La pararestatal  Liconsa dejará de comprar 300 mil litros diarios de leche a más de 4,200 productores de leche del estado de Chihuahua,  debido a la falta de recursos que se agudizó con el reciente recorte al gasto público, informó Andrés Valles Valles del Grupo Lactodel.

Dijo que el anunció del recorte a las compras de leche, se lo hizo Luis Gendrón Pensado, Director de Producción y de Compra de Leche Fresca de Liconsa, quien reconoció que la paraestatal atraviesa por un momento difícil y no pueden ni siquiera cubrirles el millón 200 mil pesos que les deben por compras atrasadas del lácteo.

El líder lechero consideró que con esta determinación se pone en riesgo no solamente a la actividad en el estado sino la supervivencia de miles de familias que dependen directamente de la producción de leche, cómo es el caso de las queserías que no tienen la capacidad para comprarles tal cantidad de excedentes.

Lamentó que por la falta de respuesta oportuna y sensibilidad del director de Liconsa, Héctor Pablo Ramírez Puga, el sector lácteo haya caído en una crisis de sobreproducción sin precedentes que amenza con desaparecer a más de 150 mil productores de varios estados del país que enfrentan condiciones muy similares.   RECORTA

En entrevista con Mexicampo señaló que  los pequeños productores terminaran por tirar su producto o sacrificar a sus animales, ya que no cuentan con la infraestructura suficiente para almacenar o transformar el lácteo.

Valles Valles subrayó que la crisis de producción que enfrentan al no poder colocar la totalidad de su producto en el mercado, casi dos millones de litros semanales, se agravará aún más, con el  incumplimiento de los acuerdos hechos por Ramírez Puga.

Ante esta situación, dio a conocer que a partir del próximo lunes, buscarán unir fuerzas y establecer acuerdos sólidos con las autoridades de la SAGARPA,  legisladores de la Comisión de Ganadería; así como dirigentes de las organizaciones nacionales de productores de leche.

El líder lechero comentó que ayer en una reunión con productores de 11 de 14 centros de acopio que existen en Chihuahua, se acordó agotar el diálogo con las autoridades, antes de realizar acciones más radicales, para que el gobierno federal dé una respuesta satisfactoria a su problemática.