Productores de Leche de Estados Unidos y México acordaron trabajar de manera proactiva en la modernización del Tratado de Libre Comercio de Norteamérica (TLCAN), buscando las vías para mejorar el intercambio comercial que existe entre ambos países, asegurando el libre flujo de productos y eliminando cualquier obstáculo al comercio.

Al celebrarse la  Reunión Binacional, en el marco de los trabajos del Congreso Nacional Lechero, en la ciudad de Guadalajara, Jalisco, asimismo se estableció el compromiso de trabajar de manera conjunta para mantener  las oportunidades de acceso a los mercados que se tienen previstas en las condiciones comerciales de mercado de México y Estados Unidos de Norteamérica.

Salvador Álvarez Morán , presidente del Gremio de Productores Lecheros de la República Mexicana y tesorero de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG) reiteró su postura  en el proceso de renegociación del TLCAN , de trabajar  porque hay  “piso parejo” en la relación comercial, eliminando la regulación de Grado A que impide la comercialización libre de productos lácteos en Estados Unidos de Norteamérica.

Los representantes de los productores de leche de los Estados Unidos, encabezados por el Sr. Thomas J. Vilsack, Presidente y CEO  del Consejo de Exportadores de Lácteos de ese país (USDEC, por sus siglas en inglés) y por el Sr. James Mulhern, Presidente de la Federación de Productores de Leche de los EUA, en respuesta a esta inquietud acordaron integrar un grupo de trabajo con representantes de ambos partes,  para analizar dicha regulación,  a fin de establecer el curso de acción con el propósito de que las regulaciones existentes se apliquen de manera uniforme a los fabricantes de ambos países.

Otro de los acuerdos fue el de  expresar a los respectivos gobiernos, la preocupación en torno al nuevo esquema de precios de Canadá, el cual podría dañar significativamente a los productores de leche y fabricantes de  lácteos en México y Estados Unidos, ya que podría llegar leche en polvo a precios de “dumping”.

Otro tema importante que se revisó fue el aspecto  relacionado con la defensa de los nombres genéricos de alimentos, en particular en el marco de los acuerdos comerciales bilaterales de la Unión Europea con ambos países. De esta forma se coadyuvará con las autoridades pertinentes, para que dichos nombres comunes de alimentos sean defendidos en los textos legales en materia de indicaciones geográficas.

Por otra parte se  acordó trabajar de manera conjunta en la promoción de la leche y sus productos a fin de incrementar el consumo de los mismos, aprovechando el conocimiento y la experiencia de la industria lechera norteamericana. De manera particular, se llevarán a cabo acciones de promoción dirigidas al sector salud de México.

En la reunión celebrada el pasado 24 de agosto en la Ciudad de Guadalajara, participaron también  por Carlos Braña Rubio de la Asociación Nacional de Ganaderos Lecheros (ANGLAC), así como Miguel García Paredes, presidente de la Cámara Nacional de Industriales de la Leche (CANILEC).

Las representaciones de ambos países llevaron a cabo su reunión anual en México, tomando en cuenta que la reunión de 2016, que se realizó en la Ciudad de Denver, Colorado, al amparo de la alianza para el fortalecimiento del sector productivo de la leche de Norteamérica, la cual fue establecida precisamente en la primera reunión el año anterior.

La alianza antes referida contempla el trabajo conjunto para mejorar la producción y calidad de leche en los dos países, para promover el consumo de leche en México, considerando que este ha permanecido estáticos en los últimos años, en aproximadamente 130 litros de leche equivalente per cápita, lo que significa que los mexicanos consumen 356 mL al día de leche fluida, yogurt, queso y crema, casi la mitad de lo que consumen los vecinos del norte. De hecho la FAO recomienda que la población debe consumir cuando menos 500 mL de lácteos.

Finalmente, en los meses por venir, se estará dando seguimiento a los acuerdos y se establecerá la fecha y sede de la próxima reunión, la cual le corresponderá organizar al sector lechero norteamericano, en la que continuarán buscando esquemas de colaboración que permitan fortalecer al sector lechero de ambos países.