Home » OPINIÓN » UNA CRUZ PARA LOS MIGRANTES MUERTOS EN EL DESIERTO

UNA CRUZ PARA LOS MIGRANTES MUERTOS EN EL DESIERTO

Maria Louise Edwards/The Exodo

Hace ocho años, Ely Ortiz recibió una llamada telefónica de su hermano y primo. Severamente deshidratados y agobiados por el calor, se habían quedado atrás en los duros desiertos de Arizona.

Desesperadamente telefoneó a varias organizaciones, pero nadie pudo ayudarlo. Frustrado e indefenso, tuvo que renunciar, y nunca volvió a saber de ellos. Cinco meses después, recuperó los restos de su hermano y de su primo. Y con ello su propia vida cambió para siempre. Comenzó a trabajar como voluntario en la organización Aguilas del Desierto para ayudar a otros migrantes que arriesgan todo con la esperanza de una vida mejor.

Las Hermanas Felician han estado radicalmente presentes en las calles de Pomona, California, durante 11 años. Muchas de las personas de la calle son indocumentados y sin hogar. Han usado sus ahorros de vida para venir a los Estados Unidos, y ahora no tienen nada.

Pero después de leer el ensayo fotográfico del New York Times acerca de Las Aguilas del Desierto, “los corazones de nuestras hermanas fueron sacudido”. Aquellos que conocieron en las calles eran el centro de estas historias. Migrantes que habían sobrevivido. Pero al otro lado de esa triste realidad están los centenares que no sobreviven. Cientos mueren cada año en nuestros el desierto que separa la frontera entre México y Estados Unidos. Y  sus familias no tienen idea de lo que les ha sucedido a sus seres queridos.

Nuestras hermanas sintieron la responsabilidad de hacer algo. El artículo mencionó que los buscadores y voluntarios dejan una simple cruz, donde se encuentra un cuerpo, para recordar la vida de la persona que murió.

Las Hermanas Felician pidieron hacer estas cruces para los grupos de buscadores. La petición fue recibida con gusto. En poco tiempo, los voluntarios habían pintado 50 cruces blancas, que los buscadores ahora llevan al desierto. Estas cruces son un recordatorio vital de que cada vida importa. Dan voz a aquellos que de otro modo habrían sido olvidados.

A medida que las hermanas compartieron la historia con otros voluntarios y amigos, muchos de los cuales son de ascendencia mexicana, inmediatamente querían involucrarse. Una mujer comenzó a llorar mientras compartía cómo, hace años, cuando era niña, llegó a este país escondido en el maletero de un coche.  «Esta es mi historia», dijo.

Recientemente, fui con algunas otras Hermanas Felician a participar en una búsqueda, en el desierto de Ocotillo, para el cuerpo de un joven de 19 años. A lo largo de dos horas, encontramos un cráneo humano, parte de un cuerpo, y un zapato de niño que todavía contiene parte de su pie.

La memoria de esta búsqueda todavía me conmueve profundamente. Me trae lágrimas a los ojos e ira a mi corazón. No hay nada que justifique la muerte de una sola persona. No hay ley. No hay muro. No puedo evitar preguntarme qué tan responsables somos como nación y como cristianos.

Preguntamos a los buscadores de Aguilas del Desierto por qué tantos mueren. Dijeron que los contrabandistas les dicen a los migrantes que es sólo una travesía de dos días para llegar a Estados Unidos.

Sin embargo, en Arizona, es una caminata de 10 a 12 días — 120 millas con temperaturas superiores a 108 a 110 grados fahrenheit, es decir unos 43 grados centigrados,  durante los meses de verano.

Una persona tendría que llevar varios garrafones de agua para sobrevivir, lo cual es imposible cargarlos.  Los que mueren en el desierto son solicitantes de asilo, seres queridos que tratan de cuidarse unos a otros, e incluso víctimas de la trata de personas. Han viajado cientos de kilómetros con la esperanza de una vida digna.

Por ahora la Aguilas del Desierto es una organización de búsqueda. Oran para que un día no sólo busquen a los que han muerto, sino que rescaten a los que están en apuros. Las Hermanas Felician también están orando por esto.

[Sor Maria Louise Edwards ha sido una hermana Felician durante ocho años. Su Ministerio actual es con personas sin hogar en las calles de Pomona, California, y con un programa de diversión de prostitución que se extiende a las mujeres en las calles y atrapados en la trata de seres humanos.]

www.theexodo.com

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *

*

*

Ir a la barra de herramientas