Los 3.5 millones de pequeños y medianos productores de México, deben tener una participación activa dentro de la renegociación del Tratado de Libre Comercio y ser tomadas en cuenta sus propuestas, que buscan impulsar la reactivación del campo, aseguró Guadalupe Martínez Cruz al   rendir protesta como la nueva Coordinadora nacional del Congreso Agrario Permanente (CAP).

Durante el evento al que asistió el Secretario de Agricultura José Calzada Rovirosa, la nueva coordinadora del CAP señaló que bajo las condiciones de precariedad en las que se encuentra el campo, este debe ser una parte medular de las políticas públicas del gobierno federal.

En ese sentido se comprometió a trabajar arduamente en el CAP, para recuperar todos los espacios de interlocución perdidos dentro del Consejo Mexicano para el Desarrollo Rural Sustentable que opera la Sagarpa; así como en el Comité Permanente de Control y Seguimiento de la Procuraduría Agraria a fin de que les sean atendidas sus demandas de tenencia de la tierra.

Martínez Cruz solicitó la intervención de Calzada Rovirosa ante la Secretaria de Desarrollo Rural, Territorial y Urbano, Rosario Robles Berlanga para que resuelva los diversos conflictos agrarios que hay en el país y deje su argumento de que “no hay presupuesto”.

Del mismo modo le pidió su apoyo para concretar una reunión de trabajo con el Presidente de la República, Enrique Peña Nieto, que les permita buscar un Acuerdo Rural que siente las bases para el rescate del campo en las siguientes administraciones federales.

Por su parte el titular de la SAGARPA consideró que aunque lo ideal es producir los granos que México importa de Estados Unidos, para que estos se produzcan en México es necesario que haya un proceso de capacitación y acompañamiento integral a los pequeños productores con tecnificación  para impulsar la producción. “No nos podemos cerrar a las diversas opciones que tenemos para garantizar los granos y alimentos que reclama el país”.

Entrevistado al término del evento, Calzada Rovirosa informó que actualmente las importaciones de maíz amarillo ascienden a unas 13 millones de toneladas, grano del cual México es deficitario.  “Tenemos que buscar alternativas en otros países, más allá de Estados Unidos, para garantizar el abasto de lo que consume México en un corto plazo.

Respecto a los pronósticos que aseguran que se registraran temperaturas muy elevadas en todo el país, ocasionando sequías, sobre todo en el norte del país, recordó que existe un seguro catastrófico para hacen frente a los fenómenos meteorológicos por casi tres mil millones de pesos para entregar a los productores que enfrentes lluvias, inundaciones, sequías, etc.

Precisó que hasta el momento se encuentran aseguradas más de 11 millones de hectáreas. «Ningún país del mundo tiene un seguro gubernamental que garantiza y protege a las cosechas de sus productores, así como sus cabezas de ganado.”