Felipe Reyes Álvarez, diputado federal del Partido de la Revolución Democrática (PRD) presentó un Punto de Acuerdo ante la Comisión Permanente del Congreso de la Unión en el que exhorta a la Secretaría de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), para que se dé continuidad y en su caso implemente una Norma Oficial en materia de Buenas Prácticas Agrícolas (BPA) como un instrumento útil de regulación.

El objetivo de la petición del legislador del PRD es que se dé garantía a los consumidores finales que los productos prevenientes de la industria alimentaria en México salvaguarden la salud de la población del país. Además, señala que las BPA están direccionadas en la sostenibilidad ambiental, económica y social para que los diversos procesos productivos agrícolas aseguren calidad e inocuidad de dichos alimentos.

Felipe Reyes expone que otro de los propósitos fundamentales que se deriven mecanismos de control y regulación sobre el uso correcto de plaguicidas en los cultivos agrícolas, ya que existen casos en México en que éstos no son aplicados como debiera y con ello se da un grave daño a la salud de los mexicanos y al propio medio ambiente, así lo han señalado la Asociación de Consumidores Orgánicos México (ACO) y Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (COFEPRIS).

Por lo cual con la creación de una Norma Oficial en materia de BPA, los productores agrícolas mexicanos tendrán guías y herramientas que le darán garantía de que los productos están libres de contaminantes químicos, biológicos y físicos, y con ello disminuirían considerablemente los casos de enfermedades transmitidas por alimentos.

Además, con la entrada en vigor de la norma solicitada por el perredista Felipe Reyes se contrarrestaría el crecimiento y generación de más de las denominadas Zonas Muertas en México, las cuales son una amenaza real a los diversos ecosistemas del mundo y se derivan por la contaminación y uso excesivo de fertilizantes en cultivos agrícolas.