• Convocados por CONABIO, actores clave de los sectores ambiental y agropecuario discuten en un Taller las Directrices para la construcción de la estrategia agroambiental del país.

Ciudad de México, 31 de mayo 2017. México está avanzando en un proceso de diálogo agroambiental e internalización de las Directrices Voluntarias para las Políticas Agroambientales que impulsa la FAO, en el que participan las Secretarías de Agricultura, Ganadería, Desarrollo Rural, Pesca y Alimentación (SAGARPA), de Medio Ambiente y Recursos Naturales (SEMARNAT) y la Comisión Nacional para el Conocimiento y Uso de la Biodiversidad (CONABIO), incluyendo a la sociedad civil.

Durante la inauguración del Taller, Pedro Álvarez Icaza, Coordinador General de Corredores y Recursos Biológicos de CONABIO, expresó que el trabajo en el país para lograr la transversalidad de las políticas medio ambientales en las políticas productivas inició hace cerca de 10 años.

“Hemos demostrado que se puede vivir de la biodiversidad y un manejo adecuado puede conservarla. Es posible esta compatibilidad de esfuerzos entre conservación y productividad. En los próximos años la programación y gestión de recursos tiene que ser transversal”, expuso Álvarez Icaza.

Por su parte Fernando Soto Baquero, Representante de la Organización de las Naciones Unidas para la Alimentación y la Agricultura en México (FAO), recordó que la FAO considera indispensable cambiar la forma en que se producen los alimentos, mediante la adopción de prácticas de gestión sostenible de los recursos naturales y ecosistemas, y para ello es indispensable reforzar las conexiones positivas que debe haber en un sistema alimentario sostenible: entre la agricultura y el medio ambiente.

“México ha avanzado firmemente en la aplicación de estas Directrices voluntarias, al formalizarse durante la COP13 de Biodiversidad, un convenio entre la SAGARPA y la SEMARNTAT con el objetivo de alinear sus políticas y los incentivos que otorgan sus programas a los productores del país. Hace solamente algunos días el presidente de la republica dio instrucciones a estas Secretarías para que preparen una iniciativa de ley que permita armonizar las políticas públicas con los objetivos de: cuidar la biodiversidad y generar mayor productividad agrícola con diversificación de cultivos”, expuso Soto Baquero.

Las Directrices Voluntarias para las Políticas Agroambientales en América Latina y el Caribe han sido preparadas por medio de un intenso y amplio proceso de consultas y debates entre distintos sectores de gobierno y especialistas de varios países de la región, así como con el aporte de sectores como representantes de organizaciones de agricultores, organizaciones ambientales y sociedad civil.

Las Directrices contribuyen a los Objetivos de Desarrollo Sostenible y presentan sinergia con varios indicadores propuestos, en especial el Objetivo 2 Hambre cero; 13 Acción por el clima; 14 Vida submarina y 15 Vida de ecosistemas terrestres.