* Exhortan a Semarna y Profepa a intensificar la vigilancia

Staf Mexicampo

(Parte I)

Legisladores y grupos ambientalistas han unido su voz ante el grave peligro que existe por la que se considera la casi inminente desaparición de la vaquita marina y la totoba, especies cuyo tráfico indiscriminado tiene como objetivo su comercialización en países asiáticos.

Legisladores de la Comisión de Pesca de la Cámara de Diputados, advirtieron que la irracional e indiscriminada explotación del totoba, responde al alto costo que llegan a tener en naciones de Asia, cuyo valor supera los 60 mil dólares el kilogramo.vaquita

En el caso de la Vaquita, es el único mamífero marino endémico de México, y de acuerdo a los expertos sólo quedan 60 ejemplares.

Para el pez totoaba, en la legislación mexicana está escrita su protección por decreto desde 1975, ya que se le considera una especie en riesgo de desaparecer de conformidad con la NOM-059-SEMARNAT-2010.

El exhorto de los legisladores fue enviado a la Tercera Comisión de la Comisión Permanente de -Hacienda y Crédito Público, Agricultura y Fomento, Comunicaciones y Obras Públicas-, donde se indica en el caso del buche de totoaba, usado en Asia para remedios medicinales y sofisticadas artes culinarias, y al que se le considera un manjar con propiedades afrodisiacas, con una cotización en el mercado negro de hasta 60 mil dólares por kilogramo.

En abril de 2015, el titular del Ejecutivo anunció un programa para el rescate y la conservación de la Vaquita Marina y la Totoaba, que incluye vedas y apoyo económico a los pescadores de la zona del Golfo de California, para la prohibición de realizar su captura.

Greenpeace subraya que la veda es respetada por los pescadores lugareños, aunque vulnerada por los de otras regiones, además de la violación sistemática por ramificaciones del crimen organizado, que han encontrado en el tráfico de la vejiga natatoria del pez, conocida como «buche de totoaba», una nueva y muy lucrativa modalidad de egocios ilegales.Vaquita

Especialistas refieren que en el proceso de pesca de la totoba, los ejemplares de la vaquita marina quedan atrapados en las redes de captura del pez.

Un censo efectuado en diciembre de 2014, contabilizó alrededor de 100 ejemplares de vaquita, pero para ese tamaño de población, explican que perder cinco ejemplares puede ser un golpe devastador, así como para los esfuerzos por preservar ambas especies.