Hace cuatro años Lilia Rodríguez, productora de pera y ciruela, decidió transformar su cosecha y darle un valor agregado para comercializarla en mercados, ferias y expo ventas de la Ciudad de México, con lo cual ejerció su derecho a recibir una retribución económica justa por su labor.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, mencionó que es importante generar espacios donde las y los trabajadores del campo puedan vender  su producción directamente a los consumidores, sin intermediarios.

Comentó el caso de Lilia, quien transforma pera, manzana y fresa en mermelada y también las produce en licor junto con ciruela, y comercializa estos productos en el mercado local de San Bartolo Ameyalco y en ferias, como el Festival de la Fruta que organizó la Sederec en el Monumento a la Revolución.

Lilia se dedica a la producción de estas frutas desde hace 20 años, y después de capacitarse para transformar su cosecha, decidió darle un valor agregado, pues así podía tener una mayor ganancia y no quedarse sólo con el precio que se maneja en el mercado por el producto fresco.

Explicó que algunas técnicas para transformar sus frutas las retomó de videos publicados en internet, y otras de capacitaciones que ha recibido, lo que le ha permitido vender productos naturales, que actualmente son más demandados por los consumidores.

Dijo que en los 750 metros de árboles que tiene plantados y 750 metros de invernadero junta una cosecha de aproximadamente 80 huacales de pera, cada uno con un peso aproximado de 40 kilos.

Rosa Icela Rodríguez recordó que la Ciudad de México cuenta con una superficie sembrada de 371.5 hectáreas de árboles frutales, de las cuales 55 corresponden a pera, de donde se obtiene una producción anual de 291 toneladas.

Indicó que los interesados en adquirir la fruta fresca o transformada en mermelada, dulces o licores, pueden contactar directamente a las y los productores al consultar el listado que se tiene en la página de internet

http://www.sederec.cdmx.gob.mx.