Con el objetivo de impulsar la generación de gusanos de maguey en la CDMX, la Secretaría de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades analiza dos proyectos piloto para la producción intensiva de este insecto, informó Rosa Icela Rodríguez, titular de la dependencia.

Señaló que en el gobierno del doctor Miguel Ángel Mancera se apoyan las actividades productivas de la población rural de la Ciudad de México, con el propósito de mejorar sus condiciones y calidad de vida.

Indicó que actualmente en el poniente de la #CapitalSocial existen aproximadamente 39.5 hectáreas dedicadas a la siembra del maguey, 25 de ellas en la delegación Álvaro Obregón;  7.5 en La Magdalena Contreras; y 7 en Cuajimalpa.

Sin embargo, añadió, no existe producción del gusano, ya que el cultivo de maguey ha sido enfocado en su totalidad a su transformación en pulque y la utilización de pencas para la barbacoa.

Informó que los proyectos piloto, para la producción intensiva del chinicuil, cuentan con casa sombra de dos mil metros cada uno y se encuentran ubicados en el núcleo ejidal de San Mateo Tlaltenango y en la zona de conservación de San Lorenzo Acopilco, en Cuajimalpa de Morelos.

Explicó que el gusano de maguey, junto con los escamoles, es el insecto mexicano que ha alcanzado mayor prestigio gastronómico mundial, siendo apreciado por todos los sectores de la sociedad mexicana.

Mencionó que el costo estimado de este gusano es de de 700 pesos por kilogramo en la zona centro del país, por lo que de lograrse la realización de una producción intensiva, ésta se reflejaría en el monto de los ingresos y por ende en la calidad de vida de quienes lo generarían.

Asimismo, recordó que entre las ventajas del maguey está que evita la erosión del suelo por arrastre del agua, retiene la materia orgánica y ayuda a la filtración de agua a los mantos acuíferos. Además es un cultivo altamente resistente a las diferentes condiciones climatológicas.

Por su parte, Olaf Perea, representante de los productores de gusano de maguey “Chinicuil», señaló que a ellos les interesacontar con procesos definidos y estructurados, respetando la forma tradicional.

Dijo que desde hace 80 años su familia se dedica al cultivo de esta planta, la cual puede llegar a ser redituable al 100 por ciento, ya que con el aguamiel se elabora el pulque; de la fibra vegetal de las pencas se obtiene el ixtle; de la  raíz se extraen los chinicuiles; y la pulpa sirve para alimento de animales.