• Los miembros de las instituciones participantes en el rescate pertenecen a la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas (RABEN).

El pasado 29 de diciembre, la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (CONANP), rescató a un ejemplar de ballena jorobada (Megaptera novaeangliae) adulta en el Área de Protección de Flora y Fauna Cabo San Lucas, el cual se encontraba enmallado.

Dicho ejemplar fue liberado del 90 por ciento de una red agallera de 10 pulgadas de luz de malla; no se logró quitar toda la red, porque la ballena al sentirse libre aceleró su nado imposibilitando las maniobras.

En el rescate participaron elementos de la CONANP, la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente, de la Capitanía de Puerto, elementos de la Secretaría de Marina y de la empresa Cabo Expeditions.

Las instituciones participantes en el rescate son miembros activos de la Red de Asistencia a Ballenas Enmalladas (RABEN), capacitados para estas maniobras.

Las maniobras de rescate dieron comienzo a las 11 horas del día señalado, terminando a las 17:00 horas.

En lo que va de la actual temporada, se han presentado 4 reportes de ballena enmallada los cuales han sido atendidos por la RABEN.

Las jorobadas que llegan en el invierno a México pertenecen a la población del Pacífico Norte, son una especie migratoria y pasan los veranos en su zona de alimentación (California, Oregón, Washington, British Columbia y Alaska), y el invierno en sus zonas de reproducción y crianza (Costa del Pacífico, Baja California Sur, Isla Revillagigedo y Hawaii).

Se identifican por el patrón de coloración, bordes, hendidura central y cicatrices que presentan en la parte ventral de la aleta caudal, el cual es único para cada individuo, similar a una huella digital humana.

El nombre científico de la ballena jorobada, Megaptera novaeangliae, se debe a su apariencia física, así como a uno de los lugares en donde se distribuye.

Megaptera, de la raíz griega megas, significa grande, y pteron quiere decir ala o aleta, hace referencia a las grandes aletas pectorales de las jorobadas, lo cual es una característica única de esta especie. Novaeangliae, de la raíz latina novus, significa nuevo y la latinización angliae se refiere a Nueva Inglaterra, lugar donde se describieron originalmente las ballenas jorobadas.

En México, la especie se encuentra protegida bajo la NOM-059 en la categoría de riesgo (Protección especial). Desde 1966 se encuentra bajo la protección de la Comisión Ballenera Internacional. Se le considera en alguna categoría de riesgo en países como los Estados Unidos de América y Canadá y en instancias como la Unión Internacional para la Conservación de la Naturaleza y la Convención del Tratado Internacional para el Tráfico de Especies Amenazadas