Ganado vacuno de la hacienda El Establo, de la parroquia Tonchigüe, cantón Atacames, sur de la provincia de Esmeraldas (I)

Ciudad de México, 11 de abril.- Elevar las sanciones del delito de “tráfico de ganado” beneficia al sector pecuario, y garantiza la salud de los consumidores, con las reformas a los artículos 171 y 175 de la Ley Federal de Sanidad Animal.

“El tráfico de ganado genera un peligro para la sanidad e inocuidad de los productos que llegan a las mesas de los mexicanos”, sostuvo Oswaldo Cházaro Montalvo, presidente de la Confederación Nacional de Organizaciones Ganaderas (CNOG).

Señaló que la reforma a los artículos 171 y 175 de la Ley Federal de Sanidad Animal, que impulsaron las diputadas federales Olga Juliana Elizondo Guerra y María del Refugio Camarena Jáuregui, presidente de la Comisión de Ganadería, combatirá y ayudará a prevenir el tráfico de especies ganaderas, ofreciendo certeza a los productores y evitando daños a la estabilidad económica, sanitaria y a la soberanía alimentaria.

“El dictamen aprobado considera una pena de dos a 12 años de prisión y una multa de hasta 2,000 Unidades de Medida y Actualización (UMA), al que ingrese al territorio nacional animales, bienes de origen animal, así como productos para uso o consumo animal y por cualquier medio evada un punto de inspección en materia zoosanitaria, al poner en peligro o en riesgo la situación zoosanitaria del país incumpliendo el carácter normativo respectivo”.

Explicó que la pena se podría incrementar en una mitad más, en caso de que un servidor público, por sí o por interpósita persona, participe en dar acceso a esta importación de ganado a territorio nacional, violando la normatividad sanitaria; y se le impondrá la destitución e inhabilitación para el desempeño de cualquier cargo, empleo o comisión públicos durante la privación de la libertad impuesta.

El líder de los ganaderos del país, coincidió con los datos aportados por la diputada de Morena, Olga Juliana Elizondo Guerra, quien mencionó que la ganadería “genera un valor de exportación de 3,537 millones de dólares al año. Estos resultados posicionan a nuestro país como el séptimo productor a nivel mundial de proteína animal”.

Añadió que para mantener la fortaleza de este sector, es prioritario garantizar la trazabilidad en todos los eslabones del sistema producto bovino -carne, pues como señaló la diputada tamaulipeca Olga Juliana Elizondo-, “el contrabando pone en riesgo el consumo interno, las exportaciones, el desarrollo del sector ganadero, y lo más importante; la salud de las y los consumidores”. (Redacción MEXICAMPO).