Por: Yolanda Hernández Escorcia

Alto, risueño, de ojos grandes y complexión robusta, Josafat Cuevas Bernardino disfruta y vive la charla, mientras va manejando su camioneta rumbo al rancho El Chamuscadero, donde su padre lo espera. Le gusta vivir en Río Grande, Oaxaca, un poblado pequeño a orillas de carretera, de calles anchas y polvosas, sin banqueta muchas de ella, y donde uno de los atractivos además de las imponentes palmeras, son unas coloridas motonetas que salen por todas partes como si fueran hormigas y que dan el servicio de taxi.

Y es que animarse a caminar por sus calles con temperaturas que oscilan entre los 36 y 42 grados a la sombra, constituye un gran desafío y  un desgaste bárbaro de energía. Las enormes palmeras dispersas que se ven a lo largo de la carretera que viene desde Puerto Escondido hacia este pueblito típico de la costa oaxaqueña, se van poco a poco mezclando y confundiendo entre árboles, matorrales y potreros, donde pasta una que otra vaca con sus becerros.

DSC04632

La ganadería es sin duda una importante actividad para los habitantes de este lugar en donde Liconsa, construyó el centro de acopio de leche Los Llanos, para comprar a los productores toda su producción de leche y a decir de Josafat Cuevas Bernardino, recibir un mejor precio por litro. En entrevista con Mexicampo, nos plática acerca de sus principales proyectos.

“Mi sueño es  llegar a ser  el productor de leche más importante y reconocido de la zona. Soy ingeniero agrónomo con especialidad en Producción Animal por el Instituto Tecnológico Agropecuario de Oaxaca y Médico Veterinario Zootecnista por la Facultad de Veterinaria de la UNAM, actualmente soy diputado local suplente en el IX Distrito Electoral de San Pedro Mixtepec y ocupo el cargo de Secretario de la Unión Ganadera Regional de la Costa de Oaxaca. Me gusta mucho mi carrera y disfruto andar en mi rancho entre las vacas, trabajo día a día con mi padre, quien también es médico veterinario egresado de la UNAM,  juntos criamos y ordeñamos 250 cabezas de ganado Suizo Americano y Holstein que producen de 300 a 500 litros de leche diarios, esa leche la vendemos a la gente de los poblados aledaños, que se dedica a la producción de quesos de aro. Este rancho que se ubicado en el municipio de Villa de Tututepec de Melchor Ocampo, perteneció a mi abuelo, él se lo heredó a mi padre y ahora es mío, le pusieron El Chamuscadero, porque antes se quemaba mucha concha de coco que era utilizada como combustible para los hornos, donde se cuece el ladrillo. En sus inicios hace ya más de 35 años se utilizó para trabajar ganado criollo, pero la visión de mi padre como médico veterinario, sobre las ventajas que tenía en esta zona el precio de la leche, hizo que nos enfocáramos en la crianza de ganado lechero, empezamos con poco y gracias al férreo trabajo que se le ha dedicado a esta propiedad está produciendo muy bien. Hoy repito, mi meta es llegar a ser el productor más importante y reconocido de la región, eso sí siempre con el apoyo de mi padre”.

DSC04631

Respecto a su responsabilidad como Secretario y delegado suplente ante la CNOG, nos comenta que hace apenas un año se integró al Consejo Directivo de la UGRCO y ya le tocó participar en la Asamblea Nacional del máximo órgano, espacio que le permitió constatar los problemas que enfrenta la ganadería a nivel nacional y los esfuerzos que se hacen para sacar adelante esta importante actividad pecuaria.

Expresó que el trabajo que ha realizado con la UGRCO ha sido muy satisfactorio, porque existe un ambiente propositivo de trabajo, respeto y organización de metas, condiciones sin duda necesarias para impulsar la ganadería en la región de la costa de Oaxaca.