguez Vázquez (MC), refirieron que elevar a rango constitucional las 68 lenguas indígenas y el español, representa un avance histórico en el reconocimiento de los derechos de los pueblos originarios y de la diversidad cultural del país.

Aseveraron también que constituye un gran reto para el Estado y la sociedad, pues la reforma, aprobada por el Pleno de la Cámara de Diputados, debe verse traducida en políticas públicas acompañadas de presupuesto suficiente.

En el debate virtual “Lenguas indígenas a rango constitucional: ¿una deuda histórica?», en el programa “Parlamento en Vivo”, organizado por la Coordinación de Comunicación Social de la Cámara de Diputados.

La diputada de Morena, Irma Juan Carlos, presidenta de la Comisión de los Pueblos Indígenas, sostuvo que la modificación a la Carta Magna es un paso para saldar una deuda histórica y recuperar el orgullo que han perdido algunas comunidades indígenas.

Resaltó la importancia de preservar las lenguas indígenas, ya que la lengua da identidad y es la forma en la que las personas se comunican y transmiten el conocimiento.

No obstante, señaló que los cambios legislativos no son suficientes y se tienen que traducir en políticas públicas y programas con un enfoque pluricultural, a fin de que la ciudadanía haga conciencia de la importancia de los pueblos indígenas, de la cultura y, así, contrarrestar la discriminación que ha prevalecido contra éstos.

El diputado Eduardo Zarzosa Sánchez (PRI), apuntó que incluir las lenguas indígenas en la Carta Magna es un logró muy relevante que dará mayor identidad a los pueblos originarios y sus habitantes, además de promover la sobrevivencia de éstos.

Mencionó que México es un referente de diversidad conservando 68 lenguas originarias, que hablan 7 millones de indígenas de los 25 millones que existen en el país, por lo que aseveró que esta reforma debe ir acompañada de presupuesto.

Dijo que los pasos futuros requieren de esfuerzos conjuntos en el que participen los gobiernos Federal, estatales, municipales y la sociedad civil, para que esta reforma legislativa se traduzca en políticas públicas transexenales, pues no se puede quedar en un solo sexenio.

El diputado Manuel Huerta Martínez (PT), celebró la aprobación de la reforma constitucional y resaltó que coadyuvará en la erradicación de la discriminación de los pueblos originarios con la promoción de una política lingüística multilingüe.

“Es una reforma que efectivamente tiene que ver mucho con la identidad de los pueblos, pero también con la equidad y la igualdad entre las personas”, comentó.

Recordó que México se encuentra entre las 10 naciones con mayor diversidad de lenguas originarias.

El diputado Ariel Rodríguez Vázquez (MC), resaltó la trascendencia de la reforma constitucional, pues no se refiere a la lengua sólo como un mecanismo de comunicación, también con la identidad de una comunidad y su cosmovisión.

“Las lenguas van desarrollando especificidades conceptuales para poder enfrentar la vida y de ahí la importancia de la reforma con la que dejamos de tener el español como la única lengua oficial, que fue la que se importó del extranjero”, indicó.

Alertó de que esta modificación implicará resolver muchas preguntas complejas de carácter administrativo, legal, social y cultural que habrá de ir resolviendo, para que estas lenguas oficiales estén en todo el territorio nacional y en todos los ámbitos.

La diputada y los diputados concordaron en que sería ideal que desde los primeros niveles escolares se enseñarán las lenguas indígenas a los niños y que la tecnología pudiera adaptarse para estos fines; sin embargo, indicaron que es un tema muy complejo y que debe ir trabajándose paso por paso, dado que en el país existe 68 lenguas originarias con 364 variantes.

En ese sentido, destacaron que el próximo paso es que los congresos locales avalen la modificación y armonicen sus leyes. (Redacción MEXICAMPO).