Ciudad de México, 26 de mayo.- A 75 años del establecimiento de la Comisión México-Estados Unidos para la Prevención de la Fiebre Aftosa y otras Enfermedades Exóticas de los Animales (CPA), los médicos veterinarios de ambos países han rescatado la capacidad productiva del sector pecuario.

Sin embargo, ambas naciones deben estar pendientes de otras nuevas enfermedades de origen animal, que se extiende en un mundo abierto.

La cooperación de nuestro país con la Unión Americana, ha trascendido y permitido construir fortaleza regional, a raíz de la atención a una enfermedad como fue la fiebre aftosa, que afectó, en su momento, la ganadería binacional.

El conocimiento y esfuerzo de los médicos veterinarios de los dos países, se conjuntó a lo largo del tiempo, con alianzas y acciones entre gobiernos, productores, investigadores, científicos y sociedad, ante las amenazas y para salvaguardar el patrimonio pecuario.

Fue así que se inauguró también, el Centro Nacional de Referencia para el Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Exóticas y Emergentes de los Animales,

En el 75 aniversario de la CPA, se inauguró el Centro Nacional de Referencia para el Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Exóticas y Emergentes de los Animales, con una ceremonia a la que asistió la Administradora Asociada del USDA, Rebecca Bech y el titular de Agricultura y Desarrollo Rural, Víctor Villalobos Arámbula.

La CPA tiene infraestructura y herramientas para responder a las problemáticas que se ciernen en el contexto global y representa el esfuerzo mancomunado de dos países que protegen sus actividades productivas y garantizan sus relaciones comerciales agroalimentarias.

Dicho centro es referente de la cooperación y el trabajo conjunto entre dos países vecinos que comparte historia, cultura, conocimientos y relaciones comerciales agroalimentarias.

Se destacó por igual, el trabajo del Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) y la cooperación con Estados Unidos con lo que se pueden enfrentar amenazas como la peste porcina africana (PPA), que representa claro ejemplo de lo que se puede aportar a la industria porcícola de la región.

El CPA es una institución que ha fortalecido los servicios veterinarios mexicanos y estadounidenses y ha permitido mantener libre a la región de enfermedades devastadoras como la fiebre aftosa, el virus del oeste del Nilo, la encefalitis equina venezolana, la PPA y el gusano barrenador del ganado, entre otras.

En 1947 se creó el Instituto para la elaboración de vacunas e investigación de la fiebre aftosa, que dio origen al Centro de Investigaciones Pecuarias, el cual actualmente es parte del Instituto Nacional de Investigaciones Forestales, Agrícolas y Pecuarias (Inifap).

El director en jefe del Senasica, Francisco Javier Trujillo Arriaga, recordó que en 2019, se inauguró el Laboratorio de Inmunología, Biología Molecular y Celular, el cual apoya los trabajos de emergencia.

Respecto al Centro Nacional de Referencia para el Diagnóstico e Investigación de Enfermedades Exóticas y Emergentes de los Animales, inaugurado, Trujillo Arriaga dio a conocer que este tiene instalaciones de alta seguridad, equipadas con tecnología de punta y será operada por técnicos de clase mundial.

En el evento se subrayó que los ganaderos respetan y reconocen la labor de los técnicos de la CPA, ya que son ellos los que reciben el beneficio directo de los servicios médicos veterinarios de ambas naciones.

“El Centro es prueba de que con creatividad y empeño se pueden realizar grandes proyectos, ya que para su edificación el  Senasica rescató un edificio con más de 30 años de antigüedad, con tecnología obsoleta, para convertirlo en un animalario y un laboratorio de última generación, los cuales se suman a la infraestructura que Agricultura tiene al servicio de los productores pecuarios de México, especialmente los de pequeña y mediana escala”.

A su vez, el director general de Salud Animal del Senasica, Juan Gay Gutiérrez, comentó que la sinergia logrado por las naciones vecinas, no tiene precedente mundial, ya que en una época convulsa, como fue la mitad del siglo XX, consiguieron coordinar esfuerzos para recorrer todo el territorio nacional y aplicar más de 50 millones de vacunas contra la fiebre aftosa, en beneficio del sector productivo de México y Estados Unidos.

El excodirector de la CPA y exministro consular de APHIS-USDA, Peter Fernández, subrayó que la constitución de la CPA es ejemplo de cómo la colaboración binacional puede, además de erradicar una enfermedad devastadora como la fiebre aftosa, fortalecer los servicios veterinarios de ambos países y el entendimiento mutuo.

Villalobos Arámbula expuso que no ha terminado la pandemia y el planeta ya enfrenta el riesgo de la inseguridad alimentaria, que, al sumar el tema de las enfermedades, complica garantizar el abasto de alimentos para la creciente población mundial.

En compañía de, el funcionario federal subrayó que una enfermedad no controlada echa por la borda cualquier esfuerzo productivo, aunque se cuente con fertilizantes, semillas, equipo y la infraestructura necesaria.

En su oportunidad se entregaron reconocimientos a los exdirectores y codirectores de la CPA, Juan Gay Gutiérrez, Ángel Flores Hernández, José Armando Mateos Poumián, Peter Fernández, César Villarreal Chávez, Gustavo Velázquez Ordóñez, Igor Romero Sosa, y al actual director y codirector, Roberto Navarro López por Senasica, y a George Fox, de APHIS-USDA.

Al lograr desempeñar una institución de clase mundial, que permite ejercer las acciones de vigilancia de enfermedades exóticas, así como confinamiento de brotes y su eventual erradicación.

“La CPA, nos enseñó una gran lección: mantener la agricultura sana no se da de manera fortuita, es producto del trabajo coordinado entre instituciones hermanas como Senasica y APHIS”, dijo.

Aseguró que el éxito de esta misión y los beneficios que tuvieron ambas naciones son incalculables, ya que marcó un parteaguas en la protección agroalimentaria de la región. (Redacción MEXICAMPO).