Ciudad de México a 9 de noviembre de 2016 .- A unos días de que la Cámara de Diputados defina el presupuesto que será destinado a la secretaría de Agricultura, el presidente del Consejo Nacional Agropecuario (CNA) Benjamín Grayeb Ruiz, dejó en claro que el  presupuesto para el sector agropecuario es el instrumento más poderoso para incrementar la producción y competitividad en el campo mexicano en el corto plazo, por lo que seguirá insistiendo en que para el 2016 se establezca en al menos 85 mil millones de pesos, similar al del 2015.

Al participar en el XV Congreso Nacional de la Papa, realizado en Los Mochis, Sinaloa, el presidente del CNA  dijo que se trata de una propuesta consiente con la realidad actual, con  un entorno delicado por toda la cuestión de la economía mundial, con precios del petróleo muy bajos y un escenario complejo para todos los commodities agrícolas. Sin embargo, se debe tomar en cuenta que es uno de los sectores más dinámicos de la economía de este país, por lo que requiere de recursos para continuar su desarrollo.

A cambio dijo, el sector agropecuario se compromete a aumentar  las inversiones en el campo, a reducir la pobreza, generar  mayores empleos,  mayor crecimiento económico, reforzar  la producción interna de alimentos y a su vez aumentar la seguridad alimentaria.

Advirtió que por sí sola la inflación y el tipo de cambio ha obligado a los productores a “apretarse el cinturón”, pues México siguen dependiendo de muchos insumos del extranjero, como semillas, fumigantes, fertilizantes, entre otros, cuyos precios se deslizaron en más del 30%, impactando los costos de producción.

Por otra parte dijo que desde el Consejo Nacional Agropecuario se continuará defendiendo a los productores de papa mexicanos para evitar las importaciones del tubérculo proveniente de Estados Unidos, pues este representa un riego sanitario para el productor nacional.

“Al día de hoy vamos ganado  todavía, y lo que si les puedo decir es que este tema es prioritario para nosotros porque marca un hito en la agricultura del país, lo que ocurra  aquí va a reflejarse en otros productos, así es que más nos vale que sigamos peleando y que sigamos con nuestros resultados como hasta ahorita”.

Benjamín Grayeb reconoció que mientras en la administración pasada  se intercambió la entrada de papa proveniente de los Estados Unidos pese a sus problemas sanitarios, por el voto de ese país para que México entrara al TPP,  con la actual administración se ha logrado que la desgravación del tubérculo en este tratado comercial se dé a 15 años, que es más de lo que los propios productores habrían contemplado, lo que habla de la protección que se le da a este producto.