Al ser la Ciudad de México la segunda región en sembrar y cosechar nopal en el país, las y los productores de esta verdura se encargan de cultivarla de manera orgánica para que sea de mayor calidad.

Rosa Icela Rodríguez, secretaria de Desarrollo Rural y Equidad para las Comunidades, expresó que  impulsan el manejo de las buenas prácticas para tener alimentos sanos y libres de pesticidas.

Mencionó que en Milpa Alta, principal delegación de la #CapitalSocial en cultivar nopales, la mayoría de los productores siembra la verdura de manera orgánica y la que no puede ser comercializada la aprovechan como abono para la tierra.

Guillermo Carrillo, del pueblo San Lorenzo Tlacoyucan en esta demarcación, es uno de los productores que elabora abono a base de los nopales y de los desechos de animales de granja, lo que genera una tierra  más sana y productiva que permite tener una cosecha inocua.

Explicó que para hacer el abono recurren al motocultor, el cual les ahorra tiempo, pues antes dedicaban hasta 10 días para picar el nopal y revolverlo con la tierra y el desecho orgánico; ahora sólo invierten de una a dos horas para hacer ese trabajo en una parcela de aproximadamente una hectárea.

Rosa Icela Rodríguez refirió que al entregarles la maquinaria y herramientas necesarias para que continúen con su actividad y no abandonen las tierras, se hacen valer los derechos que tienen los productores y que se encuentran establecidos en la primera Constitución de la Ciudad de México.

Agregó que también se les apoya con capacitaciones para continuar con mejoras en la calidad de sus cosechas y se generan espacios para la comercialización de sus productos, a fin de que eviten a los intermediarios y reciban una retribución económica justa por su trabajo.

Recordó que la Ciudad de México ocupa el segundo lugar de producción de nopal a nivel nacional, al cosechar 254 mil 610 toneladas de esta verdura, en una superficie de 2 mil 918 hectáreas.